Tras el paréntesis, vuelvo a Mila.

Total Fecha Media Usuario
4 04/2012
Iron Grenadier
918 veces

escort-23722
20

Añade tu experiencia con Mila

Ver comentarios del foro

Tarragona

Apartamento de la escort8
Duración minutos
Precio180
PechoNatural
Fumadora
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

Tras unas semanas de aventura mesetaria y asueto bien merecido, el tándem erótico festivo de Mila y Karina, volvió por nuestros lares.Tras alguna dificultad para establecer contacto, finalmente gracias a mi característica testadurez concerté una cita con Mila.

El tiempo que he estado separdo de mila se me antojaba a esa sensación que tenías de pequeño, cuando te separabas o perdías tu juguete favorito y uno de los pocos consuelos que te quedaban era recordar los buenos ratos vividos con él. Con Mila igual. Confieso que me he masturbado bastantes veces rememorando momentos impagables vividos tanto con Mila como con Karina. La vida sería una auténtica mierda sin estos momentos de felicidad encapsulados en tu memoria.

La sugerente voz de Chris Martin me envuelve el sentido mientras conduzco hacia Reus, las curvas se me antojan desdibujadas, las señales ininteligibles y la deprimente ciudad se viste de un color diferente solo para mí. Hasta la tediosa tarea de ser yo mismo y de buscar aparcamiento se me antoja más soportable.

Ya en el piso, envuelto en la semi penumbra, siento el olor del cabello de Mila, su abrazo y su sugerente voz que me da la bienvenida. Nada parece haber cambiado. El agua de la ducha me lame el cuerpo, me despabila y me prepara para la acción.

"Nada ha cambiado" vuelvo a pensar mientras mi lengua se pierde en el rosado coño de Mila. Ella se revuelve en la cama mientras acelero el ritmo de mis lametones y con sus manos me va guiando. Decido que entre en acción mi dedo y se sume a la fiesta y ella se derrite como un helado en agosto. Ella decide devolverme el favor y me desmonto al sentir su lengua perderse más allá de mis testículos....

Decidimos pasar al cara a cara y enfrentarnos en el campo abierto que es la cama. La miro a los ojos mientras la penetro y ella me desvía la mirada, me concentro en mi propio placer que durante unos largos minutos se vuelve esquivo. Finalmente llega e interrumpo la danza con un gemido y un par de penetraciones profundas: el líquido blanco ha salido y está en la cárcel de látex.

La primera escarmuza me deja tocado y decido volver a la ducha para quitarme el sudor de encima. El agua fría me tonifica y encoge mis rosados genitales hasta un extremo casi ridículo. Al volver de nuevo a la penumbrosa habitación, me encuentro a Mila sentada en el borde de la cama fumando un cigarrillo, sabe que no me molesta. Observo su menudo cuerpo desnudo, mientras da profundas caladas al fino cigarro, su pelo rojizo recogido en una coletita se ha rebelado y un par de mechones rebeldes le enmarcan el rostro, los labios gruesos y los pechos pequeños con los pezones ligeramente salidos me encantan, tiene las piernas cruzadas y la visión de su muslo atrae mi vista. Enmedio de la semioscuridad la lumbre del cigarro de Mila se vuleve un faro...

Estando así, Mila sentada y yo enfrente de ella con la espalda apoyada en la pared, hablamos de banalidades. No presto atención a lo que dice, tan sólo puedo mirarla con la suficiente distancia con la que se miran los cuadros en un museo. Me estoy excitando cada vez más.

Mila acaba con el cigarrillo, hace aspavientos con una mano para apartar el humo y me mira como diciendo "¿ahora qué?". No sé qué contestar y me acerco hacia ella, ella descruza sus piernas y las abre para que pueda colocarme justo delante de ella. Ya sabe lo que quiero.

Mientras me practica su célebre francés, no puedo evitar acariciarle la cara y atusarle el cabello. Ella se esmera y acelera sus acometidas a mi miembro. No me da tiempo a ponerme demasiado sentimental, ya que una oleada de esperma choca contra los pechitos de Mila, llevandose todo rastro de sentimentalismo.

Debajo de la luz del lavabo Mila no me parece tan atractiva y empiezo a maldecirme a mií mismo por haber descubierto el truco. Mila bajo la luz real se acerca peligrosamente al terreno de las milf, aparecen las arrugas, las costillas marcadas y las imperfecciones que la penumbra tapaba. Entonces caigo en la cuenta de que hace bastantes años que nos conocemos y los años no pasan en balde para nadie. Estamos desnudos y de pie uno delante del otro, Mila duchandose y yo mirandola, aunque siento que yo estoy muy lejos de ese baño.

Ni mi amigo Ballantine's es capaz de animarme un poco, lo único que es capaz de hacer es nublarme aún más. Dejo el vaso de tubo con un golpe demasiado fuerte en la barra e intento reflexionar.

¿Es bueno saber la verdad? en parte sí y en parte no. No es del todo bueno vivir engañado, pero a veces a las personas nos gusta vivir en nuestro pequeño paraíso de mentiras que nos construimos. Que algo o alguien te eche por tierra ese paraíso, no le mola a nadie.

La reflexión no llega más porque el alcohol ya ha escalado hacia mis neuronas causando estragos, un grupo de universitarios entra por la puerta del local ávidos de emociones, no puedo evitar recordar esa época de botellones furtivos, colandote en las fiestas de universitarias de Enfermería porque era donde se pillaba más, esa época en la que el grado de amistad entre dos hombres se medía por las veces que le habías aguantado la cabeza en el water de algún garito mientras el otro echaba la papa y se acordaba de alguna ex-novia tetona....

Decido pasear y que me dé el aire y solo soy capaz de recordar canciones de Russian Red y de Modern Talking. Ahora sí que estoy fatal....