Lina y Valentina.

Total Fecha Media Usuario
2 08/2012
Oliba
2.145 veces
VER COMPLETA 10/2012
TenienteCorrupto
1.386 veces

escort-17856
20

Añade tu experiencia con Lina y Valentina

Ver comentarios del foro

por Oliba
Barcelona

Apartamento de la escort8
Duración150 minutos
Precio600
PechoTuneado
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
GriegoNo

 

No sabría, a ciencia cierta, deciros cuando empezó mi afición por el sexo en grupo.  Puede incluso que no empezase, sino que simplemente se activase, porque siempre estuviera ahí, cómo parte intrínseca del carácter masculino, reminiscencia de nuestro pasado, o presente, animal. El gallo con su docena de gallinas. El lobo con su manada de hembras... Polígamos promiscuos.. así somos. Así seremos siempre

O  quizás fuera el porno. Esos tríos de mujeres insaciables, esas orgías maratonianas. Esos hombres de inagotable virilidad que pueden con todo y con todas…

Yo que sé. Sería cuando fuera y por lo que fuera. Pero el sexo en grupo me gusta y, de vez en cuando, me propongo satisfacer mis gustos.

Hace tiempo que perseguía la idea de realizar un buen trío. Pero me complico la vida. A veces porque quiero hacerlo con una acompañante, con la que la complicidad raya la perfección, genuinamente bisexual y, claro, es difícil encontrar la tercera participante. Que si te gusta a ti, que si me gusta a mí, que si va a ser fingido, que si va a ser sin ganas, que ésta no que me da vergüenza, que la conozco… Y así pierdes tiempo y tiempo, y hasta las ganas. Entonces decido que lo haré con dos desconocidas, hasta ese momento. Pero bueno, tampoco es fácil, en este mundo de engaños e interpretaciones , conseguir  que una fantasía adquiera tinte de autenticidad.

Y ya probé suficientes patrañas de cabelleras que se enmarañaban en un pubis ajeno y de receptoras gimiendo exageradas. Que no, que no…

Pero, ya hace tiempo, vi el anuncio de Lina y Valentina. Vi la fotografía de ellas dos juntas insinuando un beso. Vi que ofrecían este servicio y, después de dar y dar vueltas…

Fui a verlas

Y acerté. Un pleno acierto.

Guapas. Las dos. Y además, exquisitamente maquilladas para resaltar su belleza. Un regalo que aprecio enormemente: la escort que dedica un tiempo  a prepararse para mi cita. Perfecto.  Lencería perfecta. Música.

 Escenario: Sofá y sillón. Perfecto. No quería cama. Aire acondicionado. De pie se besaron y desnudaron una a la otra. Mientras yo esperaba. Y se revelaba un seno de Lina y Valentina lo besaba. Y Lina correspondía. Y las dos me miraban. Y los dientes de Valentina se enmarañaban en el hilo de tela que seguía el surco de las nalgas –preciosas- de Lina. Y desaparecía el hilo. Y yo miraba. Y ellas también….

Seguiría una película pornográfica de esas que un día activan el gen ese del Gallo y el Gallinero.  O  una clase magistral de combinatoria de 3 elementos cogidos de 2 en 2, de 3 en 3… o de 1 en 1, que también hubo contemplaciones y juego  entre los tres en solitario.  Se dedicaron y se me dedicaron. Sin tregua desde que entré por la puerta… y hasta que me salí en ellas y salí de nuevo… a descansar un poco. A tomar unas cañaíllas y unos chipironcitos en el tast de la pescadería del mercado cercano. Cerveza helada. Café…. Y volver a ellas, de nuevo, a comer más y a ser devorado. Y a mirar cómo devoraban,   mi todo yo, su todo ellas.

Golosas gatitas. Cómo jugaban al final sus lenguas y labios sin dejar de mirarme. Golosas gatas compartiéndome

Deliciosas, de verdad. Guapas, implicadísimas. Profesionales, en el mejor sentido, en el que debería ser ejemplo. Profesionales y honestas. Dan lo que prometen y lo que pactas. Lo que debería ser siempre. Así de es este mundo de simple

Una maravillosa tarde de Agosto.