Maribel Alonso… una sobreexcitación inusual… qué placer.

Total Fecha Media Usuario
1 01/2015
Manhattan
1.597 veces

escort-50276
20

Añade tu experiencia con Maribel Alonso

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento de la escort7
Duración60 minutos
Precio100
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
GriegoNo

Valoración de la Cara: Más que muy guapa. Preciosa, con unos ojos verdosos algo rasgados que le dan un aire muy sensual. Nariz perfecta y boca de labios generosos que se dejan besar y besan con devoción acompañándolos con una lengua juguetona con piercing incluido para hacer las delicias de quien los recibe. Cabello teñido rubio claro de pelo suelto que suele recogerse a la hora de empezar la fiesta. Preciosa de verdad. Con esa cara a mí ya me “tiene”.

Valoración del Cuerpo: Qué pedazo de cuerpo que calza la niña… Cuando la vi casi me caigo de espaldas. Soy consciente de que con el tema de los cuerpos cada uno tiene su gusto y seguro que el de ella no será el predilecto de muchos, pero para mí su cuerpo está hecho a mi medida. Me gustan en general todos los cuerpos, en especial los que mantienen esa forma de guitarra… y el de ella en concreto es eso, pero además con todo en su justa medida, ni muy mucho ni muy poco. Suficiente pero más bien con más que con menos. Alrededor de los 170 cm de curvas de vértigo con unos pechos suficientes, bien alzados y desafiantes. Mini cintura a la que le siguen unas caderas con algo de cartucheras pero que para nada la afean, todo lo contrario, las encontré muy bien puestas y tras ellas un culamen en su justa medida pero generoso como pocos y como sostén de esa parte del cuerpo unas preciosas piernas de muslos prietos y contorneados y entre medio esa vulva generosa que esconde su preciado tesoro al que me comí con devoción una vez estos muslos se separaron para que mi cabeza se metiera entre ellos. Para mi gusto… un pibonazo.

Valoración del Carácter: Muy simpática y risueña, no muy habladora pero de sonrisa agradable y siempre dispuesta. Implicada a más no poder y con ganas de agradar. Conmigo lo tuvo muy fácil, me sentí muy a gusto a su lado.

Vestimenta: Me recibió con ropa interior para que mi cara de cordero degollado brillara en su máximo esplendor… madre mía… que manera de levantar los ánimos… A todo ello “montada” en zapatos de tacón alto con lo que su escultural figura alcanzaba tintes de desmayo para quien la viera…

Relato del encuentro:
No sé si es porque Murphy me alteró la cita (lo cuento) o porqué Maribel, lo más probable, haya tenido mucho que ver en ello, pero la verdad es que hoy mi excitación ha sido algo anormal ya que normalmente suelo estar más relajado en estas situaciones y en cambio hoy estaba a mil, diría que sobreexcitado. Como si hiciera un porrón de días que no hubiera tenido sexo… Y en realidad el fin de semana lo tuve, así que…

Todo empezó en que ese lunes 19 de enero, denominado como el día más triste del año, Blue Monday, me apetecía salir y estaba o por repetir con alguna de mis asiduas o mirar de conocer a alguna de las muchas señoritas que pululan en éste y otros foros.

Al final opté por lo segundo y eché mano de agenda donde tengo ese listado de nombres que tenía como preferenciales y en este caso fue Maribel Alonso la que me sedujo para ese día.

Le envié un whatsapp a ver si contestaba y lo hizo casi al momento lo que facilitó mi decisión de conocerla a ella sin más.

Así lo hicimos y a través de este medio concretamos la cita para las 19 horas.

Cuando ya estaba camino recibí un nuevo mensaje en el que me pedía 10 minutos más . Le dije que ok y así con más tiempo tuve la suerte de buscar y encontrar aparcamiento en zona azul en el chaflán enfrente del lugar de la cita.

Me entretuve con el móvil mirando internet e incluso hice un par de llamadas. A las 19:08 salí del coche para dirigirme a la dirección del número facilitado pero antes tenía que llamarla para que me indicara el piso al que tenía que llamar.

Cuál es mi sorpresa que cuando me coloco frente al portal indicado, el móvil pasa a negro… y sin entender nada veo que me he quedado sin batería. Alucino con ello ya que es la primera vez que me pasa. Además el cabroncete del iPhone no me avisó que tenía baja la batería.

Así que de repente me entra el sofoco al pensar que estaba frente el portal de un edificio que en alguna de sus, creo, 10 viviendas había una en la que me esperaba Maribel.

Me dio por llamar a timbre por timbre, pero no lo hice ya que el riesgo hubiera sido enorme.

Opté por entrar en un bar que hay al lado a ver si casualmente tenían un cargador de iPhone… nada de nada. Busqué alrededor por si había una tienda de telefonía… nada.

Total que me meto en el coche, dejo mi buen aparcamiento y salgo pitando hacia mi despacho, por suerte no muy lejos de allí, a unos 10 minutos en auto. Voy volado hacia arriba para coger allí un cable de iPhone ya que en el coche tenía cargador pero casualmente me faltaba el cable.

Puse a cargar el móvil mientras volvía de nuevo hacia el apartamento y al momento de ponerlo en marcha y llamar a la sorprendida y supongo contrariada o cabreada Maribel para disculparme, y tras escuchar mis argumentos, al final decidió aceptar que subiera a verla aunque a todo eso la hora de entrada prevista para las 19:10 se convirtió en las 19:45. Por suerte el aparcamiento seguía tal cual lo había dejado y eso me hizo ganar algo de tiempo.

A partir de ahí todo fue un no parar, sexualmente hablando, porque cuando me abrió la puerta y me encontré con ese cuerpo en ropa interior y con esa cara preciosa, ya todo se me levantó y sin parar me lancé con pasión desbordada a merendarme lo que tenía delante de mí.

Una vez duchado, limpio, secado y envuelto en mi toalla, los dos de pie al lado de la cama, empezamos la sesión con un morreo largo y sensual con lengua incluida y un descenso de su cabeza hacia el amigo que hacía de perchero de la toalla y una vez allí apartándola lo engulló con un francés lento y sensual que trabajo tuve para mantener el equilibrio ante tal felación.

Nos metimos en la cama y como un poseso empecé a saborear su cuerpo con la única intención de seguir hasta la confluencia de sus muslos y meter mi boca entre ellos para saborear su sexo con pasión casi descontrolada.

Lo hice con pasión pero con suavidad a pesar de la tremenda excitación que me causó el cuerpo y cara de Maribel.

Estuve un buen rato hasta que llegó lo esperado, con sensuales jadeos, incluso hasta algún grito ahogado, risas y muchos comentarios agasajando el trabajo realizado. Y así, feliz por haberlo conseguido y viéndole la cara de satisfacción por haberla llevado hasta el final, pasamos a fase 2.

Nuevo francés con repaso de webes y ceritos tanto por su parte como por la mía. Enfunde del amigo y primera intro en un cow más excitante de lo normal. Tuve que pedir un stop cuando en esa posición aguanto lo que me echen.

Cambiamos a A4 y más de lo mismo. Nuevo stop ya que me “iba” como un adolescente y pasamos a misionero. Aún peor, o mejor, depende como se mire…. Me hubiera corrido como un bendito, pero sabía que Maribel es especialista en terminaciones en boca, así que se lo dije y tras su asentimiento me puse en posición tumbado boca arriba mientras ella con gran maestría y después de despedir al señor látex engulló de nuevo al amigo y en un francés magistral derramé toda mi pasión en su boca y no paró hasta que salió la última gota.

Satisfecho por lo acontecido después de un inicio de relación que aventuraba a fracaso absoluto acabé como no podía acabar mejor.

Lo mejor de todo, sin duda, ha sido haber conocido a este pibonazo con el que me he sentido tan y tan a gusto. Y sabiendo que, parece, pronto nos va a dejar, según me dijo el próximo mes de febrero… hubiera sido de bofetada no haber conocido a esta princesa que si la agenda me lo permite espero repetir antes de que nos deje definitivamente.