Laura Granollers

Total Fecha Media Usuario
1 11/2016
clos
1.997 veces

escort-66762
13

Añade tu experiencia con Laura

Ver comentarios del foro

por clos
Barcelona

Local Agencia o Club8
Duración30 minutos
Precio40
PechoNatural
FumadoraNo
BesosNo besa
FrancésSin
Griego

Llamo 20 minutos antes de ir. Me dice la encargada que hay 3 chicas. Laura, Rossi y otra que ahora no recuerdo. Me las describe físicamente y lo que hacen. Pero me recalca que Laura por el mismo precio que las otras, no cobra ningún suplemento de griego ni nada. Que es una chica muy implicada y que está teniendo mucho éxito. Ah y que si sé que hacen promoción de 40 euros la media hora. Le digo que sí.
Voy pa´llá. Es una casa de piedra, antigua, en una calle estrecha, en medio de naves industriales con gente trabajando. No lo encuentro muy discreto. pero encuentro la verja abierta Y pa´dento voy.
Cruzo el patio y toco el timbre. hay dos. Toco los dos. Me abren despues de 1 minuto. Me abre una encargada diferente a la que me habló por telefono. Esta tiene unos 40 o 50 años. La del telefono parecía más joven y tenia una voz muy  sexy. Hablan catalán las dos.
Me acompaña a la habitación.  Tiene un labavo propio, percha , biombo de esos para cambiarse ( no sé para que se usa si aquí, la gracia es que nos desnudemos mutuamente o uno delante del otro) y una cama de matrimonio.
Me presenta a tres chicas. Primero entra Laura, una chica negra, alta y delgada. Pelo largo y moreno. Tiene un poquillo de tripita. Segundo entra una chica también negra. Más bajita y con más culo. También me gusta. La tercera es Rossi. Es una chica guapísima, negra, con una melena de leona, pero para mi gusto, le sobran kilos. No está gorda, pero.
Las tres son sudamericanas y de piel negra o mulatas. Las tres en tanga, ropa interior sexy.
Escojo a la primera, Laura. Le digo a la encargada que si puedo repetir durante el servicio de media hora. Me dice que no hay ningún problema. 
Una vez desnudos, me voy a limpiar. Entro en la bañera y me dice, que si quiero ducharme. Digo sí, claro. Me dice, ah bueno, voy a buscar una toalla grande pues. Vuelve con una toalla grande. Me ducho solo, me seco y luego es el turno de ella. Se limpia solo el chichi y vamos a la cama.
Me estiro y inicia el servicio con un francés. Yo la acaricio y le manoseo suavemente el clítoris. Me dice que no le gusta. El francés es sin goma, pero no se la mete toda en la boca ni chupa mucho. Juega con la lengua y un poco los labios con mi miembro. Le digo que si podemos hacer el 69. Me dice que sí. Lo hacemos, pero a los 20 segundos me dice que no le va bien esta posición. Y se vuelve a poner a mi lado, a continuar el francés.
Mientras, le pregunto la edad y me contesta que 34. Que raro, pienso, la encargada por teléfono me dijo 26 (recuerdo su descripción y su nombre). Le pregunto que de qué país es y me responde que tiene padre cubano y madre dominicana. De ahí, su piel morena, mulata. Es suave. De cara es guapita, con unos labios gruesos, clásicos en afroamericanas.
En fin, cuando ya está del todo alzado, le pido follar estilo misionero. Me pone el condón. La goma es un poco estrecha, pero no hay más. No es que yo la tenga muy grande, pero bueno.
Entonces se la intento meter yo, con la ayuda de mi mano. Y me dice, uy, no ya lo hago yo, que me tocas con los nudillos de la mano y me hace daño. No sé. Le digo bueno, métemela tu. Se la mete y empiezo a fornicar. La manoseo por todo el cuerpo, la intento besar, pero lo evita. Pero bueno, continuo dale que te pego. Me corro a los 5 minutos. Sé que es poco rato, pero es que voy muy faltado.
Me estiro y me hace un masajito en la espalda. Luego le pido otro francés. Sin problema, pero con la misma fuerza y entusiasmo anterior. Al cabo de un ratito le pido volver a follar. Me dice que si aguanto...
Esa respuesta me atrinchera mis pensamientos. Ya estoy pensando que si me estoy haciendo mayor, que ya no aguanto lo que aguantaba de joven... En fin, que me pongo nervioso y el pene se afloja. Así hasta tres veces. Ella me decía, mira si no puedes , acabamos y ya está. Y yo pensaba, claro, pero solo te he follado 10 minutos, tu rai.
Le hago la cuchara y parece que vuelve a ponerse dura. La penetro, pero nada. Lo intento por atrás, con la posición del perrito. Y vaya trasero, y vaya paisaje que veo. Me pone su tatuaje que tiene en la espalda, su culo estrecho y joven. Pero la cosa no va bien. Me pongo nervioso y me dice, mira acaba y ya está. Hubieras cogido la tarifa de 1 hora. 
Aquí se acabó, ya sin volver a eyacular. 
Me visto, ella se pone una toalla grande y me acompaña a la salida. Unos besitos en la mejilla (los únicos, junto con los de la presentación en el paseíllo) y me voy. Al menos he descargado, pero me voy con la sensación que ya me hago mayor, pero con un poco más de implicación por su parte, hubiera salido mejor todo.