Jenny, el penúltimo turroncito del año.

Total Fecha Media Usuario
1 12/2013
Manhattan
880 veces

escort-50276
19

Añade tu experiencia con Jenny

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento de la escort10
Duración60 minutos
Precio150
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Jenny, el penúltimo turroncito del año.

Después de la narración de mi última experiencia publicada con Alexia, aún tuve 3 citas más antes de acabar el 2013. Concretamente los días 24 y 30 con mi chica de costumbre, Carla Ferrer y el día 27 con un nuevo turroncito, Jenny, con el que prácticamente cerraba la despensa de turrones para ese año.

El placer de probar lo desconocido…
Cara: Guapa con rasgos típicos sudamericanos ya que es de origen colombiano aunque vive en nuestro país desde que era una niña. Destacan su boca y labios para besar y ser besados, ojos oscuros y muy bonitos.
Cuerpo: Piboncito en “pequeño” ya que no creo que supere el 1,60 cm. Tiene cuerpo de “guitarra” muy bien formado con cintura de avispa y culo muy apetitoso. Sus pechos son pequeñitos pero bien formados, como toda ella, y en cuanto a implicación es todo un encanto. Dulce, delicada pero fogosa al mismo tiempo. Una maravilla.
Carácter: Simpatiquísima y muy enrollada, jovial, atenta, risueña y habladora.
Vestimenta: Me recibió vestida de calle con camisa y pantalón vaquero sobre zapatos de tacón.

EXPERIENCIA
Relato del encuentro:
Hace tiempo que venía observando a este piboncito y no entendía por qué razón aún nadie había colgado una expe suya en los foros.
En principio parece que siempre suele haber algún motivo y eso pintaba mal pero, lo desconozco. Por otro lado me apetecía conocerla ya que sus fotos tienen muy buena pinta. Así que me dije, me atrevo a probar y a ver qué tal…
La llamé y tuve la suerte de conectar con ella a la primera. Por teléfono me ha parecido risueña y encantadora con una voz muy bonita. Así que tras una breve charla nos hemos citado este mismo viernes 27de diciembre en unos bajos de la calle Anglesola cerca de L’Illa.
Llamo al timbre y cuando aparece tras la puerta… “bingo”, he tenido suerte y Jenny a primer golpe de vista resulta por lo menos encantadora.
En su anuncio creo se describe a la perfección… “soy una sensual y elegante jovencita, con un estilo muy especial y un cuerpo precioso, lleno de encanto y sensualidad. ”
Efectivamente coincido totalmente en su auto descripción, ya que se trata de un verdadero piboncito pero en “pequeño” ya que no creo que supere el 1,60 cm.
De cara es guapa con rasgos típicos sudamericanos pues es de origen colombiano aunque vive en nuestro país desde que era una niña. Destacan su boca y labios para besar y ser besados, ojos oscuros y muy bonitos.
Tiene cuerpo de “guitarra” muy bien formado con cintura de avispa y culo muy apetitoso. Sus pechos son pequeñitos pero bien formados, como toda ella, y en cuanto a implicación es todo un encanto. Dulce, delicada pero fogosa al mismo tiempo. Una maravilla.
Me recibió vestida de calle con camisa y pantalón vaquero sobre zapatos de tacón.
Pactamos tiempo, pago y nos metimos ambos en la ducha. Antes ya nos dimos unos sensuales besos que sirvieron para romper el posible hielo (nunca lo hubo).
Jenny besa muy bien, nuestros labios se cruzaron con unos morreos delicados pero muy largos mientras nuestras lenguas jugaban entre si lo que provocó que el amigo ya estuviera presto al juego.
En la ducha, en plena caída del agua a temperatura más bien caliente se agachó y me hizo un francés alucinante que si con el jabón el amigo no quedó limpio del todo, con el francés lo dejó como una patena. Qué placer…
Cuando salimos del baño me dijo que me diera la vuelta y al poco me giro de nuevo y cuál es mi sorpresa cuando veo que se había colocado unas medias de encaje que le llegaban a la parte alta de sus muslos, ahora más relucientes con ese toque sexy y una especie de body de color rojo con lo que con ambas prendas realzaban aún más su pequeña pero sensual figura.
Me acerqué a ella y me la comí a besos jugando con mi amigo, ya erecto como un principiante, que se colaba por entre sus nalgas y por sus piernas. Ella en pleno juego coge al amigo y de nuevo me obsequia con un francés que nos llevó directos a la cama, pues de seguir con él allí de pie, seguro que se me hubieran doblado las piernas.
Ya sobre la cama le quité el body rojo pero le dejé puestas esas medias tan sexies. Así que después de “comerme” sus pechos una y otra vez y de besarnos como novios enamorados, le dije que se tumbara y que me dejara ahora hacer lo que más me gusta hacer.
Me fui yendo hacia el medio de esas piernas ahora abiertas esperando mi llegada y que ataviadas con la seda negra de las medias lo convertían en un manjar exquisito.
Me gusta y me excita oir jadear cuando estoy metido en “faena” y con Jenny la excitación ha sido máxima, pues sus jadeos suavecitos pero suficientes, han ido subiendo la excitación, en este caso la mía al igual que el tono de sus jadeos que sin romper el ritmo han ido marcando el grado de excitación que mi lengua provocaba en su sexo.
La cosa prometía pero no llegaba, a pesar de que se la notaba muy a punto, así que sin dejar de lamer, apunto el dedo corazón de mi mano derecha hacia la entrada de su cavidad vaginal y con mucho cariño lo voy introduciendo en busca de su pared superior.
Ahora en su interior lo muevo acompasadamente al igual que mi lengua sobre su clítoris y con ello llegan unos jadeos más rápidos y seguidos unidos a las contorsiones de su cuerpo mientras el esperado orgasmo nos llena a ambos de gozo y satisfacción. Una maravilla.
Ahora le toca a ella “atacar” a mi amigo y lo hace con vehemencia y dulzura, cogiéndolo con delicadeza para empezar un francés de esos que dejaría que se acabara allí mismo.
Pero insisto en decir que soy tirador de un solo tiro y cuando estoy con un piboncito como éste me gusta acabar con mi amigo muy dentro de ella.
Tenemos que parar y cambiamos de tercio. Goma y comenzamos penetración con un cowgirl largo y placentero para ambos, según comentó ella.
Seguimos con cowgirl inverso, también largo y placentero y casi sin parar pasamos a4. La introduzco en esa posición con la que ya me hubiera gustado acabar así, pues Jenny está para eso y más.
Su culo en esa posición junto a su estrecha cinturita y su espalda ofrecen una estampa de lo más sexy que uno pueda imaginar.
Me niego aún a terminar así y ya “harto” de tanto aguantar le digo que se tumbe boca arriba y que voy a penetrarla en esa posición .
Ella separa sus piernas, esas que ahora vuelvo a mirar, ataviadas con esas sexies medias y en medio el hermoso tesoro que espera ser “visitado” de nuevo por el amigo que ya está como loco y con ganas de llegar al final.
Entro, noto el calor de su interior y la suavidad de su vagina mojadita y estrechita que envuelve al amigo de manera perfecta para que ya dentro y en constante y variado movimiento siga sin parar hasta encontrar ese camino, esa autopista maravillosa que me lleva al éxtasis en una corrida larga y placentera y que me hace explotar de placer.
Que satisfacción y qué suerte poder disfrutar de estos placeres. No me cansaré de decirlo. Me siento orgulloso de ser hombre y de poder saborear estas exquisiteces que nos ofrece la vida.
Quedaba poco tiempo pues la relación ha sido larga e intensa, pero los pocos minutos han servido para constatar que Jenny bien merece la pena pues es una chica con la que se puede, además, hablar de lo que sea…
Muy recomendable.