Sexo salvaje

Total Fecha Media Usuario
13 05/2015
relajado
1.078 veces
VER COMPLETA 07/2014
Popeye BCN
1.235 veces
VER COMPLETA 12/2014
aquiles castro
4.112 veces
VER COMPLETA 02/2015
Miau
1.417 veces
VER COMPLETA 04/2015
ashgard
977 veces
VER COMPLETA 05/2015
JOTUN
1.062 veces
VER COMPLETA 06/2015
ashgard
783 veces
VER COMPLETA 06/2015
gibi
1.223 veces
VER COMPLETA 09/2015
ashgard
1.070 veces
VER COMPLETA 11/2015
sweedy
1.198 veces
VER COMPLETA 03/2016
piru
1.231 veces
VER COMPLETA 01/2016
PAGE-PLANT
832 veces
VER COMPLETA 11/2016
pollo33
1.124 veces

ver todas las fotos de Alicia Petrovich
75

añade tu experiencia con Alicia Petrovich

Ver comentarios del foro

por relajado
Barcelona

Apartamento de la escort9
Duración30 minutos
Precio150
PechoTuneado
Fumadora
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
Griego

Hay días en que se me antoja echar un polvete rápido con una chica de unas características especiales. Ese día en particular, me apetecía una eslava con al menos dos de las siguientes características:
 
Ojos claros
Piel clara
Pezones rosados
 
Así que procedí a revisar el foro. Me llamó la atención Alicia Petrovich, que tan buena entrada ha hecho. Esa piel nacarada, esos pezones rosados, ¿serían reales o producto de la edición de imagen? Nada mejor que la experiencia directa para conocer la realidad de las cosas. Así que tomé mi teléfono y, a media tarde, la llamé. Simpática y agradable, me explicó que tenía un cliente hora y media más tarde: si la quería ver, tenía que ser en un rato. Tras concertar media hora, me dirigí a Plaza de España. Desde allí, ella me dio la dirección de su piso, un piso que resultó ser de 1980, de unos 40 m², muy coqueto y bien mantenido.
 
Me abre la puerta y entro: me espera con unos preciosos zapatos blancos de tacón y un batín rojo de un tejido tan sutil que se le veían todos los encantos. En cuanto al rostro, es similar al de la cantante Basia Trzetrzelewska en su etapa de Matt Bianco. No puedo contenerme, avanzo hasta ella, la tomo de su firme pompis y nos besamos, lamo y muerdo sus pechos (se adivina una pequeña cicatriz bajo ellos). Tras los preliminares, decido quedarme. Media hora. Por algún comentario que hago, ella deduce que soy forero (¿Sexo mercado? ¿Foros X? “No, los de Foros X son unos caballeros, y tú no lo eres. No eres de Foros X”). Me desnudo y pasamos a la zona de la cama, ágilmente la levanto y la tiendo. Le como su sexo, afeitado. Ella me pide corresponderme y se introduce mi pene erecto en su boca. Fela de manera agresiva; le follo la boca y la penetro hasta la garganta; aguanta bien la irrumación. Satisfecho, le pido un condón y la penetro. Su vagina es bastante agradable. Tenemos una sesión de sexo agresivo (“¿Quieres desafiarme?” me dice mientras me lanza una mirada entre pícara y feroz). Me excita tanto que le pido cumplir una bonita fantasía que tengo desde hace algún tiempo: encular en pie a una chica. “Sí, pero deja que antes me ponga los zapatos”. Se coloca junto a la pared y la pedico sin piedad, mientras nos besamos y nos mordemos. Al cabo de un rato, tengo una de esas eyaculaciones violentas y espesas que tan bien conocen los practicantes de griego. Ella sonríe con picardía, extrae mi pene de su ano, me quita el condón y me da una pasadita con la lengua (“gentileza de la casa”) antes de limpiarme con una toallita. Me ducho y charlamos un poco mientras ella fuma un cigarrillo. Su español es prácticamente perfecto. Aunque tiene acento, en ningún momento tiene esa curiosa cantinela propia de los rusos. No le pregunto de dónde es, ella me cuenta otros detalles más interesantes sobre sus últimos años y la razón por la que se ha cortado el cabello. También me habla de su amiga brasileira, no tengo claro que quiera hacer un dúplex con ese par de huracanes. En fin, una chica joven, agradable, con la cabeza bien amueblada: unas pocas visitas deben bastarle para hacer un amigo de un cliente.
 
Si te va el sexo desenfrenado y agresivo, es esta chica o Karina de Eslovaquia: no sólo las dos disfrutan de todo tipo de acrobacias, sino que tienen ciertos rasgos de personalidad en común.