Anna Alba... Dulce Locura.

Total Fecha Media Usuario
4 05/2013
Guevara
2.261 veces
VER COMPLETA 01/2012
Iñaky
2.397 veces
VER COMPLETA 12/2012
09386922
1.835 veces
VER COMPLETA 02/2013
cannissignatus
1.330 veces

escort-64701
23

Añade tu experiencia con Anna Alba

Ver comentarios del foro

por Guevara
Barcelona

Apartamento por horas8
Duración120 minutos
Precio600
PechoNatural
FumadoraNo
BesosBesa con lengua
FrancésSin
Griego

Hace un tiempo, una Dama me definió como un chico "especial, diferente"...vale, sí, fue su particular manera de definirme como un "tipo raro". Puede que lo sea ya que, se prefectamente lo que busco y necesito de una cita, pero hay momentos en que conectar con otra persona no me resulta una tarea fácil, muchos factores a tener en cuenta, rarezas mias. Para ser sincero, solo una vez he experimentado encontrar en una primera cita ese punto de conexión total con la otra persona, sentir esa emoción que te eriza la piel desde el primer contacto, desde la primera palabra, mirada, gesto...desde el primer roce. Con el tiempo llegué a pensar que no volvería a experimentar dicha sensación, de hecho así ha sido hasta que quedé con Anna Alba.
 
Desde el primer instante Anna me dejó sin capacidad de reacción, sin barreras de defensa...me desactivó por completo. Pero no, hoy no voy hablar de mi primera cita con Anna, ni de la historia que hay detrás. Hoy voy hablarles de como Anna transformó una mañana gris oscura, muy oscura, en una tarde plena de luz. Difícil, muy difícil tarea escribir algo sobre este encuentro, pero, mucho me temo que en un futuro no podré ser capaz de escribir algo más, ya que, tengo la absoluta certeza que Anna en un futuro, con total seguridad me llevará hasta rincones de mi ser que tenía completamente olvidados. Y eso es precisamente lo que me hace continuar, pero antes han de saber que...
 
Anna, es una mujer inteligente a rabiar, algo que personalmente me fascina. De una cita no busco conquistar...busco que me conquisten, no busco seducir (que también)...busco que me seduzcan, no busco sorprender...busco que me sorprendan, no busco llevar, ni mucho menos tener el control...busco que me sepan leer, que me sepan llevar, que sepan tener el control, pero que a la vez me den libertad. Y creerme, ninguna como Anna.
Sus maneras, sus formas, la constante expresión de sus movimientos son elegancia, delicadez y exquisitez en su estado más natural y puro...Su belleza, por favor, su belleza no puede estar más acorde con su inteligencia, sus últimas fotos son perfectas, pero no, nada, nada comparables al esplendor de sus hermosos ojos verdes, ojos en los cuales no se si veo más de ella o más sobre mi, veo historias, escenas envueltas de sentir que están por llegar. Su rostro, su rostro es tierno, dulce, angelical, de sublimes labios que te dan la vida en cada beso, porque Anna Alba besa, besa...y besa. Su cuerpo, su cuerpo es delicioso y de extrema feminidad, alimento de los sentidos, de medidas breves pero precisas, inquietantemente perfectas para el diseño de mi abrazo, armonioso en sus líneas y curcas, temible su parte de atrás. Perfecta conjunción.
 
Vuelvo señores, vuelvo...
 
Hay días en que todo aparenta estar bien, una idea alegra tu despertar,  hasta que una noticia borra de una bofetada la sonrisa de tu rostro, tropiezas con falso pie, caes, y de pronto todo parece ir al revés...A voz de pronto recuerdas que tienes una cita y tú (mi) primera idea es anularla, pero algo me detiene y cambio el texto: "Anna, hoy tengo mal día, por favor no hablemos de x tema y sácame de lugar"..."No hay problema, risas y placer. Esa, fue su respuesta".
 
Sácame de lugar...Vaya por Dios si lo hizo.
Hoy no tengo prisas le susurre a solas, me sonrió, y su respuesta fue un dulce pero apasionado beso, entonces el tiempo comenzo a transcurrir, pero a nosotros se nos olvido por completo, nos besamos hasta la saciedad, sin prisas, es así como queria vivir ese momento a su lado, dejar que cada minuto tenga algo que decir. Su cuerpo es instrumento de sueños, herramienta de locos buscando cordura o de cuerdos buscando locura,  empecé a abandonarme en esa manera de sentir para recordar que entre dos cuerpos también es vivir. Instante preciso en que tomé la iniciativa para embriagarme de su parte más íntima, busqué mi placer a través del suyo, bendito instante de entrega que mayor fue su respuesta, respuesta que más que una simple porfía, es trueque que arde. No tengo valor para resistir pero aún no era el momento, no tenía prisas...hoy no.
 
Vuelvo señores, vuelvo...
 
Indescriptible sensación me produce ver como su pequeño y delicado cuerpo se manifiesta sobre el mío, tan palpitante que eleva mi lujuría a un estado de sed magnífica e insaciable. Es ahí cuando Anna toma el control absoluto de mi voluntad y me lleva aquel lugar que necesito ir, y lo hace con naturalidad extrema e insultante, se adueña de mí y pasa a sacar la parte más clara y oscura de mi ser. A partir de ese instante todo es un suceso de movimientos pares e impares, dibujamos formas diversas sin desconectar el uno del otro, cuando intenté mantener una pizca de cordura Anna, con suave voz me susurra las palabras exactas para que me olvide de todo y deje salir esa locura placentera dormida en mí.
La tarde simulaba no conocernos, el espejo simulaba no vernos, fuímos, una mujer, un hombre y una cama, de está última poco quedo en su lugar...las paredes fueron testigos de locura, locura que depreda la piel víctima del momento, el tiempo, del tiempo seguíamos sin acordarnos, nuestros cuerpos no estaban para detenerse. Retrasé el momento todo lo que quisé, todo lo que pude, todo lo que ella me permitió, tembloroso intentaba recuperar la cordura, pero no era el momento ni la situación idónea, sus manos, sus labios, su voz, su cuerpo tampoco me lo permitían, nuestros cuerpos seguían manifestandose. Creerme, se de sequías, pero en ella sólo encuentro un mar de sensaciones, sensaciones que me llevan hasta el final, ese final donde corren los jugos del sentir mutuo como perfecto vino, vino de amantes aplacando su sed...insaciable sed.
 
La calma se torna huella de mujer en mi mente, vuelvo a mí y no soy capaz de mirarle a la cara, solo escucho su dulce voz mientrás me escondo en sus pechos...me acaricia, me habla, respiro, y sólo soy capaz de entender el momento descubriendo una vez más que Anna transforma enanos en gigantes, cura enfermos de cuerpo y alma con desvergonzada sapiencía irresistible, porque ella maneja los hilos del tiempo, momento y lugar con extrema dulcura y pasión...Vuelvo y empiezo a reconocerme.
Poco tiempo nos quedaba, pero suficiente para desnudar otra parte de mí que Anna atendió con suma atención...charlamos, reímos y diría yo que hasta cierto punto nos emocionamos con el tema en discusión, yo seguro...tenía el día gris y Anna lo llenó de luz.
 
Confieso que Anna se está convirtiendo en mi mayor debilidad, pero no me preocupa, se perfectamente (tenerlo en cuenta) que el tiempo de goce y locura dura lo que dura ella a mi lado, después, Anna sabrá volver perfectamente a su lugar y yo al mío. Ella sabe, y cada vez más lo que hay en mi, y eso no me preocupa, al contrario, me gusta. Me gusta que me conozca, me gusta que me sepa llevar, que les puedo decir, soy de esos que en ocasiones dejo salir mi locura y me juego la piel, hay que tener alma de guerrillero para saber rebelarse contra la monotonía de la vida, y creerme, jugarse la piel a su lado...Es todo un placer en todos los sentidos.
 
Anna Alba, sin duda...Dulce Locura.
 
Guevara.