Mireia un placer conocerla

Total Fecha Media Usuario
7 08/2011
Indibil
1.179 veces
VER COMPLETA 04/2011
capullin45
2.725 veces
VER COMPLETA 05/2011
zola
1.872 veces
VER COMPLETA 10/2011
Iron Grenadier
1.350 veces
VER COMPLETA 11/2011
Indibil
1.149 veces
VER COMPLETA 01/2012
butxana
3.313 veces
VER COMPLETA 03/2019
Revenant
417 veces

ver todas las fotos de Mireia Exclusive
70

añade tu experiencia con Mireia Exclusive

Ver comentarios del foro

por Indibil
Tarragona

Apartamento por horas4
Duración130 minutos
Precio250
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo

Cuando Mireia nos hizo la oferta de 2x1, decidí aprovechar la ocasión para conocerla, pero en este momento no pudimos cuadrar agendas así que después de dos meses intercambiando mails y llamadas telefónicas, quise aprovechar que a finales de julio era mi cumpleaños y hacerme un regalo, pero la cita se frustró en el último momento.Por fin doce dias  después conseguimos ponernos de acuerdo.
Quedamos a las 11 a.m. en la única habitación por horas que puede encontrarse en Tarragona, que en esto también està muy faltada, así que puntual como siempre allí me presento. Me abre la encargada y al preguntar por Mireia me comunica que aun no ha llegado, bueno, serà cosa de unos minutitos – pienso yo – así que decido esperar en la habitación. Es muy pequeña, cabe justo la cama de 1,40, un perchero y una mesita, eso sí, tiene adosado un baño grande con jacuzzi, y tiene aire acondicionado, menos mal. Un poco cutre, pero es lo que hay, y en pleno mes de agosto a ver quien encuentra una habitación de hotel libre. La encargada me ofrece un refresco y me dice que ha llamado Mireia y que se retrasa porque ha encontrado obras en las vias de entrada a la ciudad, pero que ya està aparcando. No me importa, no tengo prisa y el tiempo que se pierda ahora ya lo recuperaré después.
Por fin, 20 minutos después de la hora convenida aparece ella. Lleva un vestido negro cortito que le favorece un montón. Me sorprende su altura, pues en su ficha pone 1,70 y yo mido eso, pero veo que, descalza, me sobrepasa en mas de cuatro dedos, así que yo creo que debe andar por 1,74 o 1,75. También parece más joven que en las fotos. Me saluda efusivamente con un besazo de tornillo. Buen comienzo. Es muy simpática, espontánea y divertida, así que la primera impresión no puede ser mejor. Como ya habiamos hablado mucho por teléfono y por mail, es como si ya nos conocieramos, así que charlando, charlando nos vamos desnudando y pasamos al baño para ducharnos al alimón. Segundo contratiempo: el flexo de la ducha está enganchado y no alarga mas allá de nuestra cintura, así que entre risas nos sentamos y nos duchamos sentados. Al final, una anécdota divertida. Nos secamos mutuamente y pasamos a la cama. Siguiendo mi costumbre me ahorraré detalles morbosos,  sólo diré que el primer round acabó con una cabalgada digna de una experta domadora de potros. Intermedio, confidencias, chistecitos, risas y demás. Le ofrezco darle un masaje, pues a mí, la verdad, me pone mas darlo que recibirlo. Acepta encantada por supuesto, así que la unto bien con aceite corporal y recorro todo su cuerpo palmo a palmo, lenta y concienzudamente, para ir acercándome poco a poco a sus puntos erógenos haciéndola estremecerse de placer, ahí empieza el segundo asalto, otra vez felación, cunnilingus, cabalgada del derecho, del revés, a 4 p, 69, etc. Me comenta que ha empezado a leer el Kama Sutra, así que le pido que me enseñe alguna posturita. Probamos varias, bueno, ella, porque a mí la artrosis empieza a castigarme las articulaciones y ya no estoy  para hazañas gimnásticas. Me sorprendo a mí mismo, pues estoy aguantando como un jabato, llevamos casi dos horas y apenas hemos descansado, finalmente en un misionero, descargo y caigo extenuado.
Un poco de reposo, nos acabamos las coca-colas, y de nuevo a la ducha. Nos vestimos y  salimos juntos. Lástima que tengo un compromiso y no puedo llevarla a comer como me habria gustado. Nos despedimos esperando volver a vernos.
Una experiencia muy positiva, pues es una chica muy agradable, un cuerpo rotundo, pero sin kilos de más, pecho natural, no muy grandes pero bonitos, suficientes par llenar las manos. Guapa de cara, sin ser un bellezón, bonitos ojos azules, pero sobre todo lo que destaca en ella es su simpatia y espontaneidad. Salí de allí contento, y por lo menos durante dos horas, me olvidé de mis paranoias motivadas por una ausencia que no acabo de asimilar.