Amanda… qué generosa es la vida por dejarnos gozar de semejantes monumentos

Total Fecha Media Usuario
1 10/2014
Manhattan
1.006 veces

escort-50276
21

Añade tu experiencia con Amanda BCN

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento de la escort8
Duración60 minutos
Precio120
PechoTuneado
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Valoración de la cara: Muy, muy guapa. Larga melena de pelo negro, sedoso y bien cuidado. Preciosos ojos negros, brillantes y hechizantes. Nariz perfecta y una boca más bien grandecita con unos sensuales labios con los que besuquea muy bien y ejecuta el francés de manera magistral.

Valoración de cuerpo: Pibón del 15 con una altura no apta para cardíacos. Sobre sus tacones, más de 180 con un tipazo para tirar de espalda al más chulito… Pechos tuneados pero muy bien hechos, con pezones comestibles y sensibles al tacto, mini cintura dentro de su proporción acorde a su estructura ósea generosa con carnes en su justa medida prietas y cuidadas al máximo. Además luce un color bronceado que la convierten en una escultura de Sport Illustrated… Caderas con un dibujo perfecto de líneas y formas y un culo que no tiene calificativos… es perfecto y apetecible a más no poder. Toda esa parte superior del cuerpo la aguantan dos imponentes piernas con unos buenos muslos pero todo ello dentro del dibujo perfecto de esta mujer. Pibonazo impresionante.

Valoración de carácter: Una maravilla… simpática e implicada y creo que muy clara cuando haga falta. Sabe muy bien lo qué quiere y a dónde va con lo que demuestra su grado de inteligencia que se denota muy alto. Es aguerrida cuando toca y no se corta en nada a la hora de comentar en tono erótico cualquier cosa relacionada con el momento del sexo. Un encanto. Me he sentido muy confortado por su trato hacia mi persona y muy a gusto a su lado.

Vestimenta: Cuerpazo bronceado con un moreno espectacular montada sobre zapatos de tacón alto y ataviada solamente con lencería de la buena, de color blanco. Impresionante. Se me ha cortado hasta el habla cuando la he visto…

Relato del encuentro:

Tenía buenísimas referencias de Amanda gracias a los comentarios que en su día me hicieron por separado mis amigos y colegas Pretor y Txé, con especial énfasis sobre ella de éste último. Tomé nota y apunté en mi agenda de “properes” su nombre para citarme tan pronto pudiera.

Ayer era el día y ayer la llamé, y la fortuna se alió conmigo porque después de la maravillosa cita con este pibonazo me dijo que ese era su último día en Barcelona puesto que al día siguiente se iba de viaje y no volvería hasta al menos tres o cuatro meses después.

De ahí mi suerte ya que si no la hubiera llamado ayer hubiera sido muy lamentable no haber tenido el privilegio de disfrutar de este pedazo de mujer que sin duda es Amanda.

La llamé al mediodía de ese martes 21 de octubre y quedamos en vernos a las 18.30 de ese mismo día.

Llegué puntual y una vez la llamada de rigor para que me diera el número y piso exacto me personé en su puerta dispuesto a ver lo que habría tras ella. Y cuando ésta se abrió, casi me caigo de espaldas… dios!, qué pibonazo! No daba crédito a lo que estaba viendo, un pibón que con sus tacones pasaba del metro ochenta vestida en lencería fina de color blanco! Además no sé por qué razón por sus fotos me parecía de menor estatura…

De verdad que al dirigirme a ella titubeaba al hablar…me puse nervioso… a mi edad, y con mi experiencia… está claro que a veces esas cosas pasan pero no me deja de extrañar que me pasen.

Le comenté lo de mis nervios, y se rió por ello y en el fondo yo también, y así, charlando un poco más ya todo se puso en situación más llevadera y tras el protocolo habitual me acompañó a la ducha.

Envuelto en mi toalla y de vuelta a la habitación empezamos con la que iba a ser casi una hora de sexo desenfrenado porque con un pibón como Amanda en la misma habitación, solo puede haber eso… sexo del bueno.

Empezamos con unos buenos morreos y unos buenos achuchones de nuestros cuerpos del uno contra el otro y unas manos, las de ambos, que buscaban las partes más sensibles de cada uno mientras el amigo ya estaba enfilado a lo más alto jugando, ahora por delante y luego por detrás entre sus poderosos muslos.

La preciosa lencería blanca pasó a mejor vida y aún de pie, mi boca bajó besando su espalda hasta meterse entre sus glúteos donde solté mi lengua para probar todo lo que allí podía probar y saborear y tras ello nos volcamos en la cama y comencé con mi afición favorita que no es otra que acomodarme entre sus piernas y comenzar a degustar sus efluvios y no parar hasta que se llegara a donde había que llegar.

Jadeos sin parar y comentarios al respecto que no hacían otra cosa que ponerme aún más cardíaco de lo que estaba lamiendo tan rico manjar. Estuvimos muchísimo tiempo en ello y la excitación seguía y seguía, pero a pesar de ello, no se llegó a concretar el final perseguido y me dijo que ahora quería ella comerme a mí.

Ahora era yo quien se acomodaba boca arriba y cual pantera merodeando su presa se puso sobre mí a lo que siguió con un francés largo y excitante de esos que hay que agarrarse donde uno pueda para no explotar antes de tiempo…

Le dije que era tiempo ya de que el amigo metiera su cabeza y todo él en aquel cuerpazo y tras enfundarlo con el látex se me puso encima de nuevo y en un cow espectacular iniciamos uno de esos polvos salvajes, comiéndole los labios y los pechos mientras desde abajo bombeaba dentro de ella y escuchaba sus jadeos y notaba sus suspiros cerca de mi cuello.

Seguimos así un buen rato y de repente me pide que cambiemos a a4, cosa que hago ipso facto porque los dos estábamos muy excitados. Tanto es así que en esa nueva posición meto al amigo lo más hondo que puedo y empiezo a bombear con cierta energía a lo que ella responde con sensuales jadeos al tiempo que me dice una y otra vez que siga y que no pare, y a pesar de que me gusta acabar en posición de misionero, viendo y sintiendo que la voy a llevar al orgasmo decido seguir así con lo que cumplo el objetivo y no puedo evitar que yo también me vaya con ella en una corrida celestial ya que los dos llegamos al mismo tiempo.

Las risas que acontecieron a continuación por lo habido denotaban una satisfacción muy elocuente en su rostro y eso a mí me supo a gloria. Llevar al orgasmo a un pibón como Amanda y además haciéndolo con penetración es muy gratificante, al menos para mí.

Relax total, charla sobre los foros y los foreros y satisfacción por el buen rollo que entre los dos había habido y que estaría muy bien que a su regreso nos viéramos otra vez. Cosa que si nadie impide haré con mucho gusto.

Valoración de la implicación: Implicación total pero con esa sensación de que la que manda es ella. Todo un carácter y que a mí personalmente ya me está bien.

Valoración final: (lo mejor/lo peor) Lo mejor: Toda ella, pibonazo para deleitar y gozar, tanto de la belleza de su cara como de ese cuerpo espectacular que no te lo acabas… Su simpatía y su honradez a la hora de decir las cosas. Lo peor: No poder tenerla cada día…