Dulce, a medias tintas

Total Fecha Media Usuario
1 08/2012
Archer
1.540 veces

escort-16368
14

Añade tu experiencia con Dulce

Ver comentarios del foro

por Archer
Madrid

Apartamento de la escort7
Duración60 minutos
Precio210
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosNo besa
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Cuando no hay referencias te puedes equivocar. Dulce es una escort con un programa de trabajo muy dirigido por su parte, a mi personalmente me gusta más poder improvisar y tomar la iniciativa en algunos momentos. El lugar de encuentro lo tiene por el barrio de Chamberí, muy cerca de la salida del metro de Iglesias para ser preciso. Es un apartamento pequeño y bastante desordenado, lo cual no facilita mi primera impresión. El baño está absolutamente repleto de cosas que utiliza para sus cuidados, en este sentido es una mujer con un completo arsenal de productos de belleza.

Aprovecho un viaje de trabajo a la capital del estado para concertar una cita con esta escort cuyo anuncio en las páginas de girls me ha llamado la atención. Es profesional y cumplidora con la cita, pide una confirmación el mismo día y quedamos por la tarde en su apartamento. Me recibe con una sonrisa y puedo dejar mi maletín en una silla mientras charlamos un poco. Me ofrece pasar al baño (antes me indica que le deje el dinero en una mesa a la entrada, me pide 10 Euros adicionales porque necesita ayuda para limpiar el apartamento y me comenta que me lo había indicado por teléfono, me sabe mal desmentirla pero no vamos a ponernos tontos por 10 Euros...). En el lavabo tiene preparado cepillo dental y pasta, así que luego me deja bastante sorprendido su reticencia a besar, no vamos bien  La ducha es amplia y cómoda, cuando salgo me espera con un conjunto de ropa interior muy bonito, su cuerpo está cuidado pero no es ninguna jovencita, así que en este aspecto estamos empatados

Sentado en la cama coloca un almohadón y se arrodilla para comenzar con un muy buen francés, le gusta ayudarse de la mano pero lo hace realmente bien. Cuando empiezo yo a explorar su cuerpo se deja hacer hasta que nota que puedo intentar acercarme a su sexo, en ese momento cambia de tercio y decide que es ella quien dirige. No es lo que más me motiva en este tipo de situaciones pero me dejo hacer. Me cabalga con decisión hasta que consigue su objetivo, un cliente más "satisfecho"

Marcho a coger el metro hasta el aeropuerto con la constatación de que, una vez más, he pagado un dinero por un servicio diferente al esperado. Pero son las reglas no escritas de esta afición al sexo de pago. Pienso que con una actitud diferente y más participativa Dulce podría ser una escort que enganche, pero ella ha elegido su papel.

Archer