Sara Pons… no podía esperar un día más en conocerla…

Total Fecha Media Usuario
2 08/2014
Manhattan
3.317 veces
VER COMPLETA 04/2015
Manhattan
1.696 veces

escort-50276
19

Añade tu experiencia con Sara Pons

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento de la escort10
Duración60 minutos
Precio150
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Sara Pons… no podía esperar un día más en conocerla…

Son de esas chicas que cuando ves su anuncio piensas… ahí va… qué belleza… y ya sin más, coges el teléfono, te contesta y quedas con ella. Así de simple y así de rápido. Eso he hecho y así me ha ido…

Valoración de la cara: Guapa. Larga melena rubia de cabello sedoso y bien cuidado. De rasgos alargados y mirada de niña traviesa con ojos muy bonitos de color miel. Nariz pequeña y boca grandecita con sensuales labios que saben besar muy bien. Lengua juguetona con piercing incluido con el que hace maravillas con él.

Valoración de cuerpo: Figura estilizada de estructura delgadita, teen auténtica. No llega a los 160 cm pero “montada” en sus tacones la suben a una altura muy apetecible. Y sin ellos también lo es… Piel finísima y muy suave al tacto. Pechos no muy grandes pero suficientes y agradables con pezones reactivos que se estimulan fácilmente. Vientre liso, caderas suficientes y un culito de mordisco. Piernas, ya se aprecia en sus fotos, muy atractivas y bien formadas.

Valoración de carácter: Muy simpática, ríe con facilidad. Implicada, alegre y amable. Me he sentido muy a gusto a su lado.

Vestimenta: Pantaloncitos cortos de color beige y top negro con lo que su cintura quedaba al descubierto. Zapatos de cintas color rojo con altos tacones. Muy apetecible.

Relato del encuentro:

Pues tal y como he explicado al inicio de este escrito la cita ha sido una cita relámpago.

Primero le escribí un mensaje de bienvenida en su blog y a continuación le envié un MP con el mismo motivo de bienvenida y emplazándome a conocerla.

Hoy recibí su MP de contestación y la he llamado al móvil en cuya conversación nos hemos puesto de acuerdo para vernos.

He llegado puntual a ese apartamento que durante buena parte del pasado año y del mes de enero del presente, fue como mi segunda casa, ya que no había semana que no lo visitara.

Cuando he llegado a la puerta y la he avisado para que me abriera he oído ese ritual tan familiar a mis oídos, de esos tacones que bajan por la escalera de madera que tiene el apartamento cerca de la puerta principal.

Cuando se ha abierto la misma he podido contemplar la preciosidad que me esperaba y después de una abrazo y unos besitos en las mejillas hemos enfilado la escalera hacia la habitación principal que se encuentra en el primer piso de este apartamento.

Allí hemos charlado un poco, hemos acordado el tiempo y efectuado la transacción y después de colgar mi ropa en el perchero me ha acompañado al cuarto de baño donde me he refrescado con ganas.

De vuelta a la habitación hemos empezado con muy buen pie la relación ya que al primer acercamiento nos hemos morreado apasionadamente y con ganas. Sara besa muy bien y le pone especial énfasis en ello lo que ha provocado una rápida reacción del amigo que aún detrás de la toalla ha empezado a mostrar su poderío, haciendo que la toalla pasara ya a un lugar menos molesto.

Nos hemos metido en la cama y aquí el festival de besos aún se ha incrementado más besándonos por todas partes y después de besar y lamer sus pezones que se reactivaban con ganas he decidido tirar por la tangente e ir en busca de lo que tanto me gusta.

He lamido con cariño su sexo y con mis manos y dedos he acompañado a mi lengua que al son de sus jadeos seguía saboreando los fluidos que ya empezaban a emanar. Un buen rato disfrutando de esos momentos sublimes hasta que sus jadeos y su retorcimiento de cuerpo nos anunciaban la llegada de su orgasmo acompañado de una buena dosis de efluvios que han aparecido en ese momento llenando mi lengua y boca de ese sabor tan especial.

Breve relax y hemos seguido, ahora sobre ella en misionero con el mismo movimiento pero sin penetración, a lo que le he pedido que se diera la vuelta y hemos hecho el mismo juego pero por detrás.

Así en esa posición me he incorporado y he aprovechado para dirigir mi lengua entre sus glúteos y perforar con ella su cerito que ha aceptado gustosamente emitiendo suaves suspiros y enculando si cabe un poco para que la lengua penetrara aún más.

Entonces ha sido ella quien me ha invitado a ponerme cómodo y cual felina ha empezado a jugar conmigo con unos besos por mi cuello entre mordisco y chupetones sin llegar a marcar.

Eso me ha puesto a mil y al amigo aún más duro y tieso. Luego siguiendo con el mismo juego ha ido hacia abajo y allí ha empezado a engullir y con la ayuda de ese piercing juguetón ha hecho que estuviera a punto de “irme”.

No lo he hecho pero sí que me he quedado muy sensible. Por eso que al enfundarme, no sin antes ella se sentara en mi boca y le diera un nuevo repaso por su sexo, mojado y preparado, es cuando sobre mí en cow se ha montado y ya no hemos parado de movernos en esa posición durante mucho tiempo, hasta que me he corrido con mucho placer. Estaba tan a gusto que no tenía ganas ni de pasar a a4 ni acabar como a mí me gusta, en misionero.

Luego relajado y a gusto por lo vivido, hemos charlado mientras apuraba el botellín de agua que me dio al llegar a la cita y nos hemos reído muy a gusto y así hasta consumir el poco rato que ya restaba para llegar a la hora de la despedida.

La despedida de una cita muy agradable de la que espero poder repetir algún día.