Una tarde en Alicante,,,,,, con Emma Fuster.

Total Fecha Media Usuario
1 08/2011
Invitado36
1.830 veces

escort-20433
17

Añade tu experiencia con Emma Fuster

Ver comentarios del foro

Valencia

Hotel
Duración300 minutos
Precio600
PechoNatural
Fumadora
BesosBesa con lengua
FrancésSin
GriegoNo lo sé

 

Apoyado en la entrada de mi hotel en Alicante, miraba yo a la izquierda, miraba a la derecha,,, esperando ver aparecer a una forera que siempre había llamado mucho mi atención, por motivoa varios. Ultimamente, algunas fotos ponen cara difusa y cuerpo nítido a la forera Emma.

 

Al de cinco minutos, por la derecha, veo unos baqueros blancos, zapatos negros de tacón y un elegante top gris con algo de fina pedrería. Dentro de este modelito va Emma, con gafas de sol, muy elegante. Melena morena al viento y curvas muy sugerentes. Nos saludamos afectuosamente, típicas bromas de inicio y comenzamos un paseito hasta el lugar del aperitivo, una terraza del centro de Alicante. Durante el trayecto, varios cuellos masculinos se giran a nuestro paso, al suyo más bien ,,,,,

 

Tras el aperitivo, lleno de fluida conversación y muchas risas, llegamos al resturante donde comemos. Un buen alvariño riega los entrantes y el plato principal, como Emma no bebe habitualmente, me bajo yo gran parte de la botella, lo cual no me cuesta demasiado, la verdad. Tras ello, infusión, café, copa y cigarros para cerrar el apartado gastronómico.

 

De vuelta en el hotel, todo comienza, como no, con una ducha ecológica, de las que le gustan a Emma, que más que nada consiste en ducharse muy juntos y enredados, en un intento de ahorrar agua que evidentemente nunca se consigue, ya que los juegos bajo el líquido elemento se prolongan más allá de la ecología.

 

De la ducha a la cama, donde durante largo tiempo hicimos todo tipo de posturitas y requiebros varios, todos ellos muy agradables y apetecibles. La implicación, por parte de los dos, fue muy alta, como no. No entro en detalles, al final, tampoco inventamos nada nuevo, creo. Más conversación y más risas en los entretiempos, siempre necesarios e interesantes también.

 

Y al final llegó el momento del adiós, cálido y lleno de besos y afecto. Emma se fue y yo me quedé en la leonera en la que se había convertido la habitación, claro indicio de lo que allí había sucedido en la horas anteriores. Yo estaba encantado de la vida, de esta vida, tras las agradables horas pasadas con Emma, en todos los sentidos.

 

Un besico, Emma.

Un saludo, forer@s.