Claudia… Yogurín para deleitar… con anécdota.

Total Fecha Media Usuario
1 01/2014
Manhattan
712 veces

escort-50276
19

Añade tu experiencia con Claudia

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento por horas9
Duración60 minutos
Precio230
PechoNo lo sé
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo

Claudia… Yogurín para deleitar… con anécdota.

Valoración de cara: Muy guapa y con mucha personalidad. Larga melena castaño oscuro de cabello cuidado y sedoso. Preciosos ojos color verde claro, muy vivos y expresivos. Pequeña nariz y boca más bien grande con brackets en sus dientes y unos labios muy sensuales para besar.

Valoración de cuerpo: Para mi gusto, en su justa medida no le falta ni le sobra de nada. Medirá 1,60 cm con pecho generoso y natural con pezones muy rosaditos. Piel muy bien cuidada de una textura finísima. Cintura, caderas y piernas proporcionadas, vientre completamente liso y un culito respingón y de mordisco. Todo un placer.

Valoración de carácter: Reflexiva, simpática y cercana. Es extremadamente educada y con clase. Habladora y de fácil conversación. Te sientes muy a gusto a su lado.

Vestimenta: Con ropa de calle muy adecuada y de buen gusto.

Relato del encuentro:

De entrada diré que esta cita tuvo lugar el pasado 15 de enero. No lo había publicado antes porque la agencia que la representa aún no había colgado aquel día su anuncio en la web. Ya con su anuncio y sus fotos publicadas recientemente en GirlsBcn, lo cuento ahora, un mes y pico más tarde...

Ese día, miércoles 15 de enero, me pongo en contacto con la Agencia Marta Barceló para solicitar cita con una de sus señoritas. Me comentan que ésta no se encuentra disponible pero me dicen que justamente se acaba de incorporar una preciosidad de 18 años de la que aún no han publicado sus fotos pero insisten en que se trata de un bomboncito de nombre, Claudia.

Me la juego y digo que sí.

Así que a la hora convenida me presento en Luxtal, pago los 30 euros y me pasan a la habitación e inmediatamente detrás de mí entra en ella Claudia.

Antes de poder observarla detenidamente me fijo en su cara y observo su expresión entre pánico y desencanto que, creo, a punto está de dar media vuelta y salir corriendo.

Me doy cuenta de ello y temiendo lo peor empiezo a hablarle e intento hacerle ver que todo lo que está sintiendo es normal. Es claro que no esperaba a alguien que le triplicara la edad.

Parece que mis palabras le dan la confianza que en un principio no tenía.

Hablo pausadamente de la situación en la que nos encontramos y mientras, la voy observando. Ella es extrovertida y lo que dice y cuenta denota mucha sinceridad. Sus ojos verde claro, preciosos me tienen cautivado y en su dentadura “luce” unos brackets que le dan un auténtico aire de colegiala. Una auténtica teen

Claudia se sincera y me dice que no esperaba encontrar a una persona con tanta diferencia de edad. Le pregunto por el tiempo que llevaba en eso y me dice que es su segunda cita (luego me confesaría que en realidad era la primera). Tanto es así que cuando parece que ella se acomoda a la situación y ambos nos sentimos más a gusto, paso a presentarme diciéndole mi nombre y ella me dice el suyo… pero el verdadero, no el de trabajo!!!.

Ante el error me pide disculpas a lo que yo la tranquilizo diciéndole que esté tranquila que su verdadero nombre quedará entre ella y yo y no pienso decírselo a nadie.

Nos reímos con la situación y seguimos hablando de varios temas y cada vez parecía que ella se sentía más cómoda y empezaba a aceptar la realidad de la situación.

Al final, pasados 20 o 25 minutos de charla aceptó el rol iniciado, procedo al pago y poco a poco empezó tímidamente a desvestirse al tiempo que yo hacía lo propio.

El cuerpo que iba apareciendo tras el desalojo de sus prendas me estaba alterando positivamente cada vez más. Claudia es más bien de estatura pequeña 160 como mucho, pero su figura es perfecta y de peso está en lo que para mí es el peso ideal, que no le falta ni le sobra de nada.

Sus formas son sinuosas y perfectamente delimitadas con unos pechos muy apetecibles de tamaño generoso muy adecuado a su altura, una cintura estrecha y unas caderas y culo exquisitos con unas piernas muy bien contorneadas y proporcionadas que en conjunto la convertían en un plato muy apetitoso.

Después de la ducha y ya sobre la cama tuvimos nuestros primeros roces empezando, a pesar de sus brackets, con unos dulces y sensuales besos con lengua con los que ya rompimos el hielo definitivamente.

Ya sin parar mis manos empezaron a acariciar su cuerpo que para más inri tenía una piel finísima. No recuerdo una piel tan extremadamente fina como la de ella.

Claudia se dejó hacer, ella aceptaba, creo que de muy buen grado, que yo hiciera lo que quisiera con ella en el buen sentido, quiero decir con delicadeza y cariño. En todo momento la vi muy receptiva, ya que ella, al menos ese día, que para nada es activa, sí aceptaba que yo me deleitara con ella. Claudia es totalmente pasiva, cosa que a mí no me importa en absoluto.

Como es lógico mis besos recorrieron la totalidad de ese cuerpo del que estaba deleitándome y mi lengua se posó un buen rato entre sus hermosas piernas para saborear su preciado tesoro mojadito y sabroso, con gran placer para mí y creo que también para ella. Aunque tengo que decir que no conseguí que llegara al orgasmo.

Cambiamos de postura y entonces le acerqué al amigo y ésta se lo introdujo en su boca haciéndome entre brackets un francés delicioso, con una sensualidad increíble.

Le pedí la goma y una vez enfundado se puso sobre mí y con gran maestría me cabalgó de manera muy excitante y sensual.

Cambiamos de posición a A4 y después de otros momentos de placer disfrutando de su cuerpo en esta posición le pedí misionero para acabar así esta primera experiencia con esta maravillosa criatura que me puso a 1000 por su predisposición a agradar y por supuesto por su extraordinaria belleza, tanto de cara como de cuerpo. Un yogurín para saborear hasta el último rincón.

Salimos los dos juntos de Luxtal e incluso la acerqué a su casa. Me comentó que la había sorprendido la experiencia y que se había sentido muy a gusto a mi lado. Yo le agradecí con mucha satisfacción sus palabras diciéndole que con esa hora a su lado me había rejuvenecido un montón de años.

Y con un hasta muy pronto… nos dimos un besito en los labios, ella se bajó del coche y la observé cómo se alejaba dejando en mí una extraña sensación de bienestar…

Valoración de la implicación: Buena. Aunque al menos en esta expe y teniendo en cuenta su “curriculum” no acabó de “soltarse”, debido supongo a su falta de experiencia, aunque apunta buenas maneras y cuando tenga más confianza será una preciosidad a tener muy en cuenta. En lo personal sobresaliente.

Lo mejor: Ella, muy guapa, muy agradable, y con muchas ganas de agradar.

Lo peor: El inicio de la cita que casi se va corriendo.