Marta Masip… otro yogurín con cuerpo de pibón

Total Fecha Media Usuario
1 01/2015
Manhattan
1.294 veces

escort-50276
20

Añade tu experiencia con Marta Masip

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento de la escort8
Duración60 minutos
Precio120
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
GriegoNo

Valoración de la Cara: De estructura redondeada y muy guapa. Aspecto totalmente juvenil con media melena de cabello castaño oscuro sedoso y bien cuidado. Preciosos ojos oscuros, alegres y vivarachos. Nariz bonita y boca sonriente de labios generosos muy dados a besar a los que acompaña con una lengua también gererosa y juguetona. Muy guapa.

Valoración del Cuerpo: Sus fotos ya valen más que mil palabras… auténtica teen de formas sinuosas, sensuales y sobretodo juveniles. Rondará los 170 cm en un cuerpo de forma atlética y de piel blanca con pechos naturales, alzados y provocativos, estrecha cintura con barriga lisa y tersa. Caderas suficientes y culo de mordisco, perfecto y respingón y de “postre” unas esbeltas y contorneadas piernas que la convierten en un bolli-cao exquisito.

Valoración del Carácter: Dulce y tierna, con un tono de voz encantador y ese catalán de provincias que, concretamente a mí, me pone muchísimo. Simpática y risueña, habladora y con ganas de saber y aprender. Implicadísima y cariñosa. Me sentí muy a gusto a su lado.

Vestimenta: Me recibió con un batín de raso aterciopelado de tono rosado, dejando entrever por la parte superior estos preciosos pechos sujetos con sostenes de color negro. Zapatos de tacón alto luciendo piernas y cuando se quitó el batín pude apreciar el resto de su ropa interior, en este caso braguitas de color negro. Pura delicatessen.

Relato del encuentro:

Qué generosa es la vida con los que tenemos la oportunidad de pasar por esos momentos de sexo y lujuría con señoritas como la que hoy he tenido el placer de conocer.

Marta es una delicia, una teen preciosa y un bomboncito para acariciar, lamer y degustar cada rincón de su precioso cuerpo. Y cuando lo has hecho hay que mirar hacia arriba o hacia donde uno quiera y pensar, qué suerte la mía…

Y eso es justamente lo que hoy he hecho mientras bajaba las escaleras del apartamento después de haber retozado con esta belleza catalana de origen andaluz.

La llamé el martes día 20 y pregunté para citarnos, pero ese día me dijo que hasta las 20.30 no podría hacerlo. Está claro que semejante bombón tenga esa lista de espera, y que quizás eso sería lo habitual, por lo que pensé que sería mejor cambiar mi hábito que es citarme a partir de las seis de la tarde, y para no tener problemas, hacerlo a la hora que ella empieza a trabajar.

Le pregunté por ello y me dijo que su hora de inicio eran las 12 del mediodia, pero que si a mí me iba bien podríamos quedar a las 11 h.

Pensé que era una buena opción, ya que con ello, encontraría a una persona mucho más “descansada” y fresca. Por lo tanto, así concretamos y nos citamos para el jueves 22 a esa hora “temprana”.

Llegué puntual al apartamento, que por cierto ya conocía de mis dos anteriores citas con Tania Bassols (ahora de vacaciones).

Cuando me abrió la puerta ya vi que lo que me esperaba era mucho mejor que lo que había previsto.

Besos de saludo, y paso a la habitación donde tras breve charla protocolamos con lo habitual y después de desvestirme pasamos los dos a la ducha.

Allí nos dimos un chute de Listerine y disfruté como niño con zapatos nuevos cuando Marta se saca y acomoda su batín sobre una repisa y se queda en ropa interior mostrando todo el esplendor de su espectacular cuerpo. Un cuerpo que en pocos minutos iba a ser presa de mis manos, de mi boca y de mi amigo que con toda esa parafarnalia estaba ya empinado y a punto para el embite.

Nos metimos los dos en la ducha y allí entre los chorros calentitos del agua que se agradecían ya que en el baño no es que hiciera calor precisamente, pero entre los cuerpos juntitos, las manos enjabonadas tocándolo todo y el agua caliente por todas partes no pasamos nada de frío. Además los primeros morreos ayudaron a que eso fuera impensable.

De allí a la habitación y a partir de ahí la lujuria y el encanto de gozar de las caricias de esta teen amable y generosa en implicación y que empezó con un francés y un repaso de webes muy estimulante.

Seguimos con grandes morreadas jugando con nuestras lenguas y tras ellos la mía se fue a su sexo para comprobar a qué sabían sus efluvios, que aunque no en abundancia sí estaban allí para que me deleitara con su peculiar y exquisito sabor.

A continuación hubo un 69 que me sirvió para repasar su cerito y finalmente llegó la hora del látex con el que enfundamos al amigo y con ello empezamos la “triada”… cow, A4 y misionero.

En la posición cowgirl estuvimos un buen rato y en uno de mis comentarios de cambiar a A4 me dijo que siguiéramos un rato más y así lo hicimos. Luego cuando me dijo lo que me dijo entendí el porqué de estar más tiempo en esta pose.

Luego otro rato en A4 y finalmente pasamos a misionero acabando yo con gran placer con esta última posición.

Hubo la opción de haber acabado en su boquita ya que ella lo ofrece pero, curiosamente he descubierto que acabar en la boca de una señorita que acabo de conocer no me da la misma satisfacción que hacerlo acabando en su vagina.

Es curioso pero si no lo hago así, me da la sensación de que no me la he follado. Cada uno tiene su forma de pensar y en este caso sus manías, las mías, pero prefiero acabar con la pose de misionero que en la boca.

Por supuesto si fuera capaz de echar dos disparos, entonces la cosa estaría clara, primero en boca y luego en misionero o al revés, pero con uno solo… ya queda dicho.

Lo que no descarto es que haya boca en un segundo o tercer encuentro con la misma, si en la vez o veces anteriores ya he acabado con misionero.

En fin, aún quedaban unos minutos y nos quedamos sobre la cama con mi cuerpo sobre el de ella, me dijo que le gustaba esa sensación. Y entre lo que hablamos le pregunté por sus orgasmos ya que Marta no es nada propensa a jadear y eso a la hora del cunillingus, o en el propio acto despista un poco ya que no sabes qué tal se siente ella… y comentó que no solía, pero que precisamente hoy con el cow se había corrido. Ahora entiendo el porqué de seguir más rato en esa pose.

Me dijo también que no es de mojarse en exceso y que por eso pueda parecer que no haya llegado pero, que sí que los tiene. Y que por supuesto con el cuni se lo pasa muy bien y se excita muchísimo.

Bueno es saber y conocer las interioridades de las señoritas que visitamos y por supuesto, Marta pasará a formar parte de esta lista cada vez más extensa de señoritas con las que quiero repetir.

Qué suerte la mía…