Silvia Palau… un manjar muy apetecible…

Total Fecha Media Usuario
2 11/2014
Manhattan
3.571 veces
VER COMPLETA 09/2016
leif eriksson
1.614 veces

20

Añade tu experiencia con Silvia Palau

Ver comentarios del foro

por Manhattan
Barcelona

Apartamento de la escort9
Duración60 minutos
Precio150
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
GriegoNo lo sé

 

Valoración de la Cara: Muy guapa, de estructura ovalada con larga cabellera castaño oscuro de pelo sedoso y bien cuidado. Ojos marrones, alegres y vivarachos que denotan además sinceridad y buena gente. Nariz pequeña acorde a su cara y unos labios para besar y que te besen que comparte con gran pasión en unos morreos con lengua apoteósicos.
Valoración del Cuerpo: Cuerpazo cercano a los 170 cm de curvas estilizadas en una estructura ósea más bien atlética de formas extremas, con especial énfasis a su cintura de avispa y al culo que le sigue que es para enmarcar y para comer, como servidor hizo cuando llegó el momento de hacerlo. Es más bien delgada pero tiene de todo y muy bien puesto. De pechos más bien pequeños pero con pezones atrevidos y una piel aterciopelada y bronceada que la hacen muy atractiva.

Valoración del Carácter: Inmejorable. Es de esas personas que con solo cruzar la puerta ya parece que la conoces desde hace un montón de tiempo. Simpática, dicharachera, muy amable y atenta. Además es extrovertida e inteligente. Sabe lo que quiere y a dónde va. Por supuesto que me sentí muy a gusto a su lado. Por cierto que su manera de ser y hasta su forma de expresarse y moverse me recordó a una ilustre de los foros… Xenia Hot.

Vestimenta: “Uniforme” de la casa con batín negro que medio cubría un body de encaje del mismo color y zapatos también negros de tacón alto.

Relato del encuentro:

La verdad es que cuando el pasado jueves 30 de octubre descubrí su anuncio se activaron ipso facto mis ganas de llamarla y citarme para ese mismo día, pero ya estaba comprometido con otra cita y para el día siguiente tenía otro compromiso, en ese caso familiar, y no pude hacerlo.

No obstante sí contacté con ella a través de mail y nos emplazamos en vernos muy pronto.

La llamé por teléfono a eso de las 17h de ese día, 4 de noviembre que parece nos trajo el esperado cambio de temperatura, y nos citamos para esa misma tarde a las postrimerías de su horario habitual, de hecho terminó más tarde de lo que suele pero en ningún caso me demostró impaciencia en que la cosa terminara antes.

Llegué puntual, nos conocimos con ese “hola” que denota complacencia por parte de ambos en lo que es sin duda la mejor manera de empezar y ya sin parar enfilamos la escalera que nos llevaría a la suite de este apartamento tantas veces frecuentado por mí.

Procedimos con el protocolo habitual en estos casos y tras la ducha y secado por mi parte empezamos nuestra hora de lujuria y sexo… y nunca mejor dicho.

Silvia es una máquina sexual que se pone en marcha y te tritura y te devora cual máquina de hacer salchichas.

Un volcán de pasión que me llevó a una constante excitación con sus besos desenfrenados, con esa lengua que te traspasa y se enrosca con la tuya y después, aún de pie, se arrodilla, coge al amigo que ya está en lo alto y presto a lo que venga y lo engulle en una mamada alucinante que se lo traga hasta la campanilla mientras te mira lascivamente de reojo para ver la cara de cordero degollado que uno debe poner ante esta felación.

Las piernas casi se doblan y tienes que pedir un stop para que no se acaben de doblar del todo.

Entoces la levantas, vuelves con los morreos, le das la vuelta y le coges desde atrás sus pequeños pero apetecibles pechos mientras el amigo corretea por entre sus nalgas buscando el calor de su sexo. Y así sin más la invitas a que cual gatito se acomode sobre la cama pero sin perder de vista ese culo que ahora en pompa te muestra, mientras gatea.

Y aquí es cuando servidor, ante tal manjar, mete su boca y su lengua entre esos glúteos tan bien formados y sugerentes y entre ellos introduce la lengua en el primer agujero que encuentra lo más profunda que puede, y notas como ella, a gusto con ello, te encula para que ésta se meta lo más adentro posible.

Los gemidos y jadeos ya empiezan a sonar por toda la habitación y sigues con la lengua jugando entre sus glúteos y ahora también en su sexo ya súper mojado a lo que acto seguido le das la vuelta y sin parar, no sea que la cosa mengüe, empiezas con un cunilingus de los de verdad para saborear ese sexo que ahora ya está hecho caldo.

Chilla, jadea y se mueve en una excitación pasional pero controlada y mueve su pelvis y se retuerce mientras la lengua sigue allí al ritmo y al compás de esas caderas que se mueven buscando una mayor afinidad.

Afinidad que llega finalmente cuando los dedos, en ese caso dos de ellos, se meten en su vagina al tiempo que la lengua sigue su particular versión de lengüetazo por todo aquello tan gustoso y los jadeos siguen y siguen sin parar hasta que llegan aquellas palabras que tanto me gustan y tanto me ponen… “me corro… “ y sigues así hasta que eso ocurre y sus movimientos empiezan a menguar para entrar en un relax general que dejan a uno y al otro relajados y satisfechos…

La primera parte no podía haber empezado y acabado mejor. Luego viene la segunda…

“Ahora me toca a mí…” eso dijo y así lo hizo. Nueva felación con escupidas y miradas lascivas y sensuales con GP’s profundísimas, lengüetazos por los webes y por todo el perineo y de repente la mano mágica, esa que se coloca en tu culo y mientras el amigo es engullido literalmente dentro de su boca, uno de sus dedos juega en mi ano para introducirse en su interior y tener que pedir un stop al momento porque la corrida con eso era ipso facto y aún no había penetrado el cuerpo de esa princesa y no quería correrme sin antes haberlo hecho.

La emplazo a que lo que me estaba haciendo lo dejemos para después de la “intro” y ella asiente para seguidamente colocar el látex al amigo y ya protegido y a punto se lo introduce montando sobre mí en posición cowgirl para seguir con una cabalgada no al trote sino al galope. Qué manera de moverse y qué bien lo hace en esta posición.

Estuvimos un buen rato hasta que se levanta, se da la vuelta y en posición cow invertido se mete al amigo de nuevo en su interior y seguimos con una segunda cabalgada o galopada. Qué placer ver su culo en esta posición al tiempo que ves al amigo entrando y saliendo sin parar de ese cuerpo tan sexy.

Tiempo y cambio de posición, ahora en A4, pose espectacular con ese cuerpo y el amigo que se introduce para empezar con un movimiento “allegro ma non troppo” que siguió así durante un buen rato hasta que ella entre largos jadeos y gemidos de placer me dice que se va a correr…

Por un momento pensé en parar y pedir el cambio de posición, pero la noté tan excitada que pensé en seguir e intentar que ella se corriera y yo aguantara para poder cambiar y hacerlo un rato en posición misionero y acabar corriéndome en su boca…

Ese era el plan, pero la cosa se complicó. Sus jadeos resonaban en la habitación de un modo muy sensual y excitante. Intenté no mirar su cuerpo y pensar en otras cosas mientras el amigo seguía su ritmo, ahora con más intensidad y rapidez ya que ella así me lo pidió.

Quería aguantar y por eso miraba a todas partes para intentar distraerme y aguantar para no correrme. Mis ojos no la miraban pero mis oídos escuchaban esos sensuales y excitantes jadeos mientras sus palabras decían que ya estaba llegando y que se corría…

Entonces dejé de pensar y de hacer esfuerzos extras y me solté para ser también yo partícipe de su corrida dejándome llevar y corriéndome al mismo tiempo que ella… Con lo que mi plan de acabar en su boca… lo dejaremos para otro día…

Siempre pensamos que lo que no hemos hecho podría ser mejor, pero en ese caso, es seguro que hubiera sido diferente pero seguro que no mejor.

Cuando uno se corre a dúo, creo que es de un placer insuperable al menos para mí. Así que doy por bien empleado ese final y me siento satisfecho por ello. Y por lo que ella me dijo, la satisfacción ha sido mutua. O sea, que…Genial!

Valoración de la implicación: Implicación total y absoluta. Ganas de agradar y de estar a tope con el acompañante. Esa es mi impresión y así lo digo. Aunque hay que constatar, ya que así lo comentamos que influye muchísimo el feeling y el buen rollo que se pueda generar entre una pareja, y que eso con solo cruzarse las primeras miradas ya se ve o se nota si será o no posible. Por esa razón me comentó que el acabar en su boca no lo hace con todo el mundo y que depende mucho de ese feeling que hemos comentado. Conmigo hubo buena química y no hubiera habido problemas con ello si no hubiera acabado antes, como así fue.

Valoración final: (lo mejor/lo peor) Lo mejor: Ella en general. Su pasión, su entrega, simpatía y un montón de adjetivos a cuál mejor. Además por el rato que estuvimos hablando se le ve que tiene un nivel cultural muy alto y puedes hablar con ella de cualquier cosa…

Lo peor: Nada… como se dice por ahí,  esta chica solo trasmite sensaciones positivas y buen rollo.