Anna Casal… todo un lujo poder saborear tan espectacular señorita…

Total Fecha Media Usuario
1 11/2015
Manhattan
1.120 veces

escort-50276
20

Añade tu experiencia con Anna Casal

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento por horas8
Duración65 minutos
Precio250
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Anna Casal… todo un lujo poder saborear tan espectacular señorita

No puedo evitar sentir un ronroneo en la boca del estómago cada vez que tengo el privilegio de poder contemplar de cerca y sabiendo a lo que vamos, a determinadas señoritas de gran belleza y que uno, afortunado de poder hacerlo, pueda gozar con tal tipo de bendición… No sé si mi destino será el infierno pero irse de este mundo sin haber hecho lo que estoy haciendo es irse sabiendo bien poco...

Valoración de la cara: Muy guapa. Larga melena color castaño medio de cabello sedoso y bien cuidado. Ojos de toque felino, muy bonitos, alegres y penetrantes. Nariz en su justa medida con un toque puntiagudo y unos labios más bien finos con los que besa de manera generosa. Su lengua algo escondida la saca a “pasear” de manera muy sensual y apasionada cuando llega el momento oportuno.

Valoración de cuerpo: Figurón auténtico y seductor cercano a los 170 cm con formas de mujer de bandera. Piel fina y suave al tacto. Tetas naturales de tamaño medio con pezones reactivos al tacto. De cintura estrecha, vientre plano y caderas y culo de los que me vuelven loco. Piernas esbeltas y bien formadas para el deleite de quien tiene la suerte de poder gozar con semejante señorita.

Valoración de carácter: Algo seria de entrada pero en apenas tres minutos mostró sus encantos con simpatía, dulzura y sobretodo una vez puestos se mostró muy implicada. Me sentí muy a gusto a su lado.

Vestimenta: Creo recordar que un chaquetón tres cuartos y pantalones ajustados de color negro tipo leggings, blusa y lo que sí recuerdo es su lencería con sujetador y braguitas de encaje color negro que me puso muy a tono cuando se quedó solo son estas dos prendas frente a mí.

Relato del encuentro:

Sus fotos, en el único lugar donde se anuncia (GirlsBcn), ya me habían seducido en el momento que las vi por primera vez.

Me puse en contacto con ella a través del correo y me contestó en un par de días diciendo que mejor contactara con ella por whatsapp ya que debido a sus estudios no siempre podía atender al teléfono y el correo no lo consultaba tan a menudo.

Y así el día que decidí conocerla, 23 de noviembre de 2015, le envié un whatsapp proponiéndole vernos a las 19 hora en Suites y me contestó que sí pero a poder ser media hora más tarde.

Afirmé dicha solicitud y con puntualidad suiza nos encontramos los dos a la hora convenida.

Anna es muy guapa y eso de entrada siempre se agradece. De la belleza de su cuerpo, ahora tapado por la ropa ya de invierno, no me preocupaba. Sabía gracias a sus fotos qué se escondía tras ellas.

Nos saludamos muy amigablemente y que tras notar una ligera seriedad en su expresión decidí sentarme en uno de los dos silloncitos que tiene esta habitación y empecé a charlar mientras ella se acomodaba en el otro silloncito y hacía lo propio, con lo que iniciamos una distendida conversación que de alguna manera aireó el ambiente con un cierto grado de complicidad y de buen rollo y pasados unos diez minutos sirvieron para que ambos nos sintiéramos a gusto y tomáramos posiciones mientras nuestras ropas iban acomodándose en el perchero.

Qué emoción notar como el amigo apretaba lo suyo cuando vi ese sensual conjunto de ropa interior que lucía, al tiempo, ahora sí, que su esplendoroso y deseable cuerpo que muy pronto estaría a mi disposición.

Nos juntamos en un primer acercamiento que hizo que todo empezara a caldearse y rápidamente pasamos por la ducha para seguir con lo que venía a continuación.

Nos metimos en la cama aún envueltos en nuestras respectivas toallas y de rodillas, los dos frente a frente, nos dimos unos primeros morreos y unas manos, las mías, empezaron a caer por su espalda hasta llegar a su excitante trasero para acariciarlo y notar esas formas tan sugerentes mientras ella decidía dejar caer, no sus manos y sí su cabeza, para llegar hasta el amigo ya puesto y en forma y darle su cordial bienvenida con un francés muy bien orquestado.

A partir de ahí ya no paramos hasta alcanzar la satisfacción que uno persigue en estas situaciones y no solo para uno, sino a poder ser, procurar que todos salgan satisfechos y aunque esto a veces no se consigue, al menos se intenta.

Y así con esta mentalidad me fui con mi besos hacia la confluencia de sus hermosas piernas que se separaron para permitir la llegada de mi cabeza y consecuentemente de mi boca y de mi lengua.

Una vez allí, se acomodaron en su sito y tras un buen rato en este menester al tiempo que unos sensuales jadeos amenizaban mi “trabajo”, estuvimos los minutos necesarios para y hasta llegar al objetivo deseado.

Nuevo francés para poner más en forma al amigo y sin parar, enfunde, posición cowgirl y adentro…

Largo rato en esta pose con amase de tetas, agarre de culo con embestidas por un lado y cabalgadas por el otro… besos, morreos y al final y sin parar, vuelta en a4 y nueva penetración. En este caso disfrutando de un paisaje imponente de ver su trasero en pompa junto a la forma de su espalda y ver al amigo entrar y salir de placer en ese cuerpo dispuesto para ello.

A punto estuve de dejarme ir pero lo mío, a poder ser, es el final en misionero.

Pasamos a pose y otra vez, sentir el placer de penetrar a tan exquisita mujer de cuerpo formidable ahora en mi posición favorita y que para sorpresa mía, ahora si soltó esa lengua medio escondida para sacarla con todo su esplendor y darme unos sensuales lametazos en mi boca, en mi cara y en mi cuello, mientras la mía jugueteaba con la suya y el amigo iba notando cada vez más la cercanía del placer que llegaba con fuerza y que me llevó con la explosión final al éxtasis esperado.

Excitación al más alto nivel, relax total y la satisfacción de que una nueva señorita pasara a formar parte de esta larga lista de amantes temporales que unidas, forman sin duda la amante más impresionante jamás pensada…

Qué suerte la mía!