Qué placer poder… una vez más….

Total Fecha Media Usuario
1 05/2016
Manhattan
1.298 veces

escort-webmaster
21

Añade tu experiencia con Belinda

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento por horas9
Duración60 minutos
Precio400
PechoNatural
FumadoraNo
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo

Qué placer poder… una vez más….

Conocí a Belinda a finales de junio de 2013. Así que ya han pasado casi tres años. Ella usaba otro nombre aunque, ahora, poco importa… Y la conocí, concretamente en una sesión dúplex compartiendo con Ivette.

Fue la primera vez que pude gozar del privilegio de tener sexo con esta "superwoman" y obviamente después vinieron otras citas, en ese caso a solas con ella y eso nos llevó a que además de sexo hubieran muchas más cosas… empatía, buen rollo, afinidad…

Un buen día, a mediados de febrero de 2014, sorprendió a todos sus seguidores, que éramos muchos, y tomó la sabia decisión de centrarse en sus estudios dejándonos huérfanos de sus bondades.

Pasaron unos meses y a mediados de ese mismo año, supongo que con las vacaciones de estudios, apareció anunciada en Girls para alegría de todos, pero con su nueva tarifa (300 € una hora) que doblaba a la anterior frenó probablemente las muchas llamadas que por supuesto la gran mayoría hubiéramos realizado.

En mi caso no era por falta de recursos y por supuesto de ganas, pero cada uno tiene sus manías o costumbres y desde que empecé a picotear flores del jardín prohibido, tenía una máxima a la hora de invertir en estos menesteres y su tarifa no se ajustaba a mis planes.

Mientras, su anuncio aparecía y desaparecía de manera puntual y así fue durante un año más o menos.

En ese período de tiempo mi idea de limitar las inversiones fue menguando y poco a poco fui meditando que de vez en cuando, más valdría invertir una sola vez en algo superior que hacerlo dos veces en algo de menor calidad.

Lamentablemente cuando decidí poner en práctica esa decisión, su anuncio desapareció y me quedé con las ganas de poder gozar con aquello que ya conocía y que tanto deseaba.

Pero el tiempo pasa… y su anuncio de reciente aparición, con nuevo nombre, Belinda, y también con nueva tarifa a pesar de que aún era mayor que la anterior… activó todas mis alarmas y esta vez no lo dudé ni un instante. Tomé el teléfono, marqué su número y al oír su voz y charlar después de darme a conocer ya supe, a partir de ese instante, que la inversión a realizar estaría más que justificada. Y no me equivoqué en absoluto…

Descripción física: Guapísima, alta (174 cm sin tacones), rubia, pechos naturales y cuerpo super moldeado. Un pibonazo impresionante

Valoración del carácter: Inmejorable, super simpática y sobretodo implicada.

Besos/morreos? Una de las especialidades de la casa. Los que quieras y más.

Francés/garganta profunda? Sí y sin. GP’s abundantes!!

Cunnilingus? Delicioso

Cowgirl? Una gran amazona

A4? Espectacular

Misionero? De escalofrío, al menos a mí.

Relato del encuentro

Para explicar cómo ha sido mi encuentro con Belinda, me voy a permitir el copiar algunos pasajes que escribí en otras experiencias con ella, ya que creo se ajustan a lo que aconteció ese primer viernes de mayo.

Cuando aparece, todo se ilumina y cuando la besas y te abrazas a ese cuerpo piensas… ya me puedo ir al infierno porque lo que viene ahora será para eso y más… ¡pecado mortal!

Y por eso y aunque ya lo he escrito en otras ocasiones, vuelvo a repetir… "No sé si nuestro destino será el infierno, pero irse de esta vida sin haber pasado por situaciones como la que estoy contando es irse sabiendo bien poco".

Belinda transmite sensación de tranquilidad y serenidad. Habla de manera pausada y siempre te observa pendiente de ti como para que no te falte de nada.

Belinda es un mar en calma hasta que la temperatura va in crescendo y cuando eso sucede todo se vuelve más excitante y entonces empieza el tornado, el huracán, el ciclón, el tsunami…

Y eso no sabría describirlo, eso hay que vivirlo…

Es una sensación maravillosa que te atrapa, y te atrapa porque sus esbeltas y poderosas piernas te aprisionan la cabeza entre sus muslos, mientras estás saboreándola con un cunnilingus delicioso.

Y cuando eso sucede, una sensual sinfonía de gemidos te hacen seguir sus notas. Notas que van in crescendo hasta que la contorsión de su cuerpo, juntamente con la “sinfonía” totalmente desencadenada, testifican que ella ha llegado y con ello su relajamiento posterior y mi satisfacción por haber cumplido con mi parte. Qué bien que me lo paso cuando se produce este momento…

Belinda disfruta si sabe que tú también disfrutas. Así que después del breve relax hay que “atarse los machos” porque su francés, salivado y profundo hasta la campanilla, es de los que tienes que agarrarte y pedir “tiempo muerto” para no “irte” antes de tiempo.

Después enfundas al amigo y ella se monta sobre ti en un cowgirl glorioso moviéndose en círculo, de atrás para adelante, de derecha a izquierda… Con fuerza a veces, suave en otras, mientras sus alucinantes pechos naturales, tersos y jóvenes vuelan al aire al ritmo que ella impone.

Y en esta pose te mira desafiante al tiempo que su cara expresa el placer de tenerte debajo mientras se siente penetrada con tu miembro duro y fuerte, sintiendo el roce en su vagina mojadísima.

Ella domina, o parece le gusta dominar, pero al tiempo es dulce como una gatita. Una maravilla…

Luego la pones a 4 y pasas tú a “dominar” mientras la oyes gemir ante tus embestidas en esta pose tan espectacular, y cuando finalmente la pones en misionero, ves lo sumisa que se vuelve, dispuesta a entregarse a ti para que te introduzcas en su interior, y observas su bellísima cara con ese toque de mirada insinuante de que ella también está como tú, excitada y con ganas.

Y así es cuando te introduces entre sus piernas abiertas por esa excitante cavidad de 22 añitos de edad, joven, prieta y mojadísima sintiendo cómo abraza al amigo y notas el roce de sus paredes que lo engullen por completo, mientras éste empieza a volverse loco por el placer que ello le produce.

Luego y sin parar miras de nuevo su cara, sus jóvenes pechos que permanecen alzados, su barriga lisa pero fuerte porque es una chica que se cuida y, finalmente, la besas en los labios. Su lengua y la tuya siguen jugando sin tregua y el amigo que no para de moverse empieza a soltarse con el inmenso placer que se le avecina para llegar al final en una larga e intensa corrida que hace que se pongan los pelos de punta por el placer recibido y sentido.

Después exhausto y relajado te quedas a su lado y contemplas esa cara tan bella, con esa mirada y esos preciosos ojos verdes que también a ti te observan. Y piensas en la suerte que tienes de poder vivir esos momentos al lado de una chica como Belinda

Luego, cierras los ojos, miras al cielo y dices, “gracias a quien corresponda por dejar que viva esos maravillosos momentos… uno de los mejores placeres físicos de la vida (para mí el mejor)…”

Al final te incorporas, te vistes, ella hace lo propio mientras observas lo guapa que es y la ves con esa ropa casual que para nada podrías pensar que hace lo que hace. Discreción total. Solo verías en ella a una señorita de bandera, estudiante, aunque a más de uno se le rompa el cuello al girarse para mirar su preciosa y elegante figura además de su bellísima cara.

Y ambos, cada uno por su lado, para evitar ser vistos juntos, emprendemos caminos diferentes. Pero, antes de salir del “infierno” vuelves a besarte con una morreada sincera y profunda porque ella es así de generosa y te vas con su olor impregnado en tu nariz para el deleite de las horas posteriores a ese encuentro.

Gracias Belinda. Volveré a por más…