Melissa, francés sublime

Total Fecha Media Usuario
5 10/2011
louielouie
1.703 veces
VER COMPLETA 10/2011
TenienteCorrupto
1.533 veces
VER COMPLETA 03/2012
Tommy
2.252 veces
VER COMPLETA 10/2012
CAITANO
1.084 veces
VER COMPLETA 11/2012
Berto Soriano
1.723 veces

escort-webmaster
22

Añade tu experiencia con Melissa

Ver comentarios del foro

Barcelona

Apartamento de la escort8
Duración80 minutos
Precio150
PechoTuneado
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
GriegoNo lo sé

La casualidad quiso que fuese a visitar a Melissa el mismo día que nuestro Bad Lieutenant colgaba su expe. Hacía días que me detenía murando sus fotos y una llamada para sondear el terreno me acabó de convencer por las excelentes sensaciones que me transmitió.

Recibe en el mismo piso que Angie, una de mis musas, así que el escenario me fue absolutamente familiar. A mi también me recibió con la misma indumentaria de la foto que ilustra la expe. Físicamente es pequeñita pero muy bien formada fruto del cuidado que le dedica a su body en el gym. Tiene las piernas muy trabajadas y un culo duro y respingón. Quizás me gustaría que tuviera el vientre algo más duro pero no tiene ni mucho menos barriguita. Los pechos son grandes y tuneados pero bonitos, con dos pezones que se le ponen bien duritos cuando se pone cachonda. De cara me parece guapísima, con una mirada muy expresiva.

Aparte de la primera y satisafactoria impresión física, me hizo sentir muy bien desde el primer principio. Me recibió con unos besos con lengua riquísimos y con un trato muy cariñoso. Transmite mucha bondad y ganas de tratarte a cuerpo de rey.

Ese día quería un servicio tranqui y le pedí comenzar con un masaje en camillaporqué cuando la llamé me dijo que los sabía hacer muy bien y doy fe de que no mentía. Una vez relajadito me hizo ponerme en pie y comenzó un francés ESPECTACULAR. Sin duda de los tres mejores que me han hecho. Tenía que parar para no irme. Me dijo que se ponía cachonda sintiendo como mi amigo se hacía grande dentro de su boca. Le pedí que me enfundara y follamos en varias posiciones: misionero, A4 y luego ella encima con una cabalgada brutal (creo que lo estaba disfrutando de verdad). Cuando ya sentía que me quedaba poco fuelle le pedí poner la guinda al pastel, es decir, volver a un buen francés y allí volví a sentir un placer indescriptible hasta que me corrí en su boquita. Insisto en que no se puede describir con palabras su maestría en esta especialidad. Para siempre recordaré como me siguió lamiendo con el semen en las comisuras de sus labios y mirándome con vicio.

Luego tuvimos un espacio para la charla agradable hasta que decidí irme a la ducha porqué tenía un compromiso y no podía alargar más la visita. En ningún momento me dio prisas.

En resumen Melissa me parece una chica con la que vale la pena tener una experiencia porqué te trata muy bien, por su belleza y porqué con su francés te hace sentir un placer brutal.