Feliz día de Reyes

Total Fecha Media Usuario
1 01/2014
Placer oculto
1.534 veces

ver todas las fotos de Mar Fontes
71

añade tu experiencia con Mar Fontes

Ver comentarios del foro

Barcelona

Apartamento de la escort10
Duración60 minutos
Precio200
PechoNatural
FumadoraNo
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
GriegoNo

Como todos sabéis, el  día de Reyes es un día en que se hacen regalos y yo me regalé uno mismo, se llama Mar Fontes
Me levante el 6 por la mañana con ganas de juerga y llamé a Mar Fontes, hacía tiempo que no tenía un regalo tan divertido. Hablé con ella por teléfono y hubo muy buen feeling, me citó en su apartamento al lado de Paseo de Gracia, situado en una finca recia muy acogedora y privada, perfecto para citas.
La señorita de piernas infinitas y sonrisa angelical, me recibió con un buen besazo y una copita de cava para celebrar la Navidad, iba vestida con un conjunto verde y unos zapatos de tacón, que quitaban el hipo. Se lo quiete rápidamente quedándose en tanga y sujetador, ella a cambio me bajo los pantalones y empezó a hacerme un delicioso Francés, mi excitación era de tal grado que no me contuve más y empecé a comerle la entrepierna, iba rasurada y sabía muy bien, ella gemía como una posesa, al segundo me cogió de la mano y me llevo a la cama y allí empezó la fiesta. Hicimos un buen 69 y cuando ya estábamos los dos apunto me enfundo mi pistola y la monte. Por arriba, por abajo, a 4 patas, todo le gustaba, pedía a gritos más, hasta que no pude más y finalice en su cara, que gusto.
Continuamos hablando y me di cuenta que estaba delante de una mujer muy cultivada y que podía hablar de cualquier tema sin ningún problema, al cabo de un reto mi
“ hermano pequeño” pedía más guerra y Mar me ayudo. Me hizo un buen Francés profundo, me puso una funda y volvimos a las andadas, empezamos a sudar y al final conseguimos terminar los dos a la vez, ella gemía sin parar y yo la empalé hasta quedar agotado. Descansamos un poco y me di cuenta que ya llevaba 15 minutos, de mas, al parecer ella nunca mira la hora, para mi mejor.
Me acompaño a la ducha,  luego me ofreció una coca cola, pague y me fui para mi casa pensando que no sería la última vez que volvería a verla.