Tatiana y la guinda

Total Fecha Media Usuario
2 07/2012
McQueen
1.001 veces

20

Añade tu experiencia con Tatiana

Ver comentarios del foro

por McQueen
Barcelona

Apartamento de la escort6
Duración60 minutos
Precio150
PechoTuneado
Fumadora
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Andaba yo una de estas tardes calurosas del mes de Julio con algo de quemazón en el cuerpo, tiro de Gbcn y después de varias llamadas infructuosas contacto con Tatiana. Por teléfono es un encanto y enseguida nos pusimos de acuerdo. A la media hora ya estaba llamando a la puerta de su apartamento sito en la esquerra del eixample. Me recibe con una sonrisa franca y un beso en la boca. Es la de las fotos no hay duda, aunque me la imaginaba algo más alta, no obstante tiene una altura considerable y unas piernas interminables. Pasamos a su habitación, en la que al parecer habita cuando se desplaza a Bcn, cama grande, televisor, neverita y una bañerón; el entorno bastante decadente, lo más flojo de la experiencia.
Tatiana es, como la mayoría de mujeres del este, además de culta, elegante, enrrolada y con un buen sentido del humor, una excelente amante. Sus pechos muy bonitos a pesar de estar retocados; sexo depilado con unos labios sobresalientes muy bonitos. No probé esa retahila de servicios especiales que anuncia. Por curiosidad, sólo por eso, no os vayais a creer, le pregunté por la lluvia dorada y me dijo que no estaba preparada, hubiera requerido beber más líquido con cierta antelación, ya sabeis, hay que avisar con tiempo.
La experiencia estrictamente sexual se desarrolló satisfactoriamente y de una forma bastante convencional: Caricias, besos, sexo oral, penetración y para acabar vuelta al sexo oral.

La guinda:
Salí muy satisfecho de la visita a Tatiana y como era aún pronto, decidí regresar dando un paseo. Al rato me vuelven los calores y el quemazón, necesito otro desahogo, me digo, quizás en Sagués me puedan aliviar y por un precio razonable. Ya estoy en Sagués. Se presenta Ekaterina, una rusa que está como el queso. Las instalaciones están ya bastante caducas, pero Ekaterina eclipsa con su presencia cualquier reticencia. 27 años, cuerpo divino, pechos de los más bonitos que he visto en los últimos años, vientre plano, piel bronceada, guapa y con un culito y unas piernas rozando la perfección. Bueno y el servicio qué, os preguntareis. Pues el servicio inmejorable.
Las comparaciones son odiosas, lo sé, pero en esta ocasión la guinda ha estado más rica que el pastel.