Póquer de experiencias con Paula Bonet-4 y final

Total Fecha Media Usuario
4 06/2013
Manhattan
2.007 veces
VER COMPLETA 05/2013
Manhattan
727 veces
VER COMPLETA 06/2013
Manhattan
699 veces

ver todas las fotos de Paula Bonet
68

añade tu experiencia con Paula Bonet

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento de la escort8
Duración30 minutos
Precio110
PechoNo lo sé
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo

Póquer de experiencias con Paula Bonet - Part3 4 y última

Relato del encuentro:
La cuarta experiencia con Paula fue el viernes 28 de junio. Con ésta han sido 4 las citas que he tenido con Paula en menos de un mes. Parece que me gusta… ¿no?

Quedamos a las 16 h y estando yo en el aparcamiento cercano al apartamento recibo un mensaje diciendo que ha surgido un problema y que deberíamos posponer la cita para una hora más tarde.

Parece que se le coló un cliente no previsto y no pudo decir que no. Supongo que conmigo hay más confianza. La llamo y le digo que vale.

A las 17 h le mando un mensaje y me contesta que llame a la puerta que me abrirá. Así lo hago y tras de ella aparece mi princesa, más guapa que nunca, con un kimono de color rojo y sus labios a juego con ese color. Muy guapa, la espera siempre vale la pena si al final recibes como premio una cita con Paula.

Directos a la habitación, se nota un cierto, movimiento. Claro es final de mes y en este apartamento hay ni mas ni menos 4 de las mujeres más atractivas del sector.

Ya en la habitación me dice que no se encuentra muy bien, que se siente algo cansada… parece que el cliente o clientes anteriores no le dejaron buen cuerpo, creo que me dijo que había estado con dos antes que conmigo.

Además me pide que en lugar de una hora si no me importa coja la tarifa de media para así tener mas tiempo para preparase pues tenía otra cita a las 6 de la tarde.

Mal presagio pensé yo, pero estaba allí, era mi turno y quería “arreglar” la última cita en la que ni siquiera pude penetrarla. Asi que rápidamente al baño, ducha rápida y de nuevo a la habitación.

Nos abrazamos, nos besamos efusivamente, me encantan los morreos, no coincibo sexo sin morreo, pero morrearme con Palua es mucho mas excitante, para mi, claro.

Nos caemos en la cama mientras el kimono se cae por el camino, también el sujetador  y me quedo con ella, su cara, su cuerpo para pecar y sus braguitas negras que aún la hacen mas atrayente a mis ojos.

Besos por todo el cuerpo, braguitas fuera y ante mi ese sexo depiladito que a mi tanto y tanto me gusta.

Le digo que esté tranquila, que le voy a hacer un cuni muy y muy suave y muy largo. Voy a emplear 20 minutos de mi tiempo en este menester, que luego yo con 5 minutos ya tendré bastante para penetrarla y correrme.

Ella me pide que en esta ocasión no le ponga el dedo en su interior, (es claro que la relación o relaciones anteriores no habían sido muy satisfactorias) le digo que ok  y empiezo con mucha suavidad a disfrutar de ese manjar que tiene entre sus hermosas piernas.

Así van pasando los minutos y yo sigo deleitándome con su sabor mientras ella va emitiendo unos gemiditos que parece que cada vez van en aumento.

Al rato me dice que le puedo meter la puntita del dedito. Cosa que hago al momento, con mucha suavidad, claro.

Su vagina comienza a estar muy mojada, la lengua sigue relamiendo todo su sexo rodeando en circulos su clítoris, ahora con suavidad, ahora con más fuerza.

El dedo comienza a entrar mucho más adentro pues sus efluvios hace que esto sea más facil, intento encontrar su punto G cuando ella empieza a tensar su cuerpo al tiempo que sus jadeos son cada vez más elocuentes, está a punto… que maravilla, sigo ahora con un poco más de ritmo y ella se retuerce emitiendo esos jadeos que me ponen a mil mientras el orgasmo recorre todo su cuerpo al tiempo que dice un “ya, ya…” y me quedo quieto con mi boca abierta con todo su sexo dentro de ella.

Así, al cabo de unos segundos aparto mi cara y le veo la suya sonriente, como iluminada, esa cara que tienen la mayoría de mujeres cuando han “llegado”.

Le ha gustado y eso para mi ya no tieme precio. Le pido la goma, me enfundo y ella se ofrece a un A4 pero le pido otra pose, así que saltamos de la cama y me siento en uno de los sillones de la habitación.

Ella se pone de cuclillas sobre mi y en posición amazona se introduce mi pene hasta el fondo de su vagina, yo la agarro por la cintura y por el culo y comienza un movimiento acompasado arriba y abajo como nunca me lo habían hecho, que al poco se va volviendo cada vez más rápido y en nada hace que me corra como un niño recién estrenado mientras nuestros labios se enzarzaban en un beso apasionado. Que gran amazona Paula! Que sexy!!!

Asi terminamos, eso siempre es lo peor, ducha rápida y para casita, que uno tiene sus obligaciones.

Antes de salir me presenta a la única chica que no conocía, Laia Vidal. Otra preciosidad que junto a Arlet, Carla y Paula forman ese póquer de ases imposible de superar.

Ya en la puerta beso en los labios de despedida con un “gracias Paula, volveré pronto”.