Una extraña en mi hotel

Total Fecha Media Usuario
2 04/2019
Putoni
79 veces
VER COMPLETA 04/2019
El Polla Morena
1.681 veces

escort-73076
20

Añade tu experiencia con Dulce

Ver comentarios del foro

por Putoni
Barcelona

Hotel
Duración90 minutos
Precio350
PechoTuneado
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
Griego

No se exácatamente si era abril o mayo pero sí que sé que fué el año pasado. Por trabajo me tuve que ir a Barcelona y me alojé en un hotel de la ciudad condal. Un día después de una dura jornada, estoy asomado a la ventana descansando en mi habitación y veo una mujer impresionante que entra en el hotel, tal cual la veis en la foto, una chica altísima, con cuerpo de modelo y un andar de lo más elegante. Me pongo a fantasear, siempre que estoy solo en una habitación de hotel me sucede. El caso es que en esta ocasión la realidad me hizo despertar de la fantsía y llaman a la habitación. Cuál fue mi sorpresa cuando al abrir la puerta descubro que es esa mujer, Dulce. Viste con unos tacones de aguja, un vestido que resalta todas las curvas de su cuerpo pero sin perder una gota de elegancia, una mujer espectacular.

Ella pone cara de extrañada al verme a mí:

- Perdona, ¿no es esta la habitación de Susana?

- No, lo siento, esta es mi habitación.

Me sonríe:

- Vaya, pues lo siento, no te molesto más, perdona.

- No te preocupes. 

Cierro la puerta.

Como a los 5 minutos vuelven a llamar a la puerta. Me emociono pensand que puede volver a ser ella pero, al abrir la puerta, efectivamente es ella:

- Perdona por el erro, me ha dicho mi amiga que su habitación es otra pero que tardará un rato, ¿te importaría si espero aquí contigo?

- No, en absoluto, adelante.

Le hago un gesto con la mano invitándola a entrar. Automáticamente pienso que no estoy limpio después de toda la jornada de trabajo y la digo:

- Perdona, me iba a duchar si no te importa, coge lo que quieras del minibar y enseguida vengo.

- Claro, tranquilo. Perdona por esta intromisión.

- No te preocupes, ponte cómoda.

Me dirijo al baño, me desnudo y me meto en la ducha, sólo de pensar que tengo esa mujer en mi habitación hace que se me empiece a levantar mi miembro. El agua de la ducha es perfecto, desentumece mis músculos y me relaja todos ellos, todos menos uno que aún está en tensión. Estoy tan relajado que no me doy cuenta de que se abre la puerta del baño. Tengo los ojos cerrados y lo primero que noto es una mano femenina masajeandome la polla.

Abro los ojos de golpe y allí, en la ducha, frente a mí está esa mujer completamente desnuda haciéndoe una paja a un ritmo muy lento. Me pone un dedo sobre la boca en signo de que no diga nada:

- Relájate...

Dentro de la ducha se pone en cuclillas y se mete mi polla entera dentro de su boca y comienza a hacerme una mamada muy léntamente. Mi polla ya es puro acero, es la situación más excitante que he vivido nunca y con una mujer fuera de lo común. Si sigue 5 segundos más me hubiera corrido allí mismo, pero ella maneja los tiempos con el arte de un maestro. Se pone de pie, se da la vuelta y comienza a masajearme la polla con su culo, la coloca entre sus glúteos y lo mueve arriba y abajo, al ser tan alta está a la altura perfecta y hace que sea lo más natural del mundo. Mientras continúa con estos movimientos, echa su cabeza hacia atrás y me besa en la boca de la forma más sensual que me han besado nunca. Sin duda es la mujer más excitante que ha pasado por mis manos.

Apaga la ducha y con una toalla me empieza a secar suvemente mientras me besa todo el cuerpo, aboslutamente todo, me coge de la mano y me lleva a la cama y me susurra al oído:

- Voya a ser tuya la próxima hora y quiero que me utilices.

Sin darme tiempo, se pone a cabalgar sobre mí y se mete mi polla en su coño. Ni siquiera la lubrica porque está lubricada, realmente está excitada y mi polla entra en ella con verdadera suavidad.

Me cabalga suavemente, no tienen ninguna prisa en que me  corra, solo quiere que saberee cada segundo a su lado.

- Avisame si te vas a correr que me quiero correr contigo.

La hago un gesto indicando que me voy a correr y sale, nuevamente me empieza a comer la polla suavemente, me está matando, no puedo aguantar pero no quiero correrme.

Se pone a 4 patas, es impresionante la imagen de ese culito, esa espalda, es el cuerpo perfecto delante de mí, ofreciéndose a mi entero, como diciendo "elige qué quieres hacer conmigo ahora, soy toda tuya y puedes utilizarme como quieras". Así que pongo la cabeza de mi pene en la entrada de su culo, ella no protesta, solo da un suspiro de aprobación que da a entender "me encanta que hayas elegido esa opción". Poco a poco, voy metiéndola en su culo, no quiero hacerla daño. Pronto es ella la que comienza a apretar su culo contra mi polla haciéndola entrar suavemente. Suspira como su por ahí le entrara el oxígeno. Mueve su cadera suavemente de tal forma que sin yo moverme, es ella la que provoca que mi polla entre y salga de su culo. Simplemente miro, esos movimientos tan rítmicos, como hace que ese cuerpo se mueva como las mareas y su culo mete u saca mi polla dentro de él.

Al rato, comienza a acelerar el ritmo y los movimientos son más y más rápidos, sus gemidos también suben de intensidad, ya son gritos que se deben de estar escuchando en todo el hotel, pero a ninguno de los dos nos importa, estamos en pleno climax.

Cuando estoy a punto de correrme, ella se la saca, me tumba en la cama y me vuelve a cabalgar, se ha convertido en una bestia pero sin perder su elegancia y dulzura, me coge las manos y las aprieta contra sus perfectas y grandes tetas, comienzo a masajearlas, son de tacto perfecto, mis manos recorren todo su cuerpo mientras ella me mira y me cabalga.

- Dios, estás buenísimo. - Me dice mientras se muerde el labio.

Estoy a punto de estallar.

- Córrete junto a mí - Me ordena mientras sube su mirada al techo y comienza a gritar entre espasmos.

Me corro como nunca antes me he corrido, me tiemblan las piernas en espasmos nerviosos, aún un rato después me siguen temblando las piernas. Cuando he terminado de correrme, me la saca y se tumba junto a mí. Me sonríe pero no como la que dice "vaya buen rato te he hech pasar" sino como la que dice "Dios, me has echado uno de los mejores polvos de mi vida".

Estamos un rato tumbados, relajados, ella sigue masajeandome la polla con suavidad y seguimos hablando con besos muy húmedos y caricias por todo el cuerpo.

Ella mira el reloj, ha pasado bastante más de una hora, pone cara de susto:

- Dios! mi amiga me mata, tengo que irme.

Se levanta de un salto y comienza a vestirse, en 5 minutos es el mismo ángel que entró por la puerta.

Apunta su teléfono y nombre en una hoja del hotel y me lo da con un beso de pintalabios.

- Llámame cuando vuelvas por Barcelona.

Me da un beso con lengua de unos 10 segundos y desaparece por la puerta corriendo. La escucho al otro lado de la puerta hablando por teléfono mientras su voz se aleja:

- ¡Susana! perdóname por favor! ya voy, te tengo que contar, he conccsidiodi an om chodjsoj d.....

Me quedo en la cama pensando en que acabo de vivir una de mis mayores fantasías mientras miro la hoja con sus labios pintados y una sonrisa de tonto en la cara.

 

 

 

.

.

.

.

.

NOTA DEL AUTOR: naturalemente todo esto encuentro fue acordado de antemano, el pago se dejó encima de la mesa para que ella lo cogiera sin hacer ninguna referencia al mismo. Por otro lado no he hablado de preservativos por no quitarle sensualidad al relato, pero en todo momento se practicó sexo seguro. Fuera de eso, el resto del relato es totalmente cierto y es una delicia de mujer. Realmente te hace sentir que estás viviendo una fantasía.