Ingrid - Dulce jovencita catalana - tel. 639052918

Total Fecha Media Usuario
1 10/2011
Pepe1980
1.649 veces

escort-webmaster
18

Añade tu experiencia con Ingrid

Ver comentarios del foro

por Pepe1980
Barcelona

Hotel
Duración60 minutos
Precio200
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Después de mucho tiempo, me tocó regresar a Barcelona, aunque por un breve periodo de tiempo. A diferencia de la mayoría, me pasé el fin de semana dedicado por completo al trabajo, para por fin descansar un lunes, día en el cual decidí darme un gustito, muy merecido la verdad. Fue entonces cuando revisé mi pequeña lista de 'pendientes' y llamé a Ingrid. Un poco seria al comienzo, pero me imagino que es la desconfianza de contactar con un cliente nuevo. Para suerte mía tenía libre unas horas esa noche, y quedamos en mi hotel.

Nos saludamos con dos besos y entró algo seria. Conversamos muy brevemente y le propuse que haga un pequeño striptease para calentar el ambiente. Ella ya estaba con mejor semblante y ya mantenía la sonrisa con naturalidad. Baila de manera muy sensual y sugerente y se acerca para empezar con los besos y las caricias. Me quitó la ropa sin dejar de moverse de manera muy sugerente y empezó a tocármelo y pasar su lengua, para luego terminar dando una mamada deliciosa y salvaje a la vez. Cuando estaba muy cerca del final se sentó sobre mi y empezó con movimientos fuertes mientras me sujetaba del cuello sin dejar de gemir. Así hasta que terminó el primer round. 

Aunque ya estaba previsto, me dijo que nos tomemos una ducha para recuperar el ímpetu. Ya en la ducha me dio un poco de masajes en los hombros para quitar el estrés del fin de semana. Tiene buena mano, sin llegar a ser excelente. Luego de refrescarnos y secarnos mutuamente un poco, nos tumbamos sobre la cama para empezar a jugar un poco. No nos tomamos mucho tiempo para "previos" ya que, aunque estaba pasando un buen rato, el reloj no perdonaba, y ya me había dado cuenta que quedaban pocos minutos para que se cumpliese el tiempo. Con ella tumbada y yo encima encontramos una postura más que idónea para descargar "lo último" del estrés acumulado. Fue un final muy satisfactorio. Y ella se portó también a la altura en la recta final con buenos movimientos de caderas y gimoteos.

Casi con el tiempo encima, fue a darse una ducha muy rápida para vestirse a la velocidad de un rayo. Yo sólo me puse la bata para darme un baño luego con mayor tranquilidad. Nos despedimos casi sobre la marcha deseándonos una buena velada. En general, una faena bastante buena. Puede repetirse en un futuro, aunque primero me gustaría probar algunas más que tengo "marcadas" en mi lista.  Le doy un notable a esta niña.