Maditando con Mariona

Total Fecha Media Usuario
1 05/2011
mackie
1.173 veces

escort-webmaster
20

Añade tu experiencia con Mariona

Ver comentarios del foro

por mackie
Barcelona

Apartamento de la escort9
Duración80 minutos
Precio150
PechoNatural
FumadoraNo
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo

 

Tuve ganas de conocer a Mariona desde que leí una expe en lésbico con Verónica y a continuación vi las fotos de esta exquisita niña. La llamé y la encontré algo confundida; me dijo que su andadura en el mundo del sexo era muy provisional, que no sabía si repetiría aquello, que quería subir tarifas para ser más selectiva... La encontré joven y confusa. Después de eso ya he conocido a Verónica, a Roberta, realicé mi primer lésbico con Juliet y Tania, en resumen, empecé a liberar mis movimientos. Súbitamente, me sorprende a media semana una contestación de Mariona a un sms mío que no recuerdo, en que me pide que la llame y hablaremos. Eso hice y tras larga charla y cambios en mi agenda le pedí una cita que se concretó así.

 

Me va a costar escribir esta expe porque ha sido un punto y aparte en lo que he vivido hasta ahora. Han sido poco más de sesenta minutos con una mujer de largo recorrido que aletea como una mariposa a tu alrededor, que da muestras de inteligencia y sensibilidad permanentemente. No se puede digerir en la brevedad de un encuentro. 

Así pues procuraré ser breve. Sin embargo, son tantos los detalles que quisiera transmitir...

Habiendo hablado con ella de los temas que hablamos por teléfono imaginaba que el encuentro podía transcurrir por terrenos de charla dispersos; lo temía y lo deseaba al tiempo; ocurrió, si, pero muy armoniosamente y sin turbar para nada el erotismo que también buscaba en el atractivo innato de la damisela en cuestión. Erotismo pornográfico, es verdad, pero muy íntimo, muy privado, muy armonioso y feliz. Mariona es la mujer más ágil que he encontrado en el amor; quizá yo no haya estado a su altura... Suavemente, tras la ducha, nos zambullimos en la cama, lanzándome yo abocado a lo que los árabes llaman "el prado donde pace el asno del profeta". Allí sacié mi sed. Ella me devolvió el dulce tormento entre sonrisas y malabarismos cuando solicité seguir libando la fuente de su placer. 

Con la mirada enturbiada y los labios presas de deseo, el número de variaciones en las posturas que practicamos fue incontable. Mariona es capaz de cabalgar como experta aunque frágil amazona tanto de frente como de espaldas con sutileza y pasión, buscando su placer y el mío; me pidió ser penetrada de costado, enlazando las piernas de maneras mil, logrando profundidad y sensibilidad que solo el denostado pero necesario condón enturbió. De nuevo mostrándome sus bellísimas nalgas se sentó sobre mi, follada en profundidad con delicia y ardor, incorporándome para asir sus pechos y acariciar su espalda, su nuca , sus labios. Había soltado la pinza que sujetaba su cabello. Yo sudaba.  Le rogué que me liberase de la opresión que me insensibilizaba y ella solícita lo hizo besándome con pasión y humedeciendo mis labios con su lengua mientras me preguntaba por su sabor. Me susurraba palabras tan cálidas y tan amorosas a un tiempo...Me pidió que yo mismo me masturbara mientras su lengua acompañaba mis dedos o recorría mis testículos....hasta que dulcemente entregué el nectar de mi amor.

Ha sido diferente porque su belleza y su personalidad se han ido haciendo patentes a medida que ha ido transcurriendo el tiempo. ¿Cómo será entonces la próxima vez? 

 

 [b]Valoración de la implicación:[/b] ¿Implicación significa si estuvo atenta a mi satisfacción y demás? Pues si no hubiera sido porque tanto ella como yo tenemos compromisos que nos distraen de esos momentos de etérea realidad su implicación fue la más alta que se pueda desear.   

 [b]Valoración final:[/b] Lo mejor , entre Uds. y yo, el chuletón de buey que me zampé en Sagardi a eso de las tres y los dos chupitos de patxarán que me invito mi camarero preferido. De Mariona no puedo decir que es lo que fue mejor porque toda ella forma parte de sí misma indivisible e inseparable en partes. Se que le gustó , porque me lo agradeció, que le dijese que no me parecía ni un hada ni una princesa sino toda una mujer. 

¿Lo peor? Ya lo sabemos. Que somos perecederos, que el reloj marca las horas no solo en la vieja canción y que hay que pagar peaje para fichar otra vez...