Alejandra, una fiera

Total Fecha Media Usuario
1 04/2013
TenienteCorrupto
4.834 veces

18

Añade tu experiencia con Alejandra Brander

Ver comentarios del foro

Barcelona

Apartamento de la escort7
Duración60 minutos
Precio200
PechoTuneado
FumadoraNo
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Viendo el tema iniciado por Snower, Alejandra o Victoria???, me entró curiosidad por estas dos señoritas, así que llamé, sin ninguna razón en particular, a Alejandra.
Dice en su anuncio:
"Soy Alejandra y siempre que me tomo fotografías, mi apariencia es de una mujer bella pero de aspecto serio. En lo que respecta a mi belleza, mi imagen se refleja a la perfección, pero te puedo asegurar que no soy una chica seria ya que soy una persona risueña, con buen sentido del humor y siempre dispuesta a disfrutar del momento de forma espontánea."
Puedo asegurar que es así, ya en la primera llamada nos reímos un rato, y en persona es risueña, divertida e ingeniosa. Hacía tiempo que no tenía un primer encuentro tan bueno a todos los niveles (ay, Mónica y Angie...), pero bueno, dejo de filosofar y os cuento el encuentro.
Quedamos, la llamo, subo y me encuentro a una mujer preciosa, con un vestido negro que quita el hipo y unos zapatos de tacón que la llevan cerca del 1.80, lo cual es genial para mi 1.90. Por cierto que los zapatos dejaban los dedos al descubierto y no se los quito en todo el rato, dando su buen juego. La sigo hasta la habitación, que tiene ducha y lavabo incorporados, me ofrece algo y vamos charlando, muy buen rollo desde el minuto 1. Me doy una ducha y al salir se ha quitado el vestido y lleva un body negro de encaje que levantaría a un muerto, no os cuento como se levanta mi amigo. A partir de aquí la cosa va in crescendo, besos, mamadas, comidas de coño, cabalgadas, a cuatro patas, encima, debajo, de lado...
La chica empezó dominante, que me encanta, y acabó sumisa, que también me gusta. En algunos momento llegamos a ser duros mutuamente, nada que no quisieramos los dos, por supuesto. Para acabar una corrida entre sus tetas como hacía tiempo que no descagaba, en cantidad e ímpetu. Después un rato de relax, con charla sobre lo humano y lo divino, sus orígenes nórdicos, cine y más cosas.
La chica es una fiera, sin duda repetiré, el único pero son sus tetas, de tamaño muy bien aunque demasiado duras, cosa que no impidió que me amorrara mucho a ellas.
Ahora me falta llamar a Victoria, ya os contaré.