Dulce, suave, deliciosa

Total Fecha Media Usuario
3 12/2010
InProgress
1.840 veces
VER COMPLETA 09/2010
GaLaNte
1.474 veces
VER COMPLETA 10/2010
leif eriksson
719 veces

ver todas las fotos de Prada
67

añade tu experiencia con Prada

Ver comentarios del foro

Barcelona

Apartamento de la escort10
Duración100 minutos
Precio150
PechoTuneado
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Suponéis bién por el título, me lo pase de miedo con Prada, a pesar del cansancio que llevaba acumulado encima, fué un disfrute sensual, profundo. Es una chica menuda, però con unas curvas buenísimas, su culito es respingón, algo menos que en las fotos, sus pechos quasi perfectos, con aureólas divinas como yo las llamo, esa marca blanca en el seno, sus pezones rosáceos y su intimidad, deliciosamente suave, recuerdo que me sorprendió muy agradablemente el tacto con sus zonas más erógenas. Los besuqueos de novia, podrían subir algún decimal, pero bién.

También me gusto mucho su apartamento, la habitación es amplia, con una cama a casi ras del suelo, cálido -a pesar del frío que pegaba en la calle- y bién iluminado, aunque la luz es cálida y suave, no pierdes detalle, la verdad es que me hubiera quedado con ella toda la noche :)

Su trato es delicado, cortés, cálida, simpática y risueña. Curiosamente me preguntó si quería ducharme o no, Rápidamente respondí con un sí. Después del día ajetreado todo mi ser pedía una ducha y un lavado de dientes. También me dijo si queria que esperará o no... preferí estar solo y relajarme bajo el agua cálida y el sugerente olor a limpio, fresco y afrutado de ese jabón. Volví a la habitación pero no con las zapatillas que ella me proporcionó, con el suelo discretamente enmoquetado con algún tejido vegetal pero confortable, la madera y lo limpio que estaba todo, ni me acordé. Allí me esperaba ella risueña, con su dulce mirada azul, sus labios sugerentes y su cuerpecito brasileño casi desnudo, pronto quedamos los dos desnudos mientras nos besábamos, acariciándo todo mi ser contra ella, la bese en su cuello, debajo de su rubio pelo, disfrtuando de la fragancia perfecta que emanaba de su piel, delicada, me embriagué con su fragancia y su tacto, nos acostamos y di cuenta de cada centímetro de su cuello, sus pechos, la besé debajo de los brazos, y rióse la bandida. La devoré y la devoré hasta dónde os podéis imaginar, y que tacto, que sensación, que calentito...

Mi excitación era tanta que le ofrecí mi sexo, ella se lo puso en la boca y empezó a chupar con tanto cariño y delicadeza, mientras la miraba, que casi... me golea. El 69 que siguió de lado en la cama, maravilloso. Las cosas siguieron su curso y se ofreció a cabalgar mientras yo me sentía dentro de ella y a la vez que sentía el roce muy suave de sus labios, esta vez me solté, me goleó sin el casi, disfrutar esos preciosos senos mientras notaba todo su sexo y su humedad que bajaba y me impregnaba, acabo conmigo. Bufff...

Bueno podría continuar, aunque creo que ya se hacen una idea caballeros. Mencionar que a cuatro, riquísima ella, no me sentí tan bién como misionero, esa preciosidad quieres tenerla cerca de todos tus sentidos, como he leído decir por aquí, el acople perfecto, así como con distintas inclinaciones, y muy muy buenas vistas, preciosa y complaciente, incluso creo que le marqué un gol, pero... ella si me volvió a marcar, ya lo creo, mientras respiraba con toda mi fuerza, su perfume me penetraba y me resistía a pegarle un bocado en el cuello :)

Dulce Prada, sin conocerte, ya te hecho de menos.