Laura de Reus, besos apasionados

Total Fecha Media Usuario
2 08/2013
DAROCA
2.439 veces
VER COMPLETA 05/2016
DAROCA
764 veces

escort-webmaster
20

Añade tu experiencia con Laura

Ver comentarios del foro

por DAROCA
Tarragona

Apartamento de la escort9
Duración40 minutos
Precio50
PechoNatural
Fumadora
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Estoy rastreando las escorts de Reus a la caza de algún mirlo blanco. Es cierto que apuestas como las de Cristina y Helena o la increíble Bibian Norai son valores seguros, pero me gusta encontrar alguna perla para diversificar la oferta. En eso estaba el pasado martes cuando encontré éste anuncio en nuevoloquo que me llamó la atención. Una tal Laura atendía hace semanas en el apartamento de Miramax de la carretera de Salou. Era una delicia. Y por eso me decidí a llamar. La interlocutora me citó en el antiguo pareado de Eva, detrás del Hotel Quality Inn. Su voz por teléfono me resultó convincente y decidí probar atraído por esos 120 de pecho que relataba el anuncio.
Al llegar me recibió una chica que confundí con mi escort. Sus pectorales también eran prominentes y de ahí la confusión. La casa, por cierto, está impecable. Un sitio acogedor. Sólo fallaba la climatización. En la habitación dispuesta había un par de ventiladores de pie que provocaban una considerablemente corriente de aire.
Finalmente descubría a la tal Laura. Se trataba de una vieja conocida ya que estuve un par de veces con ella en el piso de la calle Vilafortuny, cerca del Santuario de Misericordia. Un piso cutre, histórico del folleteo local que según me informó ella misma había cerrado recientemente.
Total, que ante tan entrañable reencuentro nos fundimos en un cálido abrazo al que siguió un morreo considerable. Laura besa con lengua generosamente, y disfruté como un adolescente besándola durante casi toda nuestra relación. Sus pectorales son considerables, algo caídos por el peso pero de una naturalidad superior, rematados por unos pezones preciosos. Me lo pasé teta (nunca mejor dicho) durante los cuarenta minutos largos de relación. Toqueteos mútuos, un francés sin delicadísimo y una corrida generosa sobre sus tetas que me dejó relajadísimo. Al terminar ducha en compañía que me volvió a poner a cien sin recompensa, ya que ambos teníamos prisa.
Aviso para navegantes: las fotos de nuevo loquo no son de ella. Y es importante precisar que se trata de una chica entrada en carnes, una belleza propia de los cuados de Rubens. A mí me gusta, especialmente por sus besos apasionados y por esos pechos que se adaptan a mi gusto.