CARLA - JOVENCITA DE MADRID - 22 AÑOS

Total Fecha Media Usuario
1 08/2011
Pepe1980
2.403 veces

escort-webmaster
20

Añade tu experiencia con Carla

Ver comentarios del foro

por Pepe1980
Madrid

Hotel
Duración60 minutos
Precio150
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa
FrancésSin
Griego

Desde que vi a esta mujer anunciada en la web, me dije que tendría que tener una experiencia pronto con ella. Desde que la llamé se mostró encantadora y con mucha voluntad para pactar el encuentro. Fue un fin de semana que estuve en Madrid por trabajo. Quedamos un viernes por la noche, y llegó puntual (aún quedaba 1 minuto para la hora pactada). Le pagué el taxi pues fue parte de lo acordado, ya que mi hotel se encontraba algo alejado del centro de Madrid.
Desde el momento que entró a la habitación se mostraba muy sonriente y conversadora, y fue pillando confianza a medida que avanzaba la faena. Es de apariencia tímida, pero una vez puestos en el tema, empieza con unos besos suaves que se van acentuando a medida que va bajando, al igual que las caricias y roces. De repente empieza a quitarme la ropa por abajo y comienza a lamer y chupar. Muy buena con la boca y la lengua, debo destacar. Me enciende de inmediato y seguimos quitándonos la ropa mutuamente. De repente se abalanza encima y empieza con unos movimientos lentos pero fuertes los primeros momentos. Yo la pillo de las caderas y entre los dos seguimos hasta que ella alcanza una velocidad impresionante de movimiento y termino totalmente alucinado por su primera performance! Gratamente sorprendido la verdad, y muy contento de que esta vez las apariencias no engañaban, era tan viciosa como se le veía en la cara! Tenía ese rostro en el cual se puede ver una rara mezcla de vicio y de dulzura a la vez.
Nos duchamos mutuamente de manera muy cariñosa mientras hablamos y nos reímos casi de cualquier cosa. Se notaba que estábamos a gusto y no habían situaciones forzadas. Luego de ello y descansar un poco en la cama empezamos a tontear de nuevo y esta vez empieza a chuparla con más ímpetu, buscando mi mirada mientras lo hace. Me puso como una moto! Y esta vez le dije para ir por la puerta de atrás (ya estaba previamente conversado). Seguimos con besitos y caricias y empezamos el griego poco a poco de perrito. Y ufff, vaya que ajustaba la mujer! Mientras pedía que siga con una voz! que de solo escucharla me ponía más aún. Increíble! Movía sus caderas como una batidora puesta al máximo y aumentaba su velocidad aun más a medida que se acercaba el momento de terminar. Uf! y vaya forma de terminar! (y casi justo a tiempo!) Aún así, no se da prisa en irse, se toma su tiempo para vestirse y tener una charla final muy amena, entre risas y promesas de un nuevo encuentro en un tiempo no muy lejano a aquella noche. Se despide con un beso muy dulce propio de una novia con la que llevas pocos días, y se va sin perder la sonrisa tan bonita que tiene. Sin duda, una experiencia que se debe repetir.