Angélica Beck y Juliette: trío con una rubia y una morena

Total Fecha Media Usuario
1 09/2012
louielouie
1.483 veces

escort-17137
20

Añade tu experiencia con Angélica Beck

Ver comentarios del foro

Barcelona

Apartamento de la escort9
Duración60 minutos
Precio400
PechoTuneado
FumadoraNo
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo

La historia de este encuentro se remonta tiempo atrás. Debido a la complicidad que tengo con Juliette son frecuentes las fantasías del tipo vamos a hacer un trío con fulanita. Fulanita fue en esta ocasión Juliette. Sus nuevas fotos y video me removieron el deseo de retozar junto a esta súper tiarraca. Tras unos días de "reflexión" me decido al fin el último viernes de septiembre.

La historia comienza con una llamada a Angélica desde el portal de Juliette. Cuando contacto con ella me dice que está a punto de llegar y decido subir primero a comenzar a saborear a Juliette. Cuando llego al rellano me cruzo con algunos vecinos de los pisos contiguos pero hago como si nada. La verdad es que para esto no tengo demasiada vergüenza. Cuando Juliette me abre la puerta me quedo alucinando: mucho se ha dicho aquí del excesivo perímetro de sus nuevos pechos, pero la verdad es que a mi me encantó y tan sólo con su visión pillé una buena erección. Por lo demás, su cuerpo sigue estando esculpido en piedra y su culo es de los mejores del escorteo de esta ciudad. Después de la presentación, y mientras esperamos a Angélica, decido ganar tiempo y pasar por la ducha de rigor. Cuando salgo comienzo a magrear las tetas de Juliette por detrás de Juliette y el espejo que tenemos ante nosotros me devuelve una estampa para enmarcar. A todo esto la dureza de mi amigo es cada vez más agudizada y le restriego la polla por las nalgas. Siento una excitación increible y pongo a Juliette en la cama boca arriba para que ella comience una mamada de las suyas, es decir, también de las mejores del circuito escortil de Barcelona, que alterna con una megacubana increible. A todo esto por fin llega mi musa Angélica que se había equivocado de parada (no fue problema porqué ese tiempo de demora fue debidamente subsanado) y entra en la habitación a saludarme con una par de besos llenos de afecto. Me dice que se va a duchar porqué viene sudada y yo me quedo con Juliette en la habitación, que ahora me hace echarme a mi en la cama boca arriba para practicarme una mamada espectacular. Se llegó a meter toda mi polla entera. Su técnica és una pasada, te saliva el capullo y se la traga entera. Mientras estábamos en esos menesteres aparece al fin Angélica que se une a nosotros.

A Angélica le puso cachonda la imagen con la que se encontró (lo sé por su cara, la conozco muy bien) y se incorporó a la cama para añadirse al arte felatorio de Juliette. Ella es también una experta en estos avatares, y tener a esas dos campeonas de la lengua de Baudelaire con mi polla en sus bocas alternadámente y a ratos al unísono, fue todo un reto para no correrse allí mismo. A continuación, Angélica que es puro morbo, decidió que era el momento de que descansara un poco y me deleitara con la visión de un buen lésbico. Ella tomó las riendas y comenzó a besar a Juliette. La argentina se puso cachonda, porqué Angélica hace magia con su lengua, y se lanzó a comerle las tetas a Angélica que le correspondió. Allí estaban las dos restregándose sus cuerpos y yo ya no aguanté más y me puse por detrás de Juliette a restregarle otra vez mi polla por sus nalgas. Juliette estaba cada vez más cachonda: Angélica y o estábamos literalmente follándonosla.

Estaba tan cachondo que necesitaba follar sí o sí, y le pedí a Juliette que se echase en la cama para follármela a lo misionero. Así lo hice, mientras Angélica a mi lado me besaba y me acariciaba el pelo, estimulándome a incrementar el ritmo. Quise que el tema siguiera un rato y paré para comprobar como Angélica le comía el coñito a Juliette. Literalemente la volvió loca, incluso Juliette llegó a darme las gracias por haberle presentado a Angélica. Estuve un rato mirando y poniéndome bien cachondo. Ya no tenía mucha más cuerda y le acerqué la polla a Juliette para que me la lamiera mientras yo observaba como Angélica seguía con su cunnilingüis de matrícula de honor. La técnica felatoria de Juliette me llevó en poco rato a correrme copiosamente en su boca, dando por concluida un trío de nivel altísimo.

Necesitaba recuperar aire y me estiré en la cama mientras Angélica me mimaba al unísono que las dos bellas iniciaban una conversación que giraba entorno a sus temas profesionales. No se conocían y Juliette alucinó con el ímpetu de Angélica en la cama. Luego me quedé un rato con Angélica mientras Juliette se duchaba y tuvimos ocasión de charlar un rato, porqué hacía mucho que no nos veíamos. Después, tras nuevo paso por la ducha, me fui acompañado de Angélica hasta la calle. Me impactó que ambas se despidieran con un buen morreo que confirmaba el feeling que había surgido entre ellas en la sesión.

Este tipo de experiencias son un pequeño lujo por los 400 euros en total (200 para cada una) pero bien merecen la pena de vez en cuando.