El camarote de los hermanos Marx (versión Mila y Karina)

Total Fecha Media Usuario
5 03/2012
Iron Grenadier
1.344 veces
VER COMPLETA 01/2011
charlytita
1.268 veces
VER COMPLETA 04/2011
pluto
999 veces
VER COMPLETA 11/2011
Iron Grenadier
1.063 veces
VER COMPLETA 02/2012
Iron Grenadier
756 veces

ver todas las fotos de Mila y Karina
64

añade tu experiencia con Mila y Karina

Ver comentarios del foro

Tarragona

Apartamento de la escort8
Duración minutos
Precio200
PechoNatural
FumadoraNo lo sé
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Las personas no nos diferenciamos demasiado de los perros, en concreto del perro de Pavlov. Si algo no nos gusta no volvemos y si algo nos gusta volvemos una y otra vez. Principio del placer y reflejo condicionado lo llaman los psicólogos. Pues ese mismo principio me hizo coger el teléfono y marcar el número de Mila y concretar un trío. Para quienes no hayais catado el trío con Mila y su amiga/amante Karina, solo decir que una de las pocas experiencias super morbosas que se pueden tener por estos lares sin necesidad de desplazarse a hacer el crápula a Barcelona. Guiado por el principio del placer me encaminé hacia Reus, el sol empezaba ya a decaer y el día empezaba a tocar a su fin. En mi coche el pop suave de Liliy Allen y su "Fuck You" animaban el ambiente. Me sorprendí a mi mismo tarareando en los semáforos... Mila me recibió con su calidez habitual y con un batín negro de seda, me hizo sentir como en casa. Pregunto por Karina y me dice que se está preparando. Ducha rápida en solitario y envuelto en mi toalla entro en la habitación.... Aunque la luz está muy ténue, me gusta lo que veo. Mila y Karina envueltas en sus repectivos batines, están recostadas en la cama esperándome. La toalla se cae al suelo de la impresión y me acerco a ellas. Me coloco estratégicamente entre las dos musas, y los batines desaparecen de escena. Mila está desnuda y Karina lleva un conjuntito de lencería rosado con ribetes negros. Lo que sucedió a continuación simplemente lo puedo definir como alucinante. Aunque ya he hecho un par de tríos con ellas anteriormente, es como las buenas peliculas o los buenos libros, no te cansas de volver. Francés salivado a dos bocas hecho con dedicación, relamiendose en cada centímetro de mi persona. Caricias y manos furtivas que se pierden entre los recovecos del cuerpo. Mila se dedica a confundir mi pene con un pirulí, mientras Karina recorre con su lengua mi torso, haciendo parada en mis pezones y quedandose en mi boca. Les devuelvo las atenciones haciendo que mi lengua trabaje un poco y me dedico a ellas. Aparece un condón en escena y la cosa se caldea, coloco a Mila a 4 patas mientras voy embistiendo y Karina abre sus piernas para recibir un cunnilingus de su compañera. Me miro en el espejo de la habitación y me encanta lo que veo. Cambiamos de postura, mientras Mila me cabalga, Karina se dedica a masturbarse con una mano y a besarse conmigo y luego con Mila. Envuelto entre semejante maraña de carne, no tardo demasiado en correrme y caer extenuado... Tumbado en la cama apuro mi bebida, Mila acostada a mi lado fuma un cigarrillo con extrema sensualidad y Karina apoya su cabeza en mi pecho. ¡¡Vaya estampa!! Me siento el puto amo. Se avecina un segundo asalto, Karina con su rodilla se deica a rozarse con mi miembro, que está empezando a desperezarse. Mila se da cuenta del juego que transcurre en mi entrepierna y me mira con sorpresa. "¿Y ahora que hacemos?" pregunta Mila con fingida inocencia. Respondo con sorna que ya sabe lo que tienen que hacer las dos, que es mejor trabajar en equipo. Antes de bajar a satisfacerme, me regalan una comida de boca antológica entre ellas, que hace que se me erice la piel.... El segundo asalto transcurre con la misma morbosidad que el primero. Otro francés antológico a dos bocas, con una pequeña variación, mientras Karina se dedica a mi miembro la lengua de Mila se pierde entre mis testículos y mi perineo, mientras yo casi me muero del gusto... El implacable reloj da su vuelta reglamentaria, lo bueno se acaba. Ducha rápida y recogida de bártulos, no puedo más que agradecerles el rato pasado y despedirme prometiendo volver. Me dan una abrazo... Salgo a la calle, ha anochecido, paso por delante de una bareto cercano y entro para pasar el rato. Tío con pinta de distraído limpiando la barra, el local vacío y la tele a todo volumen con Piqueras anunciando algún apocalipsis. Mientras apuro mi bebida no puedo dejar de pensar el buen rato pasado, levanto la vista y el espejo me devuelve mi imagen con una sonrisa bobalicacona tarareando....