Mi regalo por los 40 años

Total Fecha Media Usuario
13 04/2015
ashgard
976 veces
VER COMPLETA 07/2014
Popeye BCN
1.235 veces
VER COMPLETA 12/2014
aquiles castro
4.112 veces
VER COMPLETA 02/2015
Miau
1.416 veces
VER COMPLETA 05/2015
relajado
1.077 veces
VER COMPLETA 05/2015
JOTUN
1.060 veces
VER COMPLETA 06/2015
ashgard
783 veces
VER COMPLETA 06/2015
gibi
1.222 veces
VER COMPLETA 09/2015
ashgard
1.067 veces
VER COMPLETA 11/2015
sweedy
1.196 veces
VER COMPLETA 03/2016
piru
1.229 veces
VER COMPLETA 01/2016
PAGE-PLANT
830 veces
VER COMPLETA 11/2016
pollo33
1.123 veces

ver todas las fotos de Alicia Petrovich
75

añade tu experiencia con Alicia Petrovich

Ver comentarios del foro

por ashgard
Barcelona

Apartamento de la escort9
Duración120 minutos
Precio300
PechoTuneado
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
Griego

El origen de esta experiencia se remonta a hace algo más de un mes cuando mi mujer, como regalo anticipado por mis 40 años decidió regalarme una cita con una escort. Nunca antes había tenido una experiencia de este tipo así que buscando por internet, llegué a forosX donde me inscribí y descubrí a Alicia Petrovich. Me llamó la atención desde el principio. Leí sus experiencias y tras un pequeño contacto en su hilo y ver las últimas fotos que había publicado decidí que ella sería “mi regalo”. Contacté con ella por teléfono un par de semanas antes y concretamos un encuentro de dos horas para el sábado 25 de abril por la tarde.
Según se acercaba la hora mis nervios se disparaban sobre todo por mi condición de novato en este terreno. Además soy una persona un poco tímida y ante alguien desconocido me cierro bastante si no hay feeling por lo tenía cierto temor sobre mi reacción en esta situación. Cuando llegó la hora, mis nervios y yo nos plantamos en el portal del apartamento de Alicia, llamé al interfono y aguanté las ganas de salir corriendo cuando se abrió la puerta. Subí un pequeño tramo de escaleras y allí estaba esperándome en la puerta (en realidad solo veía su cabeza) saludándome sonriente mientras me hacía gestos para que me acercara y entrara. Crucé la puerta y me encontré delante de mí con una chica guapísima, con un conjunto de lencería muy sexy  ligeramente cubierto por un batín (o algo parecido) de seda rojo. Tras un breve saludo, se acerco a mí y me dio un largo beso de bienvenida con un gran juego de lengua. Nos sentamos en el sofá, me ofreció una bebida y empezamos una conversación en la desaparecieron todos mis nervios y temores. Transmite mucha confianza y es una gran conversadora. Desde el principio me hizo sentir como si nos conociéramos desde hace mucho tiempo (y eso en mi es complicado…). Tras un buen rato de agradabilísima conversación, risas y besos, pasamos a la ducha donde la cosa empezó a calentarse con más besos y juegos de manos entre agua y jabón. Allí pude contemplarla en todo su esplendor. Sobre 1,65, con un cuerpo espectacular, pecho tuneado con mucho gusto, culo durito y respingón, vientre liso y sexo depilado al que me decidí atacar en cuando fuimos a la cama. A partir de aquí empezó a mostrarme parte de su repertorio… francés, cow y misionero donde ya no aguante más y  dimos por finalizado el primer asalto (no soy persona de entrar en detalles, pero os puedo decir que todo delicioso). Momento de recuperación y seguir conversando donde lo habíamos dejado entre más besos y risas. Una vez recuperado, comenzamos el segundo asalto... francés rematado por un griego riquísimo. Una vez acabado el segundo round era hora de una ducha rápida y despedirme, completamente satisfecho de haber disfrutado de su compañía.
Lo mejor: Alicia. Para ser mi primera experiencia supo tranquilizarme, me sentí muy cómodo con ella y es un bellezón. Supo hacerme disfrutar en todos los sentidos. Gracias!!
 Lo peor: Prácticamente nada… El único pero que puedo poner es por mi parte. Siendo mi primera experiencia, me fui con la sensación de haber conducido un Ferrari llevando la “L” de prácticas, pero bueno… eso irá mejorando con más experiencias y cuando esté “más rodado” espero volver a quedar con ella para disfrutarla sin tantos nervios.