02 de junio de 2015… mi décima experiencia con Irene Kozlova…

Total Fecha Media Usuario
4 06/2015
Manhattan
1.030 veces
VER COMPLETA 09/2014
Manhattan
1.764 veces
VER COMPLETA 12/2014
Manhattan
1.750 veces
VER COMPLETA 05/2015
Manhattan
1.058 veces

escort-50276
23

Añade tu experiencia con Irene Kozlova

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento de la escort9
Duración60 minutos
Precio150
PechoNatural
Fumadora
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo

Cuando el feeling y el buen rollo están por encima de una transacción “comercial”.

Haber estado diez veces a lo largo de casi un año con una misma señorita puede parecer mucho o poco, pero lo qu esí es cierto es que no es nada exagerado ya que “solo” viene a representar, casi una cita mensual.

Pero diez veces sí que dan lo suficiente para que entre esas dos personas, escort y cliente, que iniciaron una relación de sexo a cambio de una compensación monetaria, se haya generado algo más que ese simple intercambio y lo que es inevitable es que más tarde o temprano se acaben conociendo más allá del motivo principal que los juntó por primera vez. El sexo.

Y cuando uno repite, aunque sea esporádicamente una vez al mes, quiere decir que en esas citas ha habido algo más que eso. Y eso es lo que ha provocado en mí, esa decena de encuentros y eso es lo que me va a llevar a concretar otros encuentros, posiblemente uno o más de uno al mes. Por supuesto, siempre que ella no diga lo contrario.

Irene sabe muchas cosas de mí y yo creo saber muchas cosas de ella. A lo largo de estas diez citas, a las que además hay que añadir que alguna vez nos hemos visto fuera de las mismas, hemos tenido la oportunidad de charlar de muchos temas y de ahí el conocimiento que más o menos tenemos el uno del otro aparte del puramente sexual.

Y que hablando de sexo solo decir que cada una de nuestras citas se convierte en una exagerada relación lujuriosa al saber lo qué nos gusta y cómo nos gusta, convirtiendo esas citas en mucho más que una cita convencional.

Por tanto no voy a emplear la plantilla habitual puesto que sólo hay que echar un vistazo a la expe anterior (que también es mía) y salvo el conjunto de lencería que era diferente, todo lo demás fue un calco a la anterior, es decir…

Dos cuerpos que se conocen sobradamente y que se encuentran de nuevo para gozar el uno del otro con buenos y largos cunis, orgasmos, profundo francés, cowgirl, A4 y finalización en misionero con corrida de ambos al unísono. Una maravilla para vivir y repetir tantas veces como uno pueda y quiera.

Lo digo por pasiva y por activa, ha sido una gran suerte y un privilegio haber conocido a Irene, haber congeniado con ella de esta manera tan sincera y haber podido disfrutar de su compañía aunque sea en esas escasas pero excitantes horas que hemos compartido en nuestras 10 citas y que espero y deseo sigan incrementándose en el futuro… I love, Irene

Qué suerte la mía…