Laia… nuevo bombón, nuevas sensaciones

Total Fecha Media Usuario
1 03/2014
Manhattan
933 veces

escort-50276
18

Añade tu experiencia con Laia

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento por horas9
Duración60 minutos
Precio150
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
GriegoNo

Laia - Catalana - Barcelona - 633046832

Laia… nuevo bombón, nuevas sensaciones

Valoración de la cara: Muy guapa con melena castaño oscuro de cabello liso y bien cuidado. Ojos verdes muy vivos y alegres. Transmiten confianza. Nariz pequeña y algo respingona que le da un toque de niña traviesa. Labios bonitos para besar y para que te besen en una boca grandecita que utiliza a las mil maravillas cuando “hablamos” francés. En su lengua luce un piercing que ayuda a ello…

Valoración de cuerpo: Cuerpo muy apetecible de algo más de 160 cm con pechos pequeños, cintura más bien estrecha con buenas caderas y un mejor culo que toqué muy a gusto ya que es más bien blando que duro que a mí me gusta muchísimo y todo ello sustentado por unas hermosas piernas.

Valoración de carácter: Súper implicada, muy simpática, alegre, amable y de fácil conversación. Daba la sensación como si nos conociéramos desde hacía mucho tiempo. Me sentí muy a gusto a su lado.

Vestimenta: Blusa rosada, falda negra y botines de tacón alto. Muy elegante.

EXPERIENCIA
Relato del encuentro:

Laia se dió de alta en GirlsBcn el pasado día 15 de los corrientes y cuando descubrí su anuncio pensé en llamarla ya que lo que ví a través de sus fotos me gustó muchísimo.

Me puse en contacto con ella para informarme y me dijo que tenía el apartamento cerca de Plaça de Espanya. Finalmente fue ayer día 26 cuando me puse de nuevo en contacto y nos citamos para este mismo día, pero el encuentro lo trasladamos a los apartamentos Luxtal ya que me dijo que había dejado el apartamento donde recibía. Como detalle comentar que en su tarifa incluía el coste del mismo.

Así lo hicimos y a las 18.30 h nos citamos y nos encontramos allí.

La primera impresión fue muy buena porque la chica tal y como ya se puede apreciar en sus fotos es muy guapa y con muy buen tipo. Como saludo nos dimos un ligero morreo, señal de que la cosa iba por buen camino.

Charlamos un poquito y comenzamos a acomodar nuestras ropas en los percheros de la habitación y mientras eso ocurría, su cuerpo iba “iluminando” la misma y mi amigo empezaba su “peregrinación” hacia arriba al ir viendo las curvas que iban apareciendo.

Muy pronto nos enlazamos en unos morreos muy sensuales y tras la ducha de rigor seguimos con ellos toqueteándonos por todas partes hasta que pasamos a la cama para seguir con el juego en versión más íntima.

Así, Laia se coloca frente a mí y a cuatro patas coge al amigo y lo engulle con esa preciosa boca, y en un largo y placentero francés hace que mi excitación alcance ya el grado de ebullición. Además mientras el amigo seguía disfrutando de tan sabrosa acción, a través de uno de los espejos de la habitación observaba con la pose de Laia todo el esplendor de su culo en esa posición.

Era mi turno, ahora era yo el que iba a intentar que ella se pusiera en ebullición y con toda la paciencia del mundo empecé a saborear su sexo hasta que después de un buen rato, después de que mi lengua correteara sobre su clítoris y se metiera en su agujero para deleitarse del sabor de sus efluvios entre suspiros, gemidos, jadeos y frases sensuales llegó la exclamación definitiva junto a la contorsión de su cuerpo en un excitante orgasmo que acabó con unas risas de felicidad por parte de ella y que a mí también me llenaron de satisfacción por el trabajo bien hecho.

Breve relax y seguimos con un nuevo francés que pronto a petición mía se convirtió en penetración. Así que tras el enfundado del amigo pasamos a un ligero cowgirl, seguido de un excitante y largo a4 y mucho más largo y placentero misionero, que acabó con un nuevo orgasmo de ella al que yo con gran placer la hubiera seguido, pero pensé que era el momento de acabar de otra manera.

Así que hicimos stop y le dije que me gustaría acabar en su boca. Ella asintió complacida y ante ello, saqué la goma, pasé a la ducha para eliminar los rastros del látex y de esta manera limpio y reluciente, Laia empezó con un largo y trabajado francés.

Francés del que disfruté como nunca antes lo había hecho ya que tardé en llegar más de lo esperado y que gracias al gran trabajo muy meritorio por parte de Laia, pude entre su lengua y manos llegar al final mientras mi éxtasis era recogido en su boca hasta que no quedaba ya nada. Luego lo depositó en unos pañuelos de papel y así acabamos la parte sexual .

Charla inr¡teresante hasta que nos dió la hora, y tras asearnos y vestirnos, tocó despedida con la sensación de haber estado muy a gusto y con la sensación de que no sería la última vez que nos viéramos.