María Ruíz… que placer volver a verte…

Total Fecha Media Usuario
7 03/2014
Manhattan
818 veces
VER COMPLETA 11/2013
Manhattan
1.746 veces
VER COMPLETA 11/2013
ivanieve
1.787 veces
VER COMPLETA 12/2013
Hispano
1.307 veces
VER COMPLETA 03/2014
elbicho
1.000 veces
VER COMPLETA 03/2014
Paso doble
910 veces
VER COMPLETA 04/2014
Kobe24
1.076 veces

ver todas las fotos de María Ruiz
66

añade tu experiencia con María Ruiz

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento de la escort9
Duración60 minutos
Precio150
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo

Nombre “artístico”: María Ruíz
Nacionalidad: española
Edad: 21

Valoración de cara: Guapa con mucha personalidad, con media melena negra y ojazos azules penetrantes cual hechicera, nariz pequeña algo aguileña y boca con labios más gruesos que delgados para besar y devorar que te invitan a pensar que la cita va a resultar muy excitante.

Valoración de cuerpo: sobre 1,50 cm con pecho mediano natural y pezones muy rosaditos, piel tersa y bien cuidada, cintura estrechita, caderas y piernas proporcionadas, vientre completamente liso y un culito respingón y de mordisco. Todo un placer.

Valoración de carácter: muy simpática, cercana y muy dulce. Muy, muy, muy implicada. Es educada y con clase. Habladora y de fácil conversación. Te sientes muy a gusto a su lado.

Vestimenta: con blusa negra y faldita a cuadros de colegiala, calcetines y zapatos negros. Muy apetecible.

Fumadora: No sé

EXPERIENCIA
Relato del encuentro:

Esta cita la tenía reservada desde la semana anterior para hacer un dúplex lésbico con Wella Morgan y María, pero al parecer Wella se ha tomado un descanso por algunos días y por tanto el dúplex se esfumó. No así María que entre otras, su presencia y mis ganas de volver a estar con ella, era uno de los motivos por los que me apetecía este dúplex. Así que cuando la llamé y ésta me confirmó la ausencia de Wella no dudé un momento en citarme para estar los dos solos.

Llegué puntual, me abre y cuando la veo me viene el flash del primer encuentro, en la que vi a una chica bajita, poco más de 150 pero con una picaresca que a mí me ponía y me pone muchísimo. Vestía como una colegiala y ésta se acerca a mí para darnos unos piquitos en los labios mientras nos abrazamos con cariño.

Me acompaña al salón donde charlamos brevemente y recordamos nuestra primera cita allá por el pasado mes de noviembre y ambos percibimos lo rápido que pasa el tiempo. Cuatro meses !!!

Me dice que me tiene preparada una sorpresita que consiste en que el jacuzzi estaba preparado y lleno de agua caliente para que ambos nos metiéramos en él. Gran detalle el suyo, que le agradecí sinceramente.

No quería esperar a que el agua se enfriase, así que pasamos a la habitación y allí ambos nos desvestimos y mientras sus ropas desaparecían, mi amigo empezaba a subirse hacia lo más alto al ver como iba emergiendo el pequeño pero sensual cuerpo de esta preciosidad que una vez se quedó con el sugerente conjunto de ropa interior de color negro, y una vez en el cuarto de baño no pude por más que abalanzarme hacia ella, para besarla, cogerle el culo, el sexo y darnos los primeros y sensuales morreos mientras el amigo ya buscaba entre sus piernas el calorcito de su sexo.

Al final nos metemos en el jacuzzi al que aún tuvimos que verter un buen chorro de agua fría para no quemarnos, y ya en su temperatura ideal empezamos a jugar mientras los chorros a presión relajaban nuestros cuerpos.

El amigo estaba tan tieso y feliz dentro del agua y con tan agradable compañía que en un momento dado, la cabeza de éste apareció de entre las aguas emergiendo como si de un periscopio de submarino se tratara, a lo que tras el comentario de su avistamiento María con gran simpatía lo engulló en su boca y empezó a chuparlo como si de un caramelo se tratara… qué visión tan original ver emerger al amigo del agua y ver como la boca de María lo iba a dejar brillante y reluciente.

Estas cosas son maravillosas y me hubiera encantado que allí mismo mi amigo descargara toda su energía, pero hubiera sido un disparate acabar así a las primeras de cambio, ya que como he dicho en más de una ocasión soy tirador de un solo tiro y antes de terminar quiero jugar mucho más.

Salimos del jacuzzi, nos secamos y ya directos a la habitación. Allí seguimos con nuestros besos y ya sobre la cama en la que, como dije la vez anterior, que una vez sobre ella, la diferencia de altura que hay entre los dos, 150 vs 180 cm se queda en nada y aquí es donde de verdad se disfruta de la chica.

Nuevos e intensos morreos mientras nuestras lenguas se entrelazan en un juego sensual que me puso a mil.

Pronto empiezo con lo mío, y lo mío es saborear su cuerpo al cual lleno de besos en pechos, vientre, piernas y al final entre éstas bien abiertas esperando que mi lengua cubra la totalidad de su sexo.

Ya en posición, comienzo a lamer con suavidad y cariño todo aquello que hace que su néctar comience a emanar como fuente en el campo y que yo saboreo mientras sus jadeos me indican que la cosa se está acercando al punto máximo y éste llega cuando sus piernas aprietan mi cabeza y su cuerpo se retuerce de placer mientras mi lengua se llena de un sabor aún más intenso.

Le pregunto lo evidente, a lo que ella responde con un “sí” largo de satisfacción y tras unos breves segundos de relax pasa a obsequiarme con la continuación del francés que empezó en el jacuzzi, pero que en este caso le pido que nos pongamos en 69 porque había algo que me apetecía hacer y era… meter mi lengua en su cerito.

Así puestos en posición, ella comienza de nuevo a engullir a mi amigo con gran maestría mientras yo introduzco mi lengua en cada uno de sus agujeros lo más profundamente que puedo. Así estamos un buen rato y además de la lengua también mi dedo índice penetra en su cerito para llegar todo lo profundo que puedo en una sensación excitante y alucinante mientras estoy a punto de correrme por su francés y por las sensaciones de introducir mi lengua y mi dedo en sus dos agujeros.

Tenemos que cambiar y entonces le pido la goma para pasar a un cowgirl con el que ella después de una gran cabalgada y un movimiento enérgico de bombeo por mi parte llega a su segundo orgasmo, cosa que a mí me satisface un montón. Me gusta pasarlo bien y me gusta que la chica también disfrute, y en este caso, era muy evidente.

Pasamos sin parar a a4 y además de la excelente visión de su cuerpecito en esta pose con la que me introduzco dentro de ella con el amigo pero al mismo tiempo introduzco en su cerito uno de mis dedos y así empiezo un movimiento con el que ella jadea de placer ante la doble embestida por los dos agujeros. Qué gozo vivir ésta situación.

Paramos un momento y sin cambiar de pose, la cojo por detrás arrimando al amigo entre sus piernas por detrás de ella aún en posición a4 y mi mano derecha la paso por delante de su barriga y me planto en su sexo donde comienzo a tocar su clítoris rozándolo con energía a lo que ella responde excitada por la sensación y ante ello sigo la friega hasta que la llevo… a su tercer orgasmo!!!

Que placer ver la respuesta de María ante cada una de las situaciones.

Muchas satisfacciones en poco espacio de tiempo, pero aún faltaba el “remate” y éste llegaría a continuación, ya que hoy María ha sabido hacer, gracias a su complicidad e implicación, que me sintiera muy excitado durante casi la totalidad de la hora y por esa razón cuando ha llegado mi turno estaba muy preparado y muy excitado.

Así en posición misionero, viendo a María totalmente receptora para que descargara dentro de ella, pude al fin ir en busca de mi clímax que muy sensorial y pausadamente iba llegando y ya dentro de ella con el amigo totalmente envuelto en su interior estrechito, prieto y muy lubricado mientras sus jadeos aumentaban mi excitación, llegó la esperada explosión en una corrida larga y placentera con escalofrío incluido que recorrió todo mi cuerpo desde la cabeza a los pies.

Ya apenas quedaba tiempo para asearse, vestirse y salir… y así lo hice y tras breve charla comentando lo bien que nos lo habíamos pasado y nos emplazamos para un futuro en el que podamos repetir tan agradable experiencia…

Poco más que contar después de mi relato…, hoy largo y detallado, pero me hacía ilusión contarlo y así lo he hecho. Cuando lo haces pareces revivir lo vivido…