Barbie, cuando la realidad supera a la fantasía

Total Fecha Media Usuario
3 12/2011
louielouie
1.961 veces
VER COMPLETA 09/2011
Campeon
1.715 veces
VER COMPLETA 12/2011
Campeon
989 veces

escort-17137
21

Añade tu experiencia con Barbie

Ver comentarios del foro

Barcelona

Dirección Cliente
Duración60 minutos
Precio300
PechoTuneado
Fumadora
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Tras fantasear con un segundo encuentro con Barbie en multitud de ocasiones (yo también soy de los que miran periódicamente sus videos) este se hizo realidad el día siguiente a Sant Esteve. En esta ocasión quedamos en mi casa por la mañana, ya que ella reside en las cercanías de Barcelona y no me apetecía el desplazamiento. Al conocerla sentí la suficiente confianza como para jugar el partido en mi propio terreno.

Barbie ha ganado mucho en este año y medio que ha transcurrido desde nuestra primera, y hasta ese día, única cita. Ahora tengo la impresión de que es mucho más simpática y que está mucho más suelta. Físicamente sólo puedo deciros que está bastante mejor que en los vídeos y en las fotos. Las 3D se me antojan imprescindibles para valorar el impactante cuerpazo de la muchacha. No es muy alta y es todo curvas esculpidas en piedra. Ese culo debería constar como una de las maravillas del mundo. Las piernas, los pechos, el addómen, su sonrisa juguetona, su dulce voz...todo es una locura. Está un poco menos rubia que en las fotos y tenía la cara un pelín picadita por un peeling que se había hecho. Ese, aunque sea un detalle absolutamente menor, es el único motivo por el que le he otorgado un 9 y no un 10 en lo que a físico se refiere.

Se presentó puntualmente a la hora acordada vistiendo unos tejanos ajustados que podrían perjudicar la salud pública y una chaqueta de cuero bajo la cual llevaba una camiseta negra escotada. Nada más verla te conviertes en macho alfa. Me pidió un zumo porqué según me comentó fuma esporádicamente. Yo no noté nada de mal aliento y no hizo ni amago de fumar durante la experiencia.

A partir de aquí comenzó el festival. Primero nos desnudamos mutuamente poco a poco estando de pie, en mitad de infinidad de besos con lengua. Me restregaba todo su cuerpo y de vez en cuando se giraba para pasar su culo tan sólo protegido por un tanga sobre mi paquete (a esas alturas ya paquetón) tan sólo resguardado por mis boxers. Estuvo un buen rato metiéndome mano por debajo del calzoncillo que es algo que me encanta. una vez superada esta fase sin correrme (lo que supuso un gran esfuerzo mental) me senté en el sofá. Barbie se arrodilló y me hizo una mamada de esas que te ponen los ojos en blanco. Cuando vi que mis recursos mentales para evitar la eyaculación eran insuficientes le pedí parar. Ella aprovecho para acariciarme con dulzura. Pasado ese impás, me enfundo y me cabalgó. Yo alucinaba de placer pero tenía en mente una postura que no estaba dispuesto a perderme. Me levanté y le pedí que se pusiera de rodillas en el sofá mirando a la pared. Como habréis adivinado se trataba de un A4 por todo lo grande. Sin duda ese rato largo que estuve bombeando con la gloriosa visión de su esplendoroso culo mientras nos besabamos con pasión es un hit parade de mi vida puteril. Cuando comencé a perder fuelle volvimos a la posición anterior (ella cabalgándome) hasta que ella decidió volver a una buena mamada. La tenía estirada sobre mis piernas, regocijándome con su culo que ponía en pompa pícaramente, mientras ella recorría con su lengua todo mi glande y me miraba de una forma que me llevó al extasis irremediablemente. Cuando vió que ya me corría puso sus pechos para que fuera allí donde fuera a parar mi (abundante) corrida. Luego charlita distendida con muchas risas y despedida con otro buen morreo.

Desde aquel día me he reprimido en volver a llamarla pero no tengo duda de que repetiré porqué no hay día que no me ponga algo cachondo recordándolo.

Barbie no es la escort más económica del mercado pero en cierto modo ofrece algo único con ese cuerpazo explosivo que tiene. Si los bolsillos lo permiten merece la pena tener la experiencia aunque sea una vez en la vida.