Sonia, viva PuertoRico

Total Fecha Media Usuario
2 05/2011
mackie
701 veces
VER COMPLETA 10/2011
Andros
788 veces

escort-24874
20

Añade tu experiencia con Sonia

Ver comentarios del foro

por mackie
Barcelona

Apartamento de la escort8
Duración85 minutos
Precio150
PechoNatural
FumadoraNo
BesosBesa con lengua
FrancésSin hasta el final
Griego

Juro que pretendo limitarme a las mujeres que he conocido hasta ahora; lo procuro, mas las tentaciones son muchas y poderosas; algunas, irresistibles. 
Llamé a Angelina para darle la bienvenida con la mala o buena fortuna de que en ese momento no podía atender el teléfono...las voces y la simpatía eran tan similares hasta para mi fino oído musical...dijo ser Sonia y ante mis requiebros me indicó que si quería seguir hablando con ella lo hiciese en su propio teléfono. Buena muestra de seriedad. Imaginé que la encontraría en GirlsBcn y acerté de pleno. Sus fotos son bien convincentes así que volví a llamar y...
"una chica preciosa de melena rubia, unos embrujadores ojos verdes y boca pecaminosa. Una "Ricitos de oro" nada inocente, atrevida y muy cariñosa, te haré vivir un cuento lleno de perversión y lujuria. Mi piel clara cubre un cuerpo de buenas curvas y en especial unos maravillosos pechos naturales, grandes y superando la ley de la gravedad. Te encantará deleitarte en ellos, pero no te olvides del resto de mí, soy una amante que necesita mucho amor ..."
Esta es la presentación que Sonia hace de sí misma en su página de girls. Ella me dijo por teléfono que también estaba registrada en el foro pero que no lo atendía mucho. La busqué y la encontré, con fotos antiguas y sin ninguna expe publicada. Decidí arriesgarme ante la tentadora presentación y las convincentes fotos actuales en GirlsBcn que son las de su álbum aquí en el foro. 
Reconozco que preparé una alternativa siguiendo la experiencia de los más veteranos por si algo fallaba y excusas para el caso de que el contacto personal fuera negativo o el parecido con las atrayentes fotos no coincidiese. No hubo tal. Ella se dió cuenta de que me gustaba y pronto se pegó a mi, dándome y buscando calor. Y con ello los primeros besos impregnados de sabor a cacao, su lengua con sabor a chicle de menta y mordisquitos largamente anhelados que enardecían y luego eran calmados con mimo. Me gustó su lengua, dura, curva, pequeña y muy activa, lujuriosa. Le dije que me había gustado mucho la declaración con la que se presentaba en la web de girlsbcn y riendo me dijo que le había salido del alma. Ahora puedo dar fe de que esa presentación describe a las mil maravillas a Sonia.
A todo esto mis manos buscaban entretenerse por debajo de la falda y descubrí que no llevaba nada. Sonia no tardó en dirigir una de ellas hacia delante y decirme palabras tan suaves como el viento, palabras que no entendí pero si el gesto de su mano, la sabia manera de guiarme y los candentes besos. Me tenía completamente incendiado.
Pronto fuí enviado a la ducha que para mi desilusión no fué conjunta. Al regresar la encontré dispuesta a continuar. Ya no recuerdo si me esperaba desnuda o fue al azar mientras mis labios buscaban besar esos pechos hermosísimos cuando el vestido cayó. Vagamente recuerdo que se sentó en el borde de la cama y procedió a comprobar si mi limpieza y mi sabor eran de su agrado con suma dulzura. Se levantó y me ofreció los labios encendiendo aún más mi deseo; por un momento no supe si quería follar de una o de otra manera o seguir entre sus labios. Ella entonces me pidió que besara sus pechos, que le mostrara la lengua lamiendo una sin olvidar la otra. Al principio pensé que sobreactuaba, luego sentí que disfrutaba con lo que me entregué más a su placer. Su gemir iba en aumento, me arañaba la espalda e intentaba asir el mástil. Me pidió que nos tumbáramos en la cama, lo que yo aproveché para dejar que se tumbase ella sola y preparar mi zambullida gloriosa en su feminidad. Cometí entonces un error, preguntarle qué juguetes usaba ya que así lo anuncia. "En este momento no tengo ninguno a mano, amor", fue su respuesta a mi atrevimiento en un momento inadecuado. De modo que me lancé con suavidad a besar esa fruta jugosa. Usad vuestra imaginación. De vez en cuando algún dedo apartaba los labios para ayudarme; me pidió que besara sus muslos, se incorporó para ver mi lengua jugar y me avisó de la proximidad de su orgasmo. Al fin se tumbó de nuevo y agarrándome fuertemente las manos arqueó la pelvis convulsionándose.
Sonia se sintió necesitada de momentos de pausa para acabar de paladear su orgasmo y recuperarse entre expresiones de gozo que yo acompañé con tiernos besos allí donde caían. Después, cogiéndome de la mano me invitó a tumbarme y me secó con una toallita ese líquido esterilizador que mana para preparar la salida del esperma...luego se apoderó de mi sexo con una voracidad y dulzura simultáneas propias de un felino. Me obsequió con tal infinidad de variaciones que os vuelvo a sugerir que useis vuestra imaginación. Me incorporé para verla y también para intentar acariciar su majestuoso trasero. Presintiendo que podría eyacular la interrumpí a pesar de sus protestas al privarle de algo tan rico, según ella. Fingí ser primerizo y le pregunté acerca del francés facial. Ella me lo aclaró con su característico gesto de picardía y a la vez me preguntó si quería acabar así. Accedí gozoso no sin antes rogarle que cabalgara sobre mi. Gentilmente me enfundó el preservativo sin dejar de chupar y finalmente me rodeó con sus piernas, introduciendo mi pene en su interior sin cesar de exclamar. Yo la notaba estrechita y movía mi pelvis intentando acompasar sus movimientos. Se puso entonces en cuclillas y aceleró los movimientos produciendo esos clásicos sonidos de dos cuerpos que chocan. Fué magnifico verla enseñorearse de mi, radiante y blanca, con senos que apenas se bamboleaban. Los cogí entre mis manos, los amasé y los apreté. Cambió el ritmo y el movimiento, ahora de atrás a delante, frotando su clítoris de tal forma que parecía ir a lograr otro orgasmo hasta que la tuve que interrumpir para que no se produjese el mío. También la erección había disminuído algo a causa de la duración y de aquello típico en mi, la falta de sensibilidad producida por la goma. Me quedaría sin penetrar por detrás, sin gozar de la panorámica gloriosa de su culo en pompa. Sin problemas, su lengua se encargó de hacer resurgir la erección, preguntándome donde prefería los mimos. Yo aproveché la oportunidad para insinuarle lo bueno que sería que la lengua de Angelina también se hallase presente, lo que pareció gustarle. "Mmmm, una aquí...mmmm...y la otra aquí...", fingió. Ya dijimos que no tiene nada de inocente. Así las cosas, el momento de mi explosión era inminente y se lo hice saber. "Adviérteme", me dijo; cuando llegó colocó sus labios, frotó toda su cara con delectación y quedó toda pringada de mis hijos puertorriqueños.  
Sonia estuvo acompañándome con suavidad hasta que le pedí que parase; entonces hizo uso de las toallitas para limpiarnos haciéndome notar sonriente como su cara estaba llena de mi semen. Luego se sentó a mi lado y comenzó a acariciarme el pecho, el vientre, entreteniéndose con sus uñas o las yemas de los dedos como si me limpiara de malas energías mientras conversábamos amistosamente. Es una mujer madura y tan placentero resultó conversar con ella como tener el sexo tan lleno de deseo por ambas partes que hubo entre los dos. Me ofreció un masaje reconociendo no ser profesional que ya quisieran las terapeutas que he visitado últimamente ser capaces de realizar. Me abandoné por completo a sus manos y poco faltó para quedarme plácidamente dormido. 

Valoración de la implicación: A tope, desde el primer momento en que me electrizó con su mirada felina y pillina, "Qué quieres decir con pillina" preguntó, hasta el momento de recordarme que olvidaba el iPhone cuando ya me iba. Sus besos fueron tentadores y provocativos desde el inicio; descubrir que debajo del vestido no había sino su desnudez me provocó una oleada de sensualidad indescriptible. Hace tiempo que deseaba morder y ser mordido, lo hicimos con ardor. Durante la conversación post-coito no cesó de acariciarme con las uñas alternando con las yemas de los dedos muy suave. Normalmente la hubiera rechazado pero me resultó muy agradable y placentero, una continuación sutil del placer conseguido durante el orgasmo. Además me regaló un señor masaje en espalda, brazos y glúteos como hace tiempo no recibía, al final del cual no quería sino quedarme a dormir allí. 

Valoración final: Lo peor es que después de un sueño nos despierta la cruda realidad, en este caso la euforia colectiva desatada por la victoria del Barça, los claxons, el griterío que no me permitieron vivir mi propia euforia de amor. También debo añadir que aunque anuncia griego como uno de sus servicios no me dejó ni jugar con los dedos.
Cada detalle de esa hora y pico forma parte de lo mejor. Mientras unos jugaban con una pelota yo jugué con dos, nunca mejor tratadas ni mimadas. En su felación apenas hizo uso de las manos y el repaso de mis gemelos fue verdaderamente tropical. Los mil y un besos, las atenciones, la voz susurrante que me guiaba enseñándome como procurarle más placer, el caliente acento caribeño de esa voz, la suavidad de la piel, la perfección de sus senos, las miradas incendiarias, las caricias, el masaje, el adios...