Clara… otro bombón, otras sensaciones

Total Fecha Media Usuario
1 03/2014
Manhattan
1.032 veces

escort-50276
19

Añade tu experiencia con Clara

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Local Agencia o Club9
Duración60 minutos
Precio150
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Clara… otro bombón, otras sensaciones
Valoración de la cara: Muy guapa, cara de niña teen alegre y picarona. Melena castaño oscuro de cabello liso y bien cuidado. Ojos marrón oscuro muy vivos y alegres. Nariz pequeña bien dibujada. Boca y labios bonitos para besar…

Valoración de cuerpo: Cuerpo escultural sin un gramo de grasa sobre los 170 cm de altura. Pechos generosos, talla 90, naturales y bien puestos. Cintura, caderas y culo en proporciones perfectas para disfrutar de todo ese entorno. Preciosas y largas piernas, bien contorneadas con un aire muy elegante. Un pibón.

Valoración de carácter: Implicada, simpática, alegre, amable, de fácil conversación y con ganas de agradar. Me sentí muy a gusto a su lado.

Vestimenta: Vestido de fiesta de color negro con pequeños volantes en su falda y detalles transparentes. Zapatos negros de tacón alto. Muy elegante.

EXPERIENCIA
Relato del encuentro:

Ese día tenía otra cita prevista, pero una oportuna llamada me avisó que la misma se cancelaba. Era ya un poco tarde, cerca de las 20 h y a esa hora es difícil encontrar a alguien del agrado de uno y que esté disponible.

La elección, no obstante, la tenía definida desde hacía días. De hecho desde el día que se dio de alta en GirlsBcn el 20 de este mismo mes, se trataba de Clara de la agencia Le Privée. Una chica con muy buena presencia según sus fotos.

Lo que no sabía es si la encontraría y si estaría disponible. Así que llamé a ver que sucedía y… bingo!!! Me dijeron que estaba disponible, sólo que había bajado a tomar algo para cenar y que no estaba en aquel momento pero que a mi llegada, prevista para 45 minutos más tarde, seguro que ya habría regresado.

Pasado un tiempo prudencial ya que mi despacho no queda lejos de la agencia me dirigí hacia ella para llegar a la hora prevista.

La anécdota es que a mi llegada, Carla aún no había vuelto, y a pesar de las llamadas de la agencia ésta no contestaba al teléfono.

Le dije a la “madame” que esperaría un tiempo a ver qué pasaba. Me ofrecieron algo de beber, me lo trajeron y entreteniéndome con el Sudoku del móvil empecé a esperar pacientemente el regreso de Carla.

A los casi 15 minutos me dijeron que seguía sin dar señales a lo que me ofrecieron los servicios de alguna de las dos chicas que había en aquel momento. Le dije que en principio no, pero que me las podría presentar sin compromiso. Así lo hicieron y a verdad es que ambas chicas eran unos pibonazos, pero muy diferentes a la idea de chica que tenía de Clara y no podía cambiar de idea.

Esperamos unos minutos más y al final decidí que mejor sería volver otro día.

Ya en la calle camino del parking, recibí una llamada de la agencia en la que me comunican que la chica había vuelto. Al parecer había olvidado el móvil en la agencia y por esa razón no contestaba.

Vuelta atrás y de nuevo en la habitación a esperar que cruzara la puerta la “desaparecida” y cuando la vi pensé, que toda la movida y la espera había valido la pena… Vaya preciosidad de niña… Alta, guapa, vestida elegantemente con vestido de encaje negro, y unas piernas interminables montadas sobre zapatos negros de tacón alto. Un pibón!

Pactamos tiempo y tarifa, lo formalizamos, se va y vuelve y empezamos con nuestra particular ceremonia.

Besos en los labios a la que se unen nuestras respectivas lenguas y pasamos a desvestirnos.

Clara luce algunos tatoos en su cuerpo además de algún que otro piercing. A mí esto no me importa pero uno de sus tatuajes me llamó la atención porque la hace muy sexy. No lo voy a desvelar para no comprometer. Pero me gustó y se lo dije.

Pasamos los dos a la ducha donde enjabonó mis atributos mientras entre el agua, el jabón y los besos, el amigo ya no sabía dónde meterse. Bueno si lo sabía, y para entrenarse lo hizo metiéndose entre sus piernas, ahora por delante y luego por detrás.

Salimos del baño y ya en la habitación antes de meternos en la cama los dos de pie, estuvimos jugando un buen rato poniendo la temperatura en lo más alto.

Sobre la cama seguimos con un primer francés sensacional y seguimos, cómo, no, con un cunillingus, aunque en esta ocasión más largo de lo habitual, pero que a mí, mientras vea que la chica se lo pasa bien no me importa estar el tiempo que haga falta.

Clara tiene un piercing colocado un poco más arriba de su clítoris, así que jugueteando con él y saboreando sus efluvios al ritmo de sus jadeos seguimos con el cuni hasta que decidí que entrara en el juego uno de mis dedos que con cautela introduje en su interior y al poco tiempo empecé a moverlo con cierta energía.

Este movimiento de mi dedo en su interior, junto al de mi lengua que correteaba sobre su clítoris ahora duro y preparado provocó en menos de un minuto el esperado orgasmo que Clara exteriorizó con grandes jadeos y rigidez de su cuerpo mientras sus poderosas piernas apretaban mi cabeza que quedó aprisionada entre ellas con la boca pegada a su sexo mientras mi lengua notaba las contracciones de su vagina… Qué maravilla y que sensación tan excitante!

Ella suspiraba con esa sonrisa de satisfacción y yo la contemplaba y miraba aquel cuerpazo al que muy pronto me fundiría con él.

No obstante pasamos a un nuevo francés pero al poco le dije que me pusiera la goma y sin parar se montó sobre mí en cow y después de un tiempo prudencial para evitar correrme, pasamos a a4 para deleitarme de semejante vista, y a tope de excitación cambiamos a misionero donde pude correrme con gran placer en una corrida celestial, después de ver y disfrutar del pibonazo que tenía debajo.

Ya era muy tarde, y servidor, con familia, no pude alargarme mucho más. Así que tras breve charla, me aseé, me vestí, y me fui con un sentimiento de gran satisfacción por haber estado una vez más disfrutando del placer de poder tener sexo con una chica como Clara. Joven, bella, y entregada.

Qué suerte tenemos los tíos…