Selena… mare meva… Qué pedazo de hembra!

Total Fecha Media Usuario
1 05/2015
Manhattan
1.809 veces

escort-50276
20

Añade tu experiencia con Selena

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento por horas9
Duración60 minutos
Precio150
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
GriegoNo lo sé

No suelo emplear frases tan primitivas a la hora de ponderar los atributos de las señoritas, pero me ha salido del alma… y lo he escrito así porque es lo que sentí al ver las fotos de esta señorita en un día, lunes 25 de mayo, en que mi líbido, estaba algo más alterada de lo habitual.

Y después de haber tenido el gustazo de retozar entre sus pechazos, entre sus piernas y morrear esos labios hechos para eso y más, tengo que reafirmarme en lo escrito en el titular… Una hembra para gozar del sexo en toda la extensión de la palabra… Lo cuento.

Valoración de la Cara: Muy y muy guapa, preciosa de bellísimas facciones. Larga cabellera de pelo negro, liso y bien cuidado. Ojos bonitos, penetrantes, de mirada irresistible. Nariz perfecta y una boca concebida para el amor. Solo hay que mirar sus fotos. Con unos labios perfectos y abundantes, una dentadura perfecta y una lengua juguetona para llevarte al paraíso.

Valoración del Cuerpo: Pibón del 15 de cuerpazo alucinante por encima de los 165 cm. Estructura “del que no falta de nada” de piel de apariencia más bronceada que morena con textura suave y bien cuidada. Pechazos naturales talla 100 por lo menos (aunque en su anuncio dice 90) algo blandos pero  alzados y bien puestos a pesar de su tamaño, impresionantes. Cintura estrechísima a la que le siguen unas caderas y un culo respingón y de mordisco. Y por si esto fuera poco toda esa parte superior de su cuerpo lo sustentan unas piernas de bandera moldeadas como una escultura y con unos muslos para  meterte entre ellos, ya sea con la cabeza o con tu cuerpo y gozar del sexo al más alto nivel.

Valoración del Carácter: Profesional con experiencia a pesar de su juventud. Amable, risueña, simpática e implicada para que no te falte de nada. Habla cuando hay que hablar y escucha cuando hay que escuchar. Inteligente sabiendo dónde está y a dónde va. Me he sentido muy a gusto a su lado.

Vestimenta: De calle, muy atractiva. Camiseta top de manga corta de color verde oliva y una falda larga desigual de color negro ajustada a su figura. Zapatos de tacón medio. Debajo conjunto de lencería negra que pude observar mientras acomodaba su ropa e iba apareciendo la esplendorosa figura que al poco iba a ser mía… qué emoción y qué suerte…

Relato del encuentro:

Corroborar lo que en la previa ya he anticipado de que cuando vi las fotos de su anuncio no tardé más de un minuto en llamar a su agencia y a partir de ahí, todo en línea ascendente hasta llegar a conocer la que en mí provocó ese apretón en los pantalones cuando, repito, vi sus fotografías.

Fotos que a veces, gracias a los numerosos retoques a las que son expuestas pueden llevarte a alguna que otra decepción.

Este no es el caso y cuando me pasaron a la habitación y al poco apareció Selena se me iluminó el alma al ver lo que acababa de cruzar la puerta.     

Un pibonazo con una cara preciosa y un cuerpazo ataviado en ropa casual con una camiseta y falda ajustadas a su cuerpo sin estridencias. Al contrario, muy elegante y con clase pero eso sí, marcando una figura que supongo más de un esguince de cuello debió provocar en la calle. Porque es de esas figuras que difícilmente pasan desapercibidas y difícilmente dejas de mirar si como yo eres hombre enamorado de la belleza física femenina.

Charlamos brevemente y pasamos al arreglo administrativo, al acomodo de la ropa y a la pertinente y en este caso apetecible ducha ya que el calor de ese día era mayor del habitual.

Así que tras la ducha y con nuestros cuerpos a punto para lo que venía, pasamos al juego amoroso que empezamos los dos de pie al lado de la cama, con un buen abrazo, un sobeteo intenso y unos primeros besitos en los labios para poner más picante al asunto.

Aquí hubo el primer amago de que se me doblaran las piernas pues esa boca tan sensual se fue hacia abajo y al llegar a la altura del amigo lo engulló y siguió con un francés que tuve que pedir el consecuente stop para evitar un final prematuro de la relación.

Pasamos a la cama y aquí nos dimos el primer morreo con lengua que me puso aún más burro de lo que estaba, pasando ya sin parar a pasear mi boca y mi lengua por todo su cuerpo hasta hacer parada y fonda entre sus muslos donde empecé con ese ritual que tanto me gusta.

Sus jadeos pronto aparecieron y la prontitud de su orgasmo parecía llegar de inmediato pero no hubo forma… usé todas mis habilidades en este menester, y lamentablemente para mi hego y por supuesto para el gozo de ella, no hubo forma de llevarla al orgasmo y tras largos minutos intentándolo tuve que desistir.

Le pregunté si no le había gustado… y es claro que sí, pues mojó en abundancia, pero me confesó que como mucho solía tener un orgasmo al día, y ese, al parecer ya lo había dejado horas antes con otro cliente que se encontró con un camino más dispuesto que el mío.

Son cosas que pasan y por supuesto tampoco por ello me vine abajo. Hubiera sido absurdo tan siquiera pensarlo. Por supuesto que me encanta que mi pareja se lo pase bien y si puede llegar al orgasmo mucho mejor, pero en estos casos uno va a lo que va en busca de su propio placer y eso estaba claro que iba a llegar sin problema.

Y para ello nada mejor que un nuevo francés con chupadas hasta la campanilla para ponerme a punto de caramelo.

Pasamos a la siguiente fase y después de enfundar al erecto y tieso amigo se montó sobre él en cuclillas y comenzó un movimiento de metesaca que casi me parte en dos. Qué barbaridad y qué gusto ver a este pibón en esta posición moviéndose como lo hizo.

Luego en esta misma posición dobló sus piernas y seguimos así morreándonos, amasando sus pechos que acercaba a mi cara para que me la inundaran por completo mientras se los comía, chupaba los pezones y le agarraba el culo bombeando desde abajo en un movimiento al son de sus jadeos.

La cosa estaba a nivel de incandescencia y un servidor poco iba a durar, pero había que hacerlo desde atrás por lo que pasamos al a4 y casi “muero” porque en esta posición, reflejándonos en cada uno de los muchos espejos que esta habitación tiene, en lo que parecía una escena de peli porno, mirando su preciosa cara y viendo ese culo con esa cintura y espalda era para dejarse ir y explotar de placer, pero uno es muy tozudo y prefiero el acabe en misionero. No era cuestión de esperar más, cambiamos y se puso en posición.

Me quedé mirando todo su cuerpo en esa pose receptiva con sus piernas abiertas de par en par esperando que el amigo se introdujera dentro de ella y loco de emoción me introduje sintiendo todo el roce de su cavidad estrecha y lubrificada y en pleno metesaca después de sentir como su lengua y la mía se fundían también en un apasionado morreo, me dejé ir soltando toda mi pasión en aquel cuerpo al que me acoplé en perfecto ensamblaje para llegar a ese final alucinante.

Me quedé echo un flan por el placer vivido y por haberme tirado (con perdón) a semejante pibonazo, y feliz por lo acontecido me tumbé a su lado mientras me sonreía maliciosamente sabiendo a dónde me había llevado.

Y allí seguimos, en este caso hablando sobre situaciones familiares y de trabajo… y dejamos pasar estos minutos que aún nos quedaban hasta rebobinar y volver como al principio vestidos tal y cómo habíamos llegado para salir cada uno por su lado con aquella satisfacción, por mi parte, de saber que había tenido sexo con una mujer de bandera.

En este caso, una más de las muchas que en mayor o menor medida tengo el placer de compartir esas maravillosas horas de sexo y que como siempre agradezco a quien corresponda por tener ese privilegio de poder hacerlo con señoritas tan guapas, tan jóvenes y tan diferentes…

Qué suerte la mía…