Mariona Querol… Otra princesa para mi corte de asiduas…

Total Fecha Media Usuario
1 11/2014
Manhattan
1.842 veces

escort-50276
20

Añade tu experiencia con Mariona Querol

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento de la escort9
Duración60 minutos
Precio150
PechoNo lo sé
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
GriegoNo

Valoración de la cara: Muy guapa. De estructura redondeada con larga melena rubia de pelo sedoso y bien cuidado. Preciosos ojazos de color verde y de mirada felina con los que te hipnotiza, nariz pequeña en su sitio y bien puesta y unos labios carnosos para besar y ser besados y que ella los emplea junto con su lengua dispuesta y juguetona el tiempo que fuera necesario.

Valoración de cuerpo: Viendo sus fotos, auténticas y reales (salvo que esconden algún que otro tatoo que a mí no me importa en absoluto), poco hay que decir que no se vea ya que se trata de una teen de cuerpo perfecto, con unos pechos naturales de tamaño medio bien alzados y en su sitio, con una cintura de avispa y un culo sabrosón y respingón con el que uno se pone tonto cuando lo tiene entre sus manos. Eso es lo que me ha pasado a mí cuando he tenido la oportunidad de cogérselo y acariciárselo siguiendo sus sinuosas curvas. Y como remate, unas piernas bonitas con buenos muslos. Una muñeca para gozar de lo que uno desea cuando acude a una cita de esta índole.

Valoración de carácter: Implicada, simpática, dulce, cariñosa, alegre y amable. Preocupada de que no te falte de nada. Con un carácter así no he podido por más que sentirme muy a gusto a su lado.

Vestimenta: Batín de seda negro semianudado con una cinta y debajo conjunto de ropa interior de color negro los sujetadores y braguitas negras con algo de color granate. Zapatos negros de tacón alto.

Relato del encuentro:

Tras el “descubrimiento” de su anuncio en Girlsbcn apunté en mi apretada agenda lumil y con mayúsculas el nombre de Mariona para una inmediata visita.

Mis compromisos con otras escorts que ya había adquirido la semana anterior hicieron que pasaran los días y no encontrara dónde colar la ansiada cita.

Hoy no era ese día ya que entre cita y cita me gusta dejar al menos un par de días, pero a veces por compromisos familiares esto no es posible y algo de eso ha pasado hoy y la semana anterior, que me cité el jueves habiendo estado el día anterior en otras citas.

Por supuesto que aún y así funciono, y muy bien, pero si hay un par o incluso tres días entre citas, obviamente hay más ganas y parece que se disfruta más del momento.

Sea como fuera y teniendo el viernes comprometido por temas familiares pensé que ese jueves, 20 de noviembre sería un buen día y así la llamé y así quedamos.

Por teléfono su voz ya me pareció de lo más sensual y al preguntarle si a la hora que le sugerí estaría disponible, me dijo que sí, tomando la pertinente nota para presentarme puntual a la hora y en la dirección acordada que casualmente volvía a ser la misma en la que una semana antes había estado con Gisela Amat.

Así lo hice y tres minutos antes de la hora la llamé para avisar que ya estaba cerca de allí y me contestó diciendo que ya podía ir hacia la puerta y que me abriría al momento.

Otra vez oí el taconeo de los zapatos que descendían por la escalera de madera hasta llegar a la puerta principal. Ésta se abrió y detrás de ella apareció esta preciosidad que con una sonrisa de oreja a oreja y una expresión cercana me dio la bienvenida al tiempo que nos dábamos unos besos de “encantada/do en conocerte”.

Escaleras arriba nos metimos en la suite principal del apartamento y a partir de ahí la repetición de esta liturgia que tantas veces he repetido en ese mismo lugar. Algún día las contaré… solo por curiosidad…

Así seguimos con una breve charla, un acto administrativo, un botellín de agua que le pedí a su pregunta de qué me apetecía beber; ropa, la mía en el perchero, toalla enorme que me entrega, camino al cuarto de baño, ducha y vuelta a la habitación acompañado por ella en todo momento.

Llega la hora de la verdad y cuando la puerta se cierra tras nosotros me la quedo mirando y en un acto de semi estriptease y mirada felina con esos ojazos verdes, se suelta la cinta que anuda su batín, se lo saca y aparece ante mí esta princesa en sugerente conjunto de braguitas y sostenes que hace que el amigo que ya venía algo puesto se ponga al nivel que toca en esos casos.

Nos fundimos en un abrazo con el que nuestras bocas hicieron lo propio y entre sensuales morreadas las manos comenzaron el peregrinaje de palpar todo ese cuerpo de marcadísimas y suaves curvas para gozar de tener entre tus brazos semejante manjar sabiendo que muy pronto será tuyo…

La ropa interior pasó a formar parte de la decoración sobre uno de los sofás y ya sobre la cama seguimos morreándonos efusivamente hasta que dejé por un rato su boca y con la mía inicié este paseo por todo su cuerpo hasta llegar entre sus muslos y empezar con lo que casi me gusta más de la relación. Me gusta, me excita y pongo todo el sentimiento y paciencia en ello…

Un par de colegas míos, escribieron en sus experiencias con ella en otro foro, que sobre el tema del orgasmo, no estaban seguros de si había llegado hasta el final. Y cierto es que a veces no se alcanza el objetivo, pero hoy… sin ánimo de presumir, tengo que decir que Mariona sí llegó, y aparte de exteriorizarlo con sus jadeos y risas finales, y no lo digo yo, fue ella quién me dijo que se había corrido muy a gusto y que se lo había hecho muy bien.

Después fue el amigo el que recibió su agradecimiento con unas engullidas hasta la campanilla al tiempo que el roce muy suave de sus dientes añadían más excitación de lo que suele.

Le pregunté si podía acabar en su boquita y me dijo que sí. Pero aún no era ese el momento y después de colocarnos en 69 y repasar de nuevo su conejito y ahora también su cerito le pedí de enfundar al amigo y comenzamos la intro con un largo cow en el que estuvimos en perfecto acoplamiento en más de una ocasión con sensuales morreadas y mordisquitos en cuello y orejas.

Cambiamos a a4 para disfrutar de la vista que ofrece ese trasero divino con esa mini cintura y esa espalda casi atlética en un paisaje memorable.

Luego un rato de misionero cuya pose la practicamos dos veces ya que entre una y otra hubo un intento por mi parte de acabar en su boca. Pero éste es un final al que me cuesta llegar si no he dejado pasar al menos dos o tres días entre una relación y otra.

Hoy no era el caso, ya que como he escrito antes, ayer miércoles tuve “fiesta” con una de mis asiduas “misteriosas” y con apenas 24 horas, la felación por muy bien hecha que esté me cuesta un montón llegar hasta el final. Si a ello le juntamos mi preocupación por la chica al notar que me va a costar más de lo que debería, la cosa se pone peor. Y puedo afirmar que el francés de Mariona es para que te saque hasta la última gota.

Así que volvimos a calzar con nueva gomita al amigo y pasamos de nuevo al misionero con el que ahora sí, ahora llegué a mi particular corrida con gran excitación y placer viendo a la belleza que me entregaba ese cuerpo receptivo y participativo, moviéndose acompasadamente mientras el amigo rozaba por sus paredes vaginales, apretaditas y lubricadas y además su boca y la mía jugaban con las lenguas para poner aún más picante a la relación.

Tocaba relax y tocaba hablar de cosas, en este caso salieron más temas personales que de foros o de sus foreros. Con ello al contarnos esas mini interioridades aún acabamos con más buen rollo del que habíamos empezado y con el ánimo de volver a vernos. Cosa que seguro así sera…

Este apartamento sigue siendo un nido de bellezas increíbles… Habrá que felicitar a quién corresponda por el buen gusto que tiene a la hora de elegir a las damas que conforman este harén que de verdad es de los mejores de la ciudad…