Irene Kozlova… Una cita de las que hacen afición…

Total Fecha Media Usuario
4 09/2014
Manhattan
1.763 veces
VER COMPLETA 12/2014
Manhattan
1.750 veces
VER COMPLETA 05/2015
Manhattan
1.058 veces
VER COMPLETA 06/2015
Manhattan
1.030 veces

escort-50276
23

Añade tu experiencia con Irene Kozlova

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento de la escort9
Duración60 minutos
Precio150
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo

Valoración de la cara: Guapísima. Larga melena rubia de pelo sedoso y bien cuidado. De rasgos angulados con expresión algo pero dulce al mismo tiempo. Preciosos ojos color miel grandes y expresivos, nariz acorde a su cara que me recuerda a la de Uma Thurman. Boca con sensuales y apetecibles labios que besé con gran placer.

Valoración de cuerpo: Figura perfecta, de modelo, elegante y seductora con algo más de 170 cm de mujer con curvas bien definidas de piel finísima y muy suave al tacto. Pechos preciosos, no muy grandes pero suficientes. Cintura de avispa, vientre plano sin un ápice de grasa y caderas justas con culo respingón…. Y todo esa maravilla sustentada sobre unas piernas largas, esbeltas y bien formadas que la convierten en una figura de portada de revista.

Valoración de carácter: Dulce y sensual, implicada, simpática, alegre y amable. Con ganas de agradar y sobre todo preocupada de que te sientas bien a su lado. Me he sentido muy a gusto a su lado.

Vestimenta: Batín de seda semianudado y debajo conjunto d eropa interior de encaje en color anaranjado con ribetes blancos. Zapatos de tacón con lo que me superaba ligeramente en altura, y eso que servidor está en los 180 cm. Un pibonazo.

Relato del encuentro:
Es la tercera vez que me cito con esta mujer, mitad rusa, mitad catalana… Curiosamente en el primer encuentro, del que justo el día 9 de este mes se ha cumplido un año, tuvimos una expe no muy afortunada pero por motivos totalmente ajenos a Irene. Básicamente debido a que tuve un pequeño incidente familiar que me afectó anímicamente y que lo mejor hubiera sido anular la cita. No lo hice y por esa razón no salió como era de esperar.

Pensé en volver con ella para “arreglar” el desaguisado de esa primera cita pero los meses pasaban y la cita no se acababa de concretar. Al final el pasado mes de junio llegó el momento y en esta segunda ocasión la relación no pudo ser mejor.

Quise subir la expe pero casualmente, por esas fechas, Irene había salido de los foros y eliminado todos sus anuncios, por lo que no era conveniente escribir sobre ella ya que en teoría lo había dejado. Aunque su teléfono seguía operativo.

Hace un par de días ha vuelto a activar su anuncio y de ahí que ahora pueda hacer pública mi experiencia, en este caso sobre la excelente cita de ayer con esta impresionante y preciosa zarina y que representaba nuestro tercer encuentro.

Curiosamente, de nuestra segunda cita, del pasado 26 de junio, hubo algo más que una transacción económica, un polvo y un “hasta otra”.

En esta segunda cita hubo muy buen feeling y me dió la sensación de que se generó una, digamos, especie de amistad y confianza.

Sin saber cómo, los dos supimos algo más de nuestras vidas privadas de lo que deberíamos saber supuestamente en estos casos. Y de ahí el buen rollo comentado.

Por esa razón esta tercera cita ha sido, bajo mi punto de vista, espléndida en cuanto a sexo y también en la relación ya que parecía que nos conocíamos desde hacía un montón de tiempo. Lo cuento…

Llegué puntual, me abrió la puerta y por lo dicho anteriormente nos abrazamos cual amigos que se encuentran después de un tiempo sin verse.

Me dijo que olía muy bien, yo le dije que estaba guapísima y sin más subimos al piso superior. Ella delante de mí con su suave contorneo de caderas y yo animándome cada vez más al saber que pronto pasaría lo que tenía que pasar. Qué emocionante!!!

Una vez en la habitación arreglamos la parte administrativa y tuvimos una charla algo más larga de lo habitual pero tras al acomodo de la ropa y la posterior ducha tardamos muy poco en comenzar la sesión.

Sesión que empezó a la que Irene se despojó del batín que cubría su esplendoroso cuerpo y a la que éste vió la luz y pude contemplar el pedazo de pibón que tenía frente a mí, dejé la charla y me abalancé hacia ella, me puse tras su espalda y le desabroché la presilla del sujetador y una vez sin ellos le cogí por detrás y con cariño sus sensuales y bien formados pechos que llenaban por completo la totalidad de mis manos.

La besé en la nuca, en el cuello y al final frente a frente nos morreamos jugando con nuestras lenguas y acabamos sobre la cama para seguir, en este caso yo, con mis besos repartiéndoselos a doquier por todo su increíble cuerpo.

Pasé por sus pechos, barriga, piernas e ingles y al llegar allí empecé a jugar con mi lengua por todos sus alrededores comenzando a lamer con suavidad su sexo que ya mojaba.

Aquí como tiburón que huele a sangre empecé a degustar sus buenísimos efluvios que aún me ponían más excitado, al tiempo que mi lengua lamía con pasión su clítoris y todo su sexo.

Después de un buen rato y al final con intervención de mis dedos que se unieron a la lengua en misión conjunta pude oir sus jadeos más intensos y seguidos al tiempo que se soltaba en un excitante orgasmo.

Qué gusto ver, oir y notar como un pibón así “sucumbe” de placer ante tu “trabajo”.

Descansamos brevemente, me puse a su lado mientras acariciaba suavemente su mojadísimo sexo y lo rozaba con mucho cariño mientras el amigo tieso apuntaba sobre su barriga con ganas de entrar también en el juego.

Fue la mano de Irene quién lo cogió y con suavidad empezó a acariciarlo en un movimiento masturbador que hizo que me pusiera aún más burro.

Ahí seguí con mi mano en su sexo pero ahora mi dedo corazón empezó a jugar con habilidad sobre su clítoris que cada vez se notaba más duro y sus jadeos aparecieron de nuevo para poner más salsa al arroz…

Al ver su excitación volví con mi boca hacia abajo para sustituir el dedo por la lengua y no podía ir mejor porque la reacción de Irene no se hizo esperar y en poco tiempo llegaba con grandes jadeos a su segundo orgasmo.

Ahora, sí, ahora tuvimos que dejar pasar un breve espacio de tiempo para superar el relax tras dos orgasmos seguidos.

Una vez recuperada se incorporó agarrando al amigo y para demostrar que ella también sabía hacer cositas con la boca, lo engulló con maestría y me practicó un francés de esos que cuesta un montón mantener la calma y el esperma en su sitio.

Pasamos a 69 que aproveché para meter la lengua por todas partes y así seguimos otro buen rato hasta que, a punto de explotar, le dije que pasáramos a la intro.

Goma, enfunde y para adentro. Posición cow y este pedazo de mujer que se monta y se introduce al amigo poco a poco hasta llegar al final del mismo y empezar con diversos movimientos y jadeos con una cabalgada alucinante, mientras le comía los pechos, nos morreábamos y comíamos el uno al otro nuestros cuellos.

Qué poco me faltó, pero quería más posiciones por lo que pasé, en este caso, directamente a misionero sin pasar por el a4 porque estaba loco por acabar tras la excitación vivida anteriormente.

Así lo hicimos y así disfruté al máximo notando la estrechez de su vagina, su lubricación natural y con morreos, jadeos y caricias por mi espada y culo, llegué al final en una corrida espectacular. Qué maravilla!!!

Disfruté de su cuerpo y de su total implicación en una relación muy excitante a la par que afectiva y acabamos con gran placer, sudados y exhaustos, como si se tratara de una pareja que se conocía de mucho tiempo atrás.

Luego hablamos de muchas cosas e incluso, como he dicho antes, de temas personales de manera amena y distendida lo que ha hecho que al despedirnos, al menos yo, sintiera que lo hago de una buena amiga, en este caso, íntima, a la que espero volverla a ver muy pronto.

Una cita de las que hacen afición… Qué suerte la mía…