Alejandra… pibonazo de nivel para degustar…

Total Fecha Media Usuario
1 08/2015
Manhattan
1.913 veces

escort-50276
18

Añade tu experiencia con Alejandra

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento por horas9
Duración65 minutos
Precio150
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa
FrancésCon
GriegoNo

Alejandra… pibonazo de nivel para degustar…

Tener la posibilidad de poder compartir sexo con pibones como Alejandra ya es más de lo que uno pueda desear, y ya solo por eso merece la inversión realizada, pero puestos a pedir, a veces, tal y  como reza aquella canción, del año mil antes de Cristo, a cargo de un cantante argentino llamado Alberto Castillo… “Todos queremos más…”

https://youtu.be/CcPhch1R1sM

Y eso es un poco lo que he sentido esta tarde con esta preciosidad de cara y cuerpo imperial, pero que sus morreos sin lengua y su extremada precaución ante posibles contagios me ha hecho sentir con ganas de cantar esa canción de Alberto Castillo. Lo cuento…

Valoración de la cara: Muy guapa, una preciosidad. Larga melena de cabello liso castaño oscuro, sedoso, limpio y bien cuidado. Impresionantes y preciosos ojos oscuros de mirada alegre y sincera. Nariz muy bonita y una boca preciosa con labios abundantes y perfectos que emplea para besar y mucho pero, que su lengua permanece escondida sin unirse a la fiesta de los besos.

Valoración del cuerpo: impresionante figurón de más de 170 cm de estructura en su justa medida. Pechos impresionantes naturales y alzados con pezones desafiantes. Cintura y caderas de guitarra con vientre liso y un culo generoso y respingón de los mejores que he visto. Piernas interminables con esbeltos muslos acordes a la estructura general de su cuerpo convirtiéndola en un perfecto pibonazo del que he disfrutado como niño con zapatos nuevos.

Valoración de carácter: Simpática, muy culta, risueña y bastante implicada dentro de sus limitaciones. Besos sin lengua y francés con protección. Personalmente el francés no me importa que me lo hagan “con” pero los besos sin lengua si que me importa. Pero cada uno tiene sus reglas y si uno no se informa antes, no hay nada que decir y por tanto lo acepté porque no pregunté y porque nunca iré en contra de la voluntad de nadie y menos en un caso tan personal.
Por lo demás una excelente acompañante, además muy buena conversadora y muy extrovertida cosa que me encantó y a pesar de sus no besos con lengua, estuve muy a gusto con ella.

Vestimenta: Muy elegante con una camiseta de tirantes blanca de estas que son cruzadas por los pechos y van ceñidas al cuerpo marcando formas de manera muy sensual. Falda de tubo ajustada a sus muslos y larga hasta las rodillas, me pareció de piel muy fina en color caqui militar. Zapatos veraniegos a tono con algo de plataforma creo que de esparto. Muy guapa, guapísima. Me produjo una gran impresión cuando la vi entrar en la habitación.

Relato del encuentro:
Hoy, 26 de agosto hace exactamente cuatro días que apareció en GirlsBcn el anuncio de esta espectacular belleza de nombre Alejandra.

Cuando vi su reclamo ya pensé que muy pronto la conocería…no obstante en su presentación no definía sus servicios de sexo y eso me intrigó por lo que al ver que su teléfono atendía también mediante whatsapp le envié un “Hola” para ver cuándo obtenía su respuesta.

Me contestó al poco rato con otro “hola” y a partir de ahí empezamos con esa conversación virtual tan de moda en nuestros días y le pregunté cuáles eran sus servicios.
 
Más que contestarme por escrito me envió un mensaje de voz y con ello más que informarme me cautivó por el tono de su voz y por la personalidad de la misma.

Nos emplazamos para venos a la semana siguiente. Pero un cambio de última hora en mi agenda me hizo cambiar de planes y pensé que hoy sería el momento ideal para conocer a esta nueva belleza.

Nos pusimos en contacto de nuevo y ese mismo día a las 19 h nos vimos en Luxtal.

Llegué como casi siempre con puntualidad suiza y tuve que esperar unos cinco minutos hasta que apareció la que por una hora se convertiría en mi amante ocasional.

Lo que esperaba se hizo realidad y a pesar que en sus fotos no muestra su cara, intuía que ésta sería muy guapa y su presencia corroboró mi intuición, lo que me dio una gran alegría.

Charlamos, reímos y así en esos pocos minutos que uno dedica a romper la imaginaria puesta en escena nos sirvió para seguir con el protocolo administrativo, el del acomodo de ropa en los percheros y el del paso por la ducha para refrescarnos y poner todo a punto.

Como siempre el que ya estaba a punto era mi amigo que al ver lo que tenía frente a él, una vez que ésta dejó paso a su cuerpo sin ropa con la única prenda en forma de braguitas oscuras, se puso como muy “burro” y ya sin más preámbulos nos entrelazamos sobre la cama con tocamientos por todas partes y besos por todo el cuerpo incluidos los labios, aunque como ya he comentado, sin usar la lengua para nada.

El sexo de Alejandra es como toda ella, es decir, perfecto, sugerente y muy apetecible…

Loco por degustar los supuesto efluvios que por allí emanarían metí mi cabeza entre sus muslos preguntando si tenía alguna preferencia y me dijo que lo suyo era lo vaginal, que el clítoris no era su mejor amigo en estos casos salvo cuando estaba muy excitada.
 
No obstante me dijo que podía hacer lo que deseara pero sobretodo con mucho cuidado y suavidad.

Ambas cosas forman parte de mi guión en ese tema pero acepté con agrado la sugerencia y para allí que fui y allí empecé con unas lamidas muy suaves, más en su entrada vaginal que en el propio clítoris ya que cada vez que lo rozaba, sus piernas tenían tendencia a cerrarse e incluso unos pequeños temblores, no de placer, sino más bien de tensión sacudían el entorno, con lo que uno, gato viejo en esos temas supo que hoy no era el día.

Paré un momento y nos miramos de manera que sin preguntar ambos sabíamos lo que nos estábamos diciendo.

Mi stop obtuvo la respuesta que yo esperaba y me dijo, “a mí también me apetece comértela…”. Señal inequívoca de que ya había habido más que suficiente en esta fase y salí de allí, me puse cómodo sobre la cama y ella sacando un chubasquero de su bolso, enfundó al amigo advirtiéndome que lo iba a hacer y con mi total beneplácito le dije que adelante y que me apetecía mucho ver como su preciosa lo engullía, ya que estaba preparado y a punto para eso y más.

La felación a pesar de la goma fue muy excitante y así estuvimos un buen rato, mientras a través de un espejo situado en el techo de la habitación asignada, inclinado a 45 grados, podía ver su espectacular cuerpo puesto como gatito en su tarrina de comida relamiendo y engullendo una y otra vez al amigo cada vez más fuerte y más excitado.

Acordamos dar por terminada la lujuriosa sesión de La Marseillaise y pasamos directos a la intro que comenzamos con una espectacular cabalgada por parte de ella que me puso, o nos pusimos al borde de la explosión.

Fueron muchos minutos de constantes movimientos a buen ritmo y, ahora que estoy escribiendo la expe, casi 5 horas más tarde de la sesión, aún siento mi zona lumbar algo resentida por el movimiento, en este caso el mío, de bombeo hacia su interior desde abajo para arriba en un frenético cowgirl.

Aquí su implicación ha sido máxima ya que en plena excitación con jadeos y besos por mi cuello me pusieron muy a punto de acabar antes de tiempo.

Cambiamos al a4 y más de lo mismo. Fueron menos minutos que con el cow pero también muy excitantes. Tanto que  ya loco por “irme” la invité a que se pusiera en misionero y así, con ese espectacular cuerpo y esas increíbles piernas ahora separadas mostrando la belleza de su sexo, listo y preparado para la que iba a ser la última carga legal del amigo me introduje en su interior y en un larguísimo metesaca con excitantes jadeos y excitantes movimientos pude llegar a esa corrida que me llevó al placer más grande que uno pueda sentir.

Y así de esta manera tan placentera acabamos esa “fiesta”, algo distinta a otras relaciones por la falta de besos con lengua y por no haber tenido una “ración” más abundante de cunillingus y a pesar de ello tengo que reconocer que el placer producido con la penetración a tan esplendoroso cuerpo y gozar con él tal y como lo he hecho, a superado con creces la ausencia de otras nimiedades.  

Qué suerte la mía!!!