Laia

Total Fecha Media Usuario
2 05/2010
Mignon
1.542 veces
VER COMPLETA 05/2009
Simunet
1.093 veces

por Mignon
Barcelona

Hotel
Duración120 minutos
Precio500
PechoNo lo sé
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésNo lo sé
GriegoNo lo sé

Primeramente había quedado con ella un viernes, pero debido a que se sentía indispuesta lo aplazamos para el día siguiente, sábado. Modifique la reserva del restaurante y sin problema. Llega el día y cuando voy a buscarla nada más verme en el coche se queda en shock cosa que yo entendía, teniendo en cuenta mi apariencia ya que a pesar de tener 25 años, realmente aparento 18 e incluso menos. Se empezó a mostrar algo nerviosa y un poco tensa, también porque yo estaba tranquilo y nada nervioso. Pero bueno poco a poco nos íbamos soltando más, y hablar hablar y más hablar. Tanto por un lado como por el otro no nos callábamos. Llegamos al restaurante, no comimos mucho y seguíamos hablando y más hablando. Realmente des de casi los primeros momentos yo sentía que había quedado con una chica de Internet en plan a ciegas, como pensando bueno a ver que cae hoy, y luego no pasó mucho tiempo hasta que sentía que más que hablar con una escort, estaba hablando con una amiga. Y en gran parte de la noche me olvidé de que yo había pagado 500 euros por tal velada. La naturalidad invadió la noche y hizo que nos conociéramos un poco como personas cosa que ayudó a relajar los nervios, las tensiones y futuras incomodidades. Finalmente decidimos ir a su apartamento, la dejo en su apartamento, mientras yo voy a buscar aparcamiento, por lo que acabo metiéndome en un parking. De camino a su piso, intentan atracarme 2 yonkis, y yo genial ¡! Empezamos bien, por suerte pasaba una patrulla de los mossos y escamparon. Llego al portal, la llamo para saber a donde tengo que llamar y entrar, pero tras varios intentos de contactar con ella, finalmente me dice que se encuentra bastante indispuesta y que es mejor no recibirme. Que no me preocupe y que en tal caso ya me devuelve el dinero el día siguiente. Teniendo en cuenta que es “mi primera vez” no pude evitar sentirme algo mal. Así que me volví a mi casa.

Al día siguiente en varias ocasiones estuvimos hablando por teléfono, preocupado por mi parte para saber si estaba bien, si estaba mejor y que sucedía, y ella pues le sabia muy mal lo sucedido. Decidimos quedar el lunes para que acabase de recuperarse.

El lunes, quedo con ella por la tarde, hablamos un rato para variar, y luego me explica un poco el procedimiento, por ejemplo el tema ducha y tal, y empezamos. Me encuentro que tanto ella como yo, estamos cortados, porque después de estar tanto tiempo hablando, y haber quedado previamente un día dónde no pasó nada. Romper el hielo resultó algo difícil y yo no estoy acostumbrado a entrar tan a saco. No sin antes explicar un poco lo que nos gusta en el sexo, tanto por su parte y por la mía, ya que yo tengo un estilo, y ella obviamente tenía otro.

Total, empezamos, y nos damos cuenta de que tenemos maneras distintas de hacerlo, además de que yo hacía relativamente poco que había tenido relaciones con una amante y aun tenia el chip anterior. Nos hacía falta conocernos sexualmente hablando, para que la cosa saliese bien. Eso se noto en los momentos de corte, en momentos en los que en mitad del acto nos ponemos a hablar y a reír como si el sexo fuese algo secundario, convirtiéndose todo en un descojone mental. Como dije arriba, no había ni calidez, ni frialdad, y es que yo sentía que estaba teniendo sexo con una amiga, no con una escort, quizá por eso a mi también me costaba desenvolverme con naturalidad como suelo hacerlo con las demás mujeres. El rato de sexo duró justamente 45 minutos y me había quedado muy a medias a pesar de haber llegado al orgasmo obligado por las circunstancias en el último momento. Tengo por costumbre tener relaciones sexuales largas, dónde me de tiempo a saborear y disfrutar de la otra persona, que me de tiempo a jugar, a hacer el ganso o el cabrón, a variar o a disfrutar de varias formas, y creo que eso no lo encontraré con una escort, aunque ya esperaba que fuese así. Me di cuenta que el sexo con escort es como masturbarse con la diferencia de que el placer te lo ofrece una mujer cuidada y morbosa. Pero en el fondo sigue siendo lo mismo, sexo sin matices, ni aditivos, ni detalles, únicamente sexo.

Soy pasional y muy morboso y necesito que en el sexo estén esos dos factores, no hablo de amor porque para mi es totalmente distinto. Cosa que en el momento que sucedió no estaban ni uno de los dos, la situación fue “forzada” por la circunstancia y eso hizo que mi satisfacción se redujera bastante.

Actos que se realizaron en el momento, penetración y sexo oral sin.

Después de acabar nos duchamos, y el chip se volvió a cambiar como antes, seguíamos hablando como si no hubiese pasado nada. Después decidimos ir a cenar por ahí para acabar la noche, cenamos bien, mejor que el otro día, nos seguimos conociendo y la llevé en coche a su casa.

Después de explicar todo lo sucedido voy con la opinión y la conclusión.

Opinión:

Teniendo en cuenta que es mi primera vez con una escort, mis opiniones son muy subjetivas, ya que irremediablemente lo comparo con todas las mujeres con las que he estado y obviamente la nota tiende a la baja.

Des de un punto de vista personal, Laia es una persona encantadora, amigable, sociable y hasta lo conocido por el momento, noble. También es alocada, un poco payaseta (con cariño) y divertida. Realmente es un encanto de mujer y digna de tenerla como amiga. También es sincera, aunque a veces demasiado sincera, pero se valora.

Des de un punto de vista sexual, conoce bastante el tema, pero me han quedado muchas lagunas, creo que si la conociera más des de un punto de vista sexual, si hubiera más confianza y menos corte por ambos lados, se gozaría más del momento.

Conclusión:

Para los que aun no la conocéis, yo la verdad que os recomiendo que le dieseis una oportunidad. Demuestra ser buena persona, y eso en este tipo de mundo creo que es lo más importante. Ya que puedes hablar con ella de lo que quieras.


Yo sinceramente… hubiese preferido conocerla en otras circunstancias, no consigo verla como escort, en todo momento la he visto como amiga y eso quieras o no supone un problema. Se que no me enamoraría de ella porque no és el tipo de mujer con la que me gustaría formar algo serio. Por lo tanto des de ese aspecto no me preocupo. Pero el haberla conocido en un mundo y no en el otro, hace que aunque sigamos en contacto como amigos, aunque quedemos para tomar un café, aunque nos vayamos a cenar, sigo siempre en la categoría, y es que en el fondo sigo siendo un cliente o un excliente.

Así que me voy con cierta tristeza, en mi primera experiencia.