Alexia. Qué suerte la mía…

Total Fecha Media Usuario
2 01/2014
Manhattan
1.354 veces

escort-webmaster
22

Añade tu experiencia con Alexia - Catalana

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento de la escort8
Duración60 minutos
Precio150
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo

Alexia. Qué suerte la mía…

EXPERIENCIA
Relato del encuentro

Cuando uno ya ha colgado experiencias de una misma chica…

http://www.forosx.com/foros/27-experiencias/26346-duplex-ivette-alexia-u...

http://www.forosx.com/foros/27-experiencias/26975-alexia-mas-turroncito-...

puede resultar aburrido leer lo que casi siempre suele ser más de lo mismo. Por esa razón y teniendo en cuenta que hace poco más de 20 días ya escribí mi experiencia con ella no pensaba escribir el encuentro de hoy día 13 de enero de 2014, pero al final me he animado y más que una expe detallada diría que se trata de una reflexión a un día genial. Asi que, ahí va eso…

Hay muchas maneras de empezar un día… con sueño, cansado, de mal humor, preocupado, angustiado, con dolor de cabeza, de espalda o de lo que sea… también uno puede empezar el día alegre, feliz, optimista, con ganas de hablar, de correr, de no hacer nada, de ir a trabajar o a la “uni” (no es mi caso) o a dónde sea…

En mi caso, y concretamente hoy era un despertar diferente, porque esa mañana iba a ser diferente a lo habitual que suelen ser mis mañanas de días laborables.

Y por qué?,  porque hoy tenía cita, y no era una cita normal como la de ir a ver a un cliente de esos que siempre te revisan el presupuesto,… o al urólogo, o al dentista… no, no… hoy tenía una cita muy especial y digo especial porque normalmente esas citas suelo tenerlas por la tarde, nunca por las mañanas.

Así que mi cita e hoy era nada más y nada menos que, una vez más, con la preciosa y exhuberante Alexia.

Y cuando uno se ha citado con semejante primor, uno se levanta feliz, optimista y con ganas… en ese caso, ganas de que pasen muy rápidas las horas previas, desde el levantarse hasta la hora de la cita.

Así a las 10.30 h había dejado ya mi voiture en un aparcamiento del paseo de Fabra i Puig y raudo me dirijo a ese pisito de la zona de Vilapicina dónde allí esperaba ser recibido por esa diva que es Alexia.

Cuando la puerta se abre y ves la belleza de su cara, todo se ilumina, y cuando la besas y te abrazas a ese cuerpo impresionante de solo 21 añitos piensas… ya me puedo ir al infierno porque lo que viene ahora será para eso y más.

La lujuria de disfrutar de ella es el pecado más grande frente a los ojos de una, desgraciadamente, gran parte de la población que ve en el sexo el pecado más horrendo…

Y por eso y aunque ya lo he dicho en otras ocasiones vuelvo a repetir… “No sé si nuestro destino será el infierno, pero irse de esta vida sin haber pasado por situaciones como la que estoy contando es irse sabiendo bien poco”.

Porque una vez has besado, morreado, “comido”,  lamido y bebido su néctar, mientras ella te lo agradece y se retuerce en su orgasmo particular.

Cuando has sentido cómo su lengua se enrosca en tu pene, y cómo éste es engullido dentro de su boca para después montarse como amazona sobre ti mientras sus movimientos te llevan a perder el sentido.

Pero sigues aguantando y le das la vuelta, la pones “a4”, la embistes con fuerza ante el espectáculo de esa diva en esa posición mientras sus jadeos te excitan aún más.

Finalmente, vuelta de nuevo, boca arriba para entrar a “morir” de placer mientras te corres en su interior viéndole su preciosa cara y saboreando de nuevo sus labios y su lengua… Todo eso es… Pecado mortal!!!

Luego cuando sales del “pecado” y te quedas el rato que resta hasta esa hora, sin nada sobre los cuerpos desnudos, solo el calor por lo vivido y empiezas a hablar de un montón de cosas, y piensas… dios! qué suerte la mía de poder “pecar” de esa manera.

Al final te incorporas, te vistes, ella te acompaña a la puerta y allí a punto de salir del “infierno” vuelves a morrearte porque ella es así de generosa y te vas con su olor impregnado en tu nariz para el deleite de las horas posteriores al encuentro.

Gracias Alexia. Hoy, una vez más, has hecho que la que hubiera sido una rutinaria mañana se haya convertido en un excelente y excitante día completo.

Volveré a por más…