Cinthia Ariadna, el erotismo bueno viene en frasco pequeño

Total Fecha Media Usuario
15 12/2011
Berto Soriano
1.308 veces
VER COMPLETA 11/2009
eratostenes
1.719 veces
VER COMPLETA 07/2010
webaliero
1.768 veces
VER COMPLETA 11/2010
pedropedrito77
4.012 veces
VER COMPLETA 04/2011
InProgress
1.371 veces
VER COMPLETA 07/2011
mackie
1.080 veces
VER COMPLETA 07/2011
elbicho
1.350 veces
VER COMPLETA 08/2011
califa666
1.476 veces
VER COMPLETA 09/2011
Ratolix
1.946 veces
VER COMPLETA 10/2011
Andros
1.121 veces
VER COMPLETA 01/2012
Andros
1.652 veces
VER COMPLETA 04/2012
pedropedrito77
1.792 veces
VER COMPLETA 12/2012
Berto Soriano
3.180 veces
VER COMPLETA 06/2013
gibi
1.974 veces
VER COMPLETA 09/2013
elbicho
3.316 veces

ver todas las fotos de Cinthia Ariadna
78

añade tu experiencia con Cinthia Ariadna

Ver comentarios del foro

Barcelona

Apartamento de la escort9
Duración60 minutos
Precio150
PechoTuneado
Fumadora
BesosBesa
FrancésSin hasta el final
GriegoNo lo sé

Suma y sigue: aquí va mi sexta aportación al foro en cuanto a experiencias, esta vez con otra escort a la que hacía tiempo tenía echado el ojo, Cinthia Ariadna. Tras dos intentos anteriores frustrados, por fin logré hablar con ella cuando la llamé al móvil. Una voz suave y melosa me cautivó, pues atiende muy bien al teléfono y la charla se alargó más de la cuenta, y eso que sólo concretamos la hora, este pasado viernes a las 20:00h. 

Por una vez, fui yo el que llegué tarde hasta su portal (maldita Renfe) aunque una vez allí, me indicó el piso y subí. Me encontré la puerta abierta nada más llegar, y tras ella se escondía Cinthia, elegantemente vestida en un traje negro. Me recibe con un fuerte beso y de seguida me lleva a la sala de estar. Es encantadora y me cautiva su sonrisa y esos enormes ojos negros, que te mira tan profundamente que piensas que te analiza para saber si le dices la verdad o no en la pequeña charla que tenía con ella.  

Pero tras este breve introducción, de seguida empezamos a temas más serios: primeros abrazos y besos en el sofá, y Cinthia aprovecha para ir desnudándome, con calma pero muy segura de lo que hace. Ya sólo me quedan los calzoncillos puestos cuando me invita a ir la ducha, donde mientras me lavo ella me va enjabonando, entreteniéndose un buen rato echando jabón y masajeando mi miembro, que me deja bien erecto y hago enormes esfuerzos para no irme tan rápido. 

Y tras la ducha, la acción sigue ahora en el dormitorio: de pie continuamos los besos (cuanta pasión le pone Cinthia) y para estar en igualdad de condiciones, ella se termina de quitar el vestido (y también el tanguita) con mi ayuda para estar ambos desnudos. En la cama y durante un buen rato, seguimos besándonos, primero de cuclillas y luego tumbados. Es hora de complacer a Cinthia por la pasión ofrecida, y me encargo de dejarla boca arriba e ir lamiendo y besando su cuerpo de arriba abajo hasta su sexo, y me esmero por darle placer, entreteniéndome largo rato con mi lengua en los puntos donde noto que le gusta más, hasta notarla húmeda. 

Y llega el cambio de posiciones, siendo Cinthia quién me deja boca arriba para ahora ser ella la encargada de demostrar su experiencia en el sexo oral. Y a fe que lo hizo de maravilla: me encantaba ver su manera de hacer, lamiendo y besando con cuidado mi sexo, a ratos se metía todo mi miembro o sólo el glande, siempre mirándome. Disfrutaba haciéndolo, y eso hacía crecer mi excitación. Por dos veces le pedí que parara para no correrme en su boca, pero a la tercera ya decidió que no hacía falta que “sufriera” más, acelerando el ritmo de la mamada y al rato correrme sin remedio, aguantando ella muy bien mi miembro en su boca. Cinthia se retira al poco rato para ir a la ducha, y yo aprovecho para tomar un vaso de agua para reponer fuerzas de este primer polvo. 

No tarda mucho en volver Cinthia a la cama, dándole yo un fuerte beso en cuanto se pone a mi lado. Tras otra pequeña charla, se ofrece a darme un masaje, y no soy nadie para impedírselo. Boca abajo, noto como Cinthia me echa gel en la espalda y con sus brazos me lo va esparciendo. Me gusta su forma de hacer el masaje, sin llegar a ser fuerte pero si contundente para relajarme del todo. A lo último, noto como se sube encima de mí, para finalizar el masaje echada en mi espalda, como si me hubiera aprisionado. Una forma estupenda de acabar, y me noto renovado de energía. 

Con más ganas aún reiniciamos la acción: de nuevo tumbados nos besamos con pasión (mucho más por parte de Cinthia) y cuando mi miembro vuelve a estar erecto, ella aprovecha para ir a por un condón. Como se coloca encima de mí, me deja muy a mano su sexo, el cuál acaricio con mis dedos para estimularla. Cinthia lo agradece y deja que continúe, hasta estar nuevamente mojada. 

Tras colocarme el preservativo, Cinthia se coloca encima mío y mi miembro se introduce en su sexo muy, muy despacio, con movimientos muy suaves buscando una completa penetración. Cinthia marca el ritmo, el cual va “in crescendo” con el paso de los minutos. Le dejo hacer, pero procuro que se excite más, dándole un dedo para que lo chupe, acariciando sus pechos o estimulando su clítoris con la mano que me queda libre. De repente, un brusco cambia de postura hace que sea yo el que esté encima de Cinthia en la postura de misionero. El ritmo ha acelerado bastante, a la vez que nuestra respiración: no queda mucho para que lleguemos al orgasmo. Alcanzo este clímax al rato, besando con fuerza la boca de Cinthia mientras doy mis últimos embistes hasta quedar exhausto sobre su cuerpo. 

Sólo tras la charla y ya en la ducha, me fijo en la hora y me sorprendo: ya hace tiempo que pasó la hora y Cinthia no me había dicho nada: a lo mejor quería que me quedase a cenar y dormir con ella. En fin, dejo de lado estos sueños que tengo y me despido de Cinthia, que no ha dejado de estar agradable durante el encuentro. Unos últimos besos hasta la despedida, o mejor dicho, un hasta pronto. 

Resumen y valoración: la espera ha merecido la pena, pues Cinthia te trata con un enorme cariño no exento de morbo, que se agradece mucho y hace que la relación sea muy completa y sensual. Las anteriores experiencias que había leído corroboran lo que he vivido en persona, así que espero que pase poco tiempo para volver a quedar con Cinthia. 

Saludos y hasta otra.