Lección 1. Moviendo las caderas

Total Fecha Media Usuario
7 11/2013
Manhattan
1.746 veces
VER COMPLETA 11/2013
ivanieve
1.787 veces
VER COMPLETA 12/2013
Hispano
1.307 veces
VER COMPLETA 03/2014
Manhattan
820 veces
VER COMPLETA 03/2014
elbicho
1.000 veces
VER COMPLETA 03/2014
Paso doble
910 veces
VER COMPLETA 04/2014
Kobe24
1.076 veces

ver todas las fotos de María Ruiz
66

añade tu experiencia con María Ruiz

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento de la escort9
Duración60 minutos
Precio150
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Sus vídeos moviéndose al ritmo de la Wii y el posterior con sus “Clases particulares”provocaron en mí unas ganas terribles de conocerla y así que, ayer 5 de noviembre, la llamé por teléfono y después de una breve pero simpática charla quedamos en vernos a las 20 h de este mismo día.

Llegué puntual y cinco minutos más tarde por petición de ella, me plantifiqué en la puerta de su apartamento. Me abre y cuando la veo descubro a esta menuda pero atractiva jovencita que con una sonrisa de oreja a oreja me recibe muy cordialmente.

María és tal y como ella se describe… “muy bajita, pero peleona…”. Unos ojazos azules penetrantes cual hechicera, pero de las guapas, que te seducen mientras su amplia sonrisa con labios más gruesos que delgados y dientes perfectos te invitan a pensar que la cita va a resultar muy excitante.

Pasamos al salón y hablamos del cosquilleo que siempre aparece cuando conoces a una chica por primera vez (uno no se acostumbra a ello). Me ofrece bebida y le pido agua.

Nos sentamos y tras cruzar unas risitas y comentarios sobre sus vídeos pasamos al primer envite con unos morreos con lengua, señal inequívoca de que la fiesta ya está garantizada. No coincibo sexo sin morreos y a ella le pasa lo mismo.

Así que con los besos noto que mi amigo ya está apretándome en el pantalón por lo que le pido a María que pasemos a la habitación.

Una vez allí nos desvestimos y ante mí, conforme su ropa va desapareciendo, aparece este piboncito pequeño, sobre 1,50, pero muy bien formado y que se queda sólo en braguitas mostrando sus pechos medianos pero muy bien puestos y ese culito tan apetitoso. Así pasamos al baño.

Ella se agacha para manipular los mandos de la ducha y al ver su culito en esa posición no puedo resistir la tentación de acercarme por detrás y colocar mi pene entre sus nalgas mientras mis manos, una le acariciaba las tetas y la otra paseaba sobre su sexo aún cubierto por las braguitas.

Cuando María nota lo que tiene entre sus piernas comienza el mismo movimiento que muestra en su vídeo “Moviendo las caderas” y eso hace que me ponga como una moto. ¡Que sexy y excitante!

http://www.youtube.com/watch?v=cSPsyzIAJ10

El agua de la ducha estaba casi tan caliente como yo, así que sin esperar nos metemos dentro y nos enjabonamos los dos juntitos. Aclarado, secado y ya sin parar a la cama…

Lo bueno de la cama es que una vez sobre ella, la diferencia de altura que hay entre los dos, 1,50 vs 1,80 se queda en nada y aquí es donde de verdad se disfruta de la chica.

Nuevos e intensos morreos mientras nuestros cuerpos desnudos se entrelazan como pulpos, besos en los pechos, en el vientre, en las piernas y al final a disfrutar de su sexo, de sus jadeos y después de un buen rato de saborear su néctar sabrosísimo, notar la contorsión de su cuerpecito ahora tenso por la excitación de su orgasmo y después relajado. Qué placer!

Después viene un francés natural que lo hace con gran maestría y pasión. Notas como su lengua se enrosca en tu pene mientras se lo introduce todo lo que puede, con unas GP alucinantes y al final tienes que pedir tiempo muerto para pasar a la tercera fase.

Primero Cowgirl y después A4, un tiempo para cada pose donde María mostró que es muy apasionada lo que facilita enormemente mi excitación. Me encantan sus jadeos ya que no se corta a la hora de emitirlos y eso la convierte en una chica muy implicada y muy sexy.

Al final pasamos a mi posición preferida, misionero. Me introduzco en el interior de su vagina, estrecha y muy mojada y después de un buen rato con sus jadeos cada vez más intensos y sugerentes, de besarnos una y otra vez, llegaría mi final con una corrida gloriosa.

Después, relajados y a gusto, breve charla donde me comentó que habían sido dos sus orgasmos, uno en el cuni y el otro en una de las poses, aunque no me quedó claro en cuál. Toda una experiencia para vivir y repetir…