Resultados 1 al 9 de 9

Tema: Adela, la mejor cortesana

  1. #1
    Membresia 4 Estrellas Avatar de cipoton
    Fecha de Ingreso
    02 jun, 06
    Ubicación
    ¿Donde coño está Itaca?
    Mensajes
    3,037
    Gracias
    64
    Agradecido 101 veces en 55 mensajes

    Adela, la mejor cortesana

    Hoy es una tarde lluviosa, unas de esas tardes que me hacen recordar mi infancia. Aquellas en las que mi abuela para evitar que estuviéramos revoloteando por casa solía explicarnos alguna historia. Hoy, para los que se aburran voy a narrar una vivencia personal. No es erótica, no es triste, tampoco divertida. Es una historia real, con unos personajes que son personas de verdad. Es como aquellas batallitas que los viejos explicamos para revivir una parte de nuestra vida.

    Hace tiempo, no recuerdo cuanto, cuando quería conocer mundo, cuando mi curiosidad guiaba mis pasos, cuando... sí también cuando mi sexualidad hacía que fuera asiduo a las aventuras de pago. ¡Que tiempos aquellos!, que cruel es la vida que ahora que me sobra tiempo,ahora que tengo el dinero, ahora ya no tengo esa fogosidad de antaño para emprender nuevas aventuras. Que ingrato es el paso del tiempo que ahora me da lo que no tenía y me quita lo que necesitaría para poder disfrutar de la vida.

    Hace tiempo y aún parece que fuera ayer cuando conocí a Adela, joven, guapa, educada, de indumentaria algo cursi pero lo que interesa, una trabajadora sexual, de aquellas chicas que como muchas otras deciden que es mejor vivir la vida y aprovechar las debilidades de los que se lo pueden pagar. Adela tenía unos veinticuatro años, era una chica alta, con larga melena rubia, con una mirada huidiza. Su cuerpo no era especialmente bonito, tenía las medidas al uso y su piel era suave y tersa producto de su juventud y Dios sabe cuantas pócimas para conservar su textura. Era un cuerpo que se adivinaba en él el esfuerzo de una estricta dieta. Sus pechos eran pequeños, pero bellos, con unos pezones rosados de un tamaño ideal para ese busto de justa medida. Un piercing en el ombligo era probablemente un alto en un camino de tanta armonía. Su pubis depilado era la antesala de un sexo bello, proporcionado, con unos pequeños labios y en los que hallar ese lugar que las hace vibrar era un placer solo al abasto de “caballeros solventes”. Se anunciaba en Internet y para añadir más glamour a esas fotos llenas de elegancia añadía en ese texto que nunca solemos leer los puteros que era aficionada al esquí y al tenis, que le gustaba viajar y que era una amante de la buena lectura.

    Nuestro encuentro se hizo esperar. Nunca encontrábamos ese momento mágico para sublimar la gran pasión que día a día iba “in crescendo “ con tantas llamadas teléfonicas y aquellos escritos en los que casi nos declaramos amor eterno. Esa pasión nacida de tanta relación y tanta espera, pudieron con los dos plantones ¿o fueron tres? con que me obsequió, e hizo que perdonara tanta informalidad. Tanta era mi curiosidad, tanto ese fuego interior por esa tensa espera, por ese ¿que tal el próximo jueves?... No no puede ser tengo trabajo ¿y el martes?, tampoco tengo que ir al masajista... Que tensa es la espera y como es capaz de sorberte el conocimiento con ese morbo añadido, con esa intriga, con ese idealizar esas palabras tan bien escritas, que te dicen lo que quieres escuchar, que te hacen imaginar. En definitiva, que te hacen alejar de la lógica y pasar página ante tanta informalidad y tantas dificultades que hacen que sientas más que intentas ligarte a una novia, que pagar por un par de horas de sexo.

    Un encuentro así, cuando llega el momento, tiene todos los números para ser un rotundo fiasco. La persona real, la de carne y hueso, se enfrenta a ese ideal que has ido formando en tu mente y más si te has enamorado de esas palabras tan bonitas que te escribe, y más si no tienes de ella más que una descripción escrita de como dice ser, y más si a partir de esa descripción, tu mente ha creado su propia imagen. Así pues, cuando la ves llegar, ves como es físicamente, te llevas el primer chasco. Pero este es un chasco menor ya que cuando empieza a hablar te invaden las dudas. Esa chica, que escribe tan bien, es incapaz de aguantarte la mirada, es parca en palabras, ¡joder! ¡que bien que escribía y que sosa que es en el cara a cara!... y sigue sin mirarte a la cara... ¿tan poco le gusto?, ¿tanto la disgusto?, ¿esperaba otra cosa como me está pasando a mí?. Malos augurios se ciernen sobre el inminente sexo. Y cuando los augurios ya son malos, mala es la continuación. Así que cubramos con un tupido velo el triste trámite de culminar ese ansiado encuentro, con un mal polvo, miles de besos virtuales y cientos de sueños sobre ese momento que se prometía memorable y no va más allá de una triste y poco placentera culminación del camino recorrido con una ingenuidad más propia de un adolescente que de un hombre ya maduro.

    Sales de la cita con la extraña sensación de que, de alguna forma te ha tomado el pelo, que te lo ha tomado, de que quien escribía no podía ser esa chica sosa y algo tonta con la que has estado. Pero... esa chica tiene algo que engancha, tiene un halo especial, eso y nuestra gilipollez hace que perdonemos el mal polvo y decidamos seguir con esas misivas interminables, con esa relación a distancia y... olvidas lo sosa que es cara a cara, olvidas que tal vez te tomó el pelo y sigues, erre que erre, porque esa chica tiene algo que engancha, algo que hace que no sepas la causa, pero que seas incapaz de pasar página y dedicarte a seguir explorando nuevos mundos, buscando nuevas sensaciones que te resulten más satisfactorias. Adela, ¡ay Adela tiene algo que engancha!.

    Pasa el tiempo y día a día, paso a paso la vas conociendo, vas sabiendo, aprendes a leer entre líneas, a asociar esas palabras con es chica sosa, mala folladora y tonta que aún hoy sigues dudando que sea la que escribe con tanto gancho.

    Pero el tiempo es implacable, con el tiempo, con no tan solo esas bonitas palabras, con algo mucho tan concreto como es ver como vive la vida, de saber que es tan vacía que solo transmite lo que deseas que transmita, que nada hay en su interior, cuando comienza a desaparecer ese enamoramiento, poco a poco empiezas a descubrir que hay tras esa máscara de apariencia, que es solo un espejo en la que se refleja lo que tu deseas que se refleje. Cada día descubres una pequeña parte de esa verdad hasta ahora oculta. Y te asustas, ahora sí que te sientes engañado, vives en propia carne la traición y haces lo que debiste hacer aquella tarde después de haberte sentido engañado por esa chica sosa, que es incapaz de mirarte a la cara, que cobra una fortuna para darte un sexo mediocre, que carece de sentimientos ya que los que tu ves son lo tuyos. Huyes, miras de olvidarte de ella. Pero Adela engancha y sigues pensando en ella, a pesar de haber destruido todo rastro de tus contactos con ella, Adela marca y sigue ahí, en un rincón de tu memoria, o de tu corazón.

    Pasa más tiempo y te preguntas porqué Adela aún hoy te engancha y empiezas a recomponer el puzle mental de nuestros escritos, pretendes deducir, crees hallar la causa por la que Adela engancha.

    Adela una chica alta, de familia pobre que vivía en un barrio pobre de un suburbio de una ciudad industrial. Hija de clases bajas, que cuando empezó a desarrollarse, a crecer y hacerse una mujercita, empezó a llamar la atención de los chicos pijos de su escuela. Pronto aprendió que no hay mejor forma para que una chica atractiva pueda escalar rápidamente en su status social, que dar a los chicos pijos lo que ellos querían de ella. Que su vida podía enfocarse en dos direcciones bien distintas. O chica pobre con ropas sencillas y aspirar a ser cajera de un super o... esa chica que se relaciona con los chicos de buenas familias a cambio de darles lo que ellos desean de ella. Así pasan sus años de adolescencia y sus primeros de juventud, rodeada de chicos con ropa de buenas marcas, con unos bolsillos acordes a su clase social, con esa distinción que los hace aparentemente mejores, y ella... formando parte de esa élite por el módico precio de haberse convertido en el entretenimiento de pijos. De regalar su cuerpo y su integridad a cambio de ser una más de ellos y no una hija de currantes pobres.

    Y sigue creciendo y esos niños pijos, hartos ya de los encantos que Adela no supo administrar, se olvidan de ella. Pero ¿y ella? ¿podrá volver con los de su clase?, ¿alguno aceptará a la que ha sido el juguete de todos los niños bien de la escuela? Y lo que es más importante, ¿será capaz Adela de aceptarse a si misma y volver al lugar que justa o injustamente le ha deparado la sociedad?. Es difícil cuando has conocido los lujos y la adulación, aunque haya sido a cambio de haber olvidado tu dignidad, hacer marcha atrás. Y Adela no puede así que a buscar como seguir en ese mundo que ha conocido y al que no está dispuesta a renunciar. ¿Quien dice que es imposible lo que todos creemos imposible?. Adela sabía lo que quería y estaba dispuesta a mover cielo y tierra para tenerlo. Estaba dispuesta a pagar cualquier precio. Estaba dispuesta si era necesario a vender su alma al diablo. Quien busca encuentra y Adela encontró buscando y rebuscando el mundo de la prostitución y en el a Luisma, el mejor de los profesores. El le enseñó que nunca debía pensar en ella, que lo importante es lo que sienten los demás. Que el cliente es lo más importante y que su vida debía centrarse en esta máxima, que ella para tener ese dinero que necesitaba para no ser quien era, para ser o aparentar ser rica y de buena familia, para pagarse cuantos caprichos tuviera, Para vivir esa vida a la que aspiraba en definitiva, tenía que olvidarse de ella, había de dejar de sentir, incluso de vivir para ella. Lo importante era el cliente, darles placer, que fuera capaz no ya de vender su cuerpo que eso lo saben hacer todas, de saber venderse ella, su alma, sus sentimientos y aprender, aprender cada día a dar a cada cliente lo que el pide de ella, ya sea sexo, amor, misticismo, romanticismo, lo que el cliente quiera, no existe la palabra no.

    Y Luisma era un buen profesor, y Adela alumna aventajada. Dejo de ser ella, y dejó su forma de ser, su dignidad, su autoestima, su ser para ser lo que el cliente quería que fuera. Adela aprendió a ser la mejor cortesana, aquella capaz de ofrecerte lo que tu más deseabas. Adela ya nunca era ella, era lo que tu querías que fuera. Por eso Adela enganchaba, porque era capaz de ser como tu querías que ella fuera. Ella no existía, ella no sentía, ella era lo que el cliente quería que fuera, hacía o que el cliente pedía y Adela, la verdadera Adela debía yacer en algún cementerio mental de esos que todos tenemos en donde depositamos esos despojos que arrastramos a lo largo de nuestra vida sin quererlos recordar. Adela, por eso engancha.

    Y Adela tiene lo que quiere, puede vivir como soñaba y siempre será como el cliente quiera, siempre hará lo que el cliente le pida. Adela está sola, no tiene amigos, ya su familia la rechaza o ¿es ella la que rechaza a su familia?, Adela es un cuerpo para dar placer y una mente para ser como el cliente quiere que sea. ¿Conservará en sus adentros aunque sea un un rincón olvidado algo de dignidad, algo de autoestima, algo de lo que era? ¿Para que? si es como cada uno quiere que sea, si es como cada uno de nosotros queremos que sea... ¿Soledad?, sus cientos de clientes, su cohorte de aprovechados...¿como va estar sola? Si en algún momento se siente sola, se pone sus Jimmy Choo y le hacen compañía... la soledad es de los pobres y Adela por algo es la mejor cortesana y por eso gana lo que gana. Adela tal vez ya no existe porque hoy ya es otra, la que quería ser y ¿como quería ser? Que importan los valores si se tiene lo que soñaba. Si mira atrás y piensa en lo que pudo ser, esta mil veces mejor a como estaría si no hubiera sido tan bien enseñada. ¿Feliz?, ¿existe la felicidad?. Para Adela su felicidad es su nuevo bolso, el que compró ayer tras ese servicio en la que demostró que es la mejor cortesana.

    Adela no tiene alma, ni dignidad, ni tan siquiera personalidad. Adela es simplemente lo que nosotros queremos que sea, puta, amante, novia, amiga... lo que queramos pero sin sentimientos. Pero Adela engancha porque ha sido educada para enganchar y para gustar a los demás. ¿Es feliz? que importa, está hecha para hacernos felices, lo que ella sienta poco importa, ni le importa. Pero Adela... enganchaba hasta que me di cuenta de que solo era un espejo en el que se reflejaba lo que yo deseaba ver en ella.

  2. #2
    Guest

    Re: Adela, la mejor cortesana

    Cipotón, me he tomado como obligación contestar tus post en este apartado. Parece como si lo hubieran hecho para nosotros. No entra nadie más. Y por ti rompo el silencio semanal que me he impuesto. Como ves, te seguiré pidiendo dinero y devolviendo letras y pagarés.
    Últimamente te noto algo serio y, quizás, frágil. Yo tengo excusa, afortunadamente ya no velo a quien velaba. Cuidado, Cipo.
    Lo que has explicado es una parte de la realidad. Hay muchas. No me quiero extender. Pero yo, de tanto en tanto, entro en dos blogs conocidos, el de Marien y Paula y gracias a ellas saco algunas ideas, pocas. Lo de poco va por mis neuronas, no por las suyas. Date una vuelta, te lo recomiendo. Y me ayudan, no por calmar la conciencia, que la tengo no calmada sino plana, sino por aclarar ideas.
    Pero si quiero contarte, verás que no utilizo hoy mi estilo engolado y rimbombante, una pequeña historia, también cierta, que te dará una idea sobre lo que has expuesto, vender el alma.
    Nunca, al menos yo nunca he tenido esa sensación, en el segmento que nos movemos, sexo de pago, haber estado con una pareja que me vendiera ni el alma ni el cuerpo. He comprado, como bien dicen Marien y Paula, un poco de su tiempo, tiempo que hemos dedicado al sexo. Pero no creas, no es necesario que ellas lo confirmen, ha habido más verborrea por mi parte que juegos. Pobrecillas, me ven venir y han de buscar en su botiquín un Optalidón.
    Pero en otro ambiente en el que me muevo, mi trabajo, supuestamente serio, justo y necesario, he visto de todo, absolutamente de todo, llevo en ello muchos años. Y a destacar, dentro del género femenino, dos putas, dicho en despectivo y con todo el ánimo de ofender. Ambas cultas, preparadas, sin supuestas necesidades económicas, con buenos puestos de trabajo, en organizaciones conocidas.
    La primera puta me intentó vender a su cliente, perjudicarle porque tenía opciones, y se ofreció ella misma a realizarlo. Pidió una importante suma de dinero. Nos lo pensamos, he de reconocerlo, había mucho más en juego. La respuesta fue no. Pero ya te digo, lo hablamos. Y todo con una delicadeza de vocabulario que ni un conclave del Vaticano.
    La segunda puta, peor que la primera, sencillamente me intentó comprar, ofreciéndome un dinero no cuantificado y, entre sonrisas, quizás por mi cara de golfo y un previo trato, largo pero exclusivamente profesional, una divertida cena en la que congeniar. Aquí me molesté mucho, entre otras cosas, quizás por lo que menos esperas, por la diferencia de edad, ella mucho más joven que yo, y he llegado a un punto en mi vida en la que solo exijo respeto, como yo trato a todo el mundo. El asunto también era de dinero. El vocabulario utilizado, sorprendente en ella por la edad, nuevamente a nivel del Vaticano. Me negué con bastante educación. Debió pensar que mi riñón ya estaba cubierto. Le he perdido la pista, pero entre tú y yo, estoy seguro que le ha ido muy bien, tenía todo para ello, juventud, belleza, inteligencia, excesivamente lista, algo diferente de lo anterior y, sobre todo, una ambición desmedida y total falta de escrúpulos, dispuesta a dar por su interés, como en mi caso, alma y cuerpo.
    En descargo de las dos putas anteriores diré que en el género masculino abundan muchos más putos en mi oficio. Yo lo hice una vez, hace muchos años, un asunto complejo que dejó mucho dinero. Lo necesitaba con urgencia. No he vuelto a repetir con la frialdad, seguridad y descaro con que entonces lo hice. Y no lo olvidaré. El que es lo de menos. Y, quizás por eso, algunas veces que he de jugar entre lo moral y lo inmoral, siempre subjetivo, y lo legal o ilegal, siempre objetivo salvo que Garzón u otro con peluca opinen lo contrario, cubro siempre, sobradamente, este último apartado. El primero, chico, hago lo que puedo. Que a los garbanzos, como a todos, me gusta tirarles de tanto en tanto tropezones, si es posible de jamón. Pero vendí cuerpo y alma. Como muchísima gente cristiana y de orden que se golpea en el pecho, pecado, pecado y luego ………. a confesarse, que algunas veces eso de la redención con un padrenuestro es una autentica bagatela.
    Como ves, es algo complejo, delicado. Porque sumergirse en los trasfondos lleva a eso, a tener que analizar con tu mirada, tus principios, tu posición, tus necesidades, en definitiva, con tu persona, los comportamientos de un tercero, lo que no es sencillo ni fácil. Aunque creas que el motivo es banal, innecesario, ilógico e, incluso, irracional. Eres tú el que analiza.
    Por hoy, ya está bien. Otro día te cuento. Que ya no velo y no me gusta el Gerundio serio, prefiero el idiota rematado. Ese idiota, me sabe mal decirlo, si es un encanto.

  3. #3
    Membresia 4 Estrellas Avatar de cipoton
    Fecha de Ingreso
    02 jun, 06
    Ubicación
    ¿Donde coño está Itaca?
    Mensajes
    3,037
    Gracias
    64
    Agradecido 101 veces en 55 mensajes

    Re: Adela, la mejor cortesana

    Estimado Gerundio (hoy además de sentirme frágil, estoy cariñoso). Ciertamente en este apartado, en el que nadie nos lee, podemos volvernos trascendentes y hasta si apuramos, podemos ser humanos. En los otros apartados, en esos en los que sí nos leen debemos mantener la compostura, allí sí que no nos podemos permitir ciertos deslices, que es mucho tiempo el que llevamos para labrarnos una imagen y como se den cuenta que somos humanos, la jodemos.

    Las tardes lluviosas me hacen añorar algunas cosas que dejé en el pasado. Si además me pillan fuera de la ciudad, en un lugar en que se huela a tierra mojada, en donde miras y ves montañas a la distancia y árboles y ríos... ¡ay esas tardes de Otoño en mi pueblo!. Nosotros, los que ya pasamos de los ochenta, a pesar de tener alma de niño, algún ramalazo de abuelos tenemos y las tardes lluviosas de Otoño es el mejor momento para explicar esas historias que de alguna forma nos dejaron huella en el corazón, que aquí sí que tenemos, en los otros apartados, como lo supieran nos convertiríamos en el hazmerreír del foro. Pero es aquí, en este rincón, donde nadie nos lee, en donde podemos mostrarnos, frágiles, víctimas de amores y desamores y hasta filosóficos, con esa filosofía de la que podemos hacer gala los que no sabemos, yo me he propuesto este año aprender lo que es un silogismo, (no acabo de entender eso de: Las chimeneas están en los tejados. Mi gato está en el tejado LUEGO mi gato es una chimenea). Que aquí como nadie nos lee, solo tu a mí y yo a ti, podemos permitirnos el lujo de ser humanos, de ser un poco, muy poco, como somos.

    Me alegro que ya no te toque velar, espero que haya sido para bien y gracias por interrumpir tu silencio entre semanas. Al menos así sé que alguien ha leído lo que una lluviosa tarde me impulsó a escribir.

    PS. No me pidas dinero hasta el año que viene que estoy a dos velas.

  4. #4
    Guest

    Re: Adela, la mejor cortesana

    Ya entiendo. He tardado, pero al fin lo he pillado: os habéis cochambado para dejarme el nick con el culo al aire. Vuelvo a casa (es un decir, vivo debajo de un puente) hastiado de la realidad y suelto al Nietze para que, al amparo de vuestros nicks, se regodee en la otra, la paralela, la que no fue ni será pero que puede ser si se inventa. Cuando se me desanima, lo que sucede las más de las veces, le digo que se fije en el Cipo y en el Gerundio, que ahí están para mostrarle el camino. Y ahora váis vosotros y os montáis un desmarque al alimón para que se dé cuenta de su propia gilipollez, que no es otra que la mía. Así que lo tengo aquí lloroso y desanimado, sin ganas de nada, hecho polvo. Cabrones. Los dos… Con pintas.

  5. #5
    Guest

    Re: Adela, la mejor cortesana

    Nietze, yo te lo explico. Que la cosa no es como tú crees. Y tiene enjundia.

    Coincidí con Cipotón un día y, charlando, me comentó que nuestros personajes ya no tenían éxito en el foro, que las chicas se habían cansado de nuestras gracias, corrían rumores que éramos unos sosos, incluso recibí un mail en el que me decían que para ser sevillano era más falso que un duro de ídem. Incluso, es cierto, lo comentamos por la casualidad, recibimos un mail de una tal “Fogosa” en el que nos comentaba a cada uno que éramos los mejores folladores del universo. Curioso, porque la única “Fogosa” que yo he montado, fue una yegua jerezana que me tiró al suelo y me pisoteó. De ahí que camine contrahecho.

    Había que recuperar el prestigio. Sobre todo por nuestras medias, no las de punto y liga, sino las de mails de fogosas damas que, de forma gratuita y desinteresada, tras leernos, nos ofrecían sus encantos al grito de “Dejadnos saborear vuestra masculinidad envergada”. Como te cuento.

    Y decidimos, vista la competencia de graciosos, ponernos serios y mejorar nuestros ratios. Así que, tras mucho discernir (utilizo el verbo discernir no por culto, sino porque yo no pienso, como bien sabes) decidimos que Cipotón os daría unos ladrillazos de muy señor mío, en plan bucólico, la naturaleza, la pareja, los amores y aquellos valores que, para nuestra desgracia, no cotizan en la Bolsa: el amor, el alma, el cuerpo, la dignidad, la estima, y un largo etcétera. Yo, me engancharía al carro, seriedad total y profundidad de pensamientos, cual carga submarina, eso sí, dando un toque de realidad y pinceladas de perdedores empedernidos, ya sabes, Bukosky, que eso mola mucho, tipos amargados, negativos, asociales, mal afeitados, con marroncillo en los calzoncillos, escupitajo fácil ……………..Todo ello por ver cómo nos iba. Y es que, coño, hay que tocar el perfil maternal de las damas.

    Eso sí, decidimos hacerlo solo aquí y continuar como idiotas en el resto de hilos del foro, por aquello de los riesgos, ya sabes, no invertirlo todo en una única personalidad sino varias y abarcar más campo entre las damas.

    Próximamente abriremos un hilo, Cipotón y yo, sobre el apasionante tema relativo a”¿Es el matrimonio un vinculo, un vehículo o una excavadora bendecida por Dios?”. Nos han contado que hay por el foro unas cuantas damas de la Obra, y dado que unos compañeros comentaron que esas son las más viciosas, vamos a ver si podemos camelarlas, que dicen los más degenerados que no hay mejor polvo que una esposa aburrida, todavía de buen ver, con seis hijos, marido notario y del Opus, deseosa de una sesión sexual sin embarazo. Como te digo.

    Y una regla no escrita de este hilo, Nietze, aquí no se puede escribir absolutamente nada si lo que vas a poner no ocupa, como mínimo, 50 líneas, aunque sea una idiotez como la mía. Si es menor, primero cuento y luego leo. Que sepas que contigo hemos hecho una excepción.

    Y si, Cipo, ya no velo porque todo ha ido bien, de momento, aunque queda, como siempre, hoja de ruta.

    ¡Como se nota que hoy es jueves y los que nos dedicamos al servicio libramos!

  6. #6
    Guest

    Re: Adela, la mejor cortesana

    ¡Me olvidaba!

    Cipotón, claro que no entiendes el silogismo. Es que lo has planteado mal. El verdadero, el que tú, Nietze y yo entendemos, es el siguiente:

    La chimenea está en el tejado. Mi gato está en el tejado. Luego mi chimenea es un gato.

  7. #7
    Guest

    Re: Adela, la mejor cortesana

    Lo que tengo que decir se podría resumir con una frase, pero como aquí no se pueden postear menos de cincuenta líneas, y dado que no se me ocurre nada a causa del deplorable estado de ánimo en que habéis dejado, paso a copiar literalmente unos párrafos escogidos al azar de mi autor favorito, el ínclito y nunca bien ponderado Padre Coloma:

    “… el crepúsculo, ese diario fracaso de la Naturaleza, cerníase ya sobre el luengo valle, apagando las floridas gramináceas de las talanqueras y manchando de púrpura los espejeos diurnos de los lejanos regadíos, que, con su cristalina y exhausta sabia, alimentaban desde el comienzo de los tiempos la triste realidad de sus pobres habitantes. Los escasos rebaños que esquilmaban infatigables su agotada tierra, se recogían pesadamente siguiendo una ancestral costumbre. A su lado, vigilante y derrotado, arrastrábase un ensombrecido pastor. Bandadas de aves migratorias se alejaban prestas, huyendo de la noche que pronto las cubriría. A lo lejos, junto a un pedregal rocoso, se divisaba un perdido poblado. Chabolas de caliza y argamasa que cubrían con ramajes las evidentes fisuras de sus techumbres. Entre ellas destacaba una casucha de piedra viva que despedía un reguero humeante a través de una maltrecha chimenea de latón. Un gato de oscuro pelaje veíase acurrucado en su base tratando de aprovechar el único calor de aquel paisaje inhóspito. Desde lejos, en la oscuridad ya dominante, ambas figuras parecían confundirse. Pero, como ya he dicho, la chimenea era de latón y el gato no, luego, aunque los dos estaban en el tejado, es evidente que no eran la misma cosa…”

    Ya sé que no llego a cincuenta líneas, pero es que estoy muy desanimado y ya no tengo ganas de seguir.

  8. #8
    Membresia 4 Estrellas Avatar de cipoton
    Fecha de Ingreso
    02 jun, 06
    Ubicación
    ¿Donde coño está Itaca?
    Mensajes
    3,037
    Gracias
    64
    Agradecido 101 veces en 55 mensajes

    Re: Adela, la mejor cortesana

    Animo Nietze, tu puedes.
    (Línea 2)
    Primero sé bienvenido a este nuestro hilo, no nos lee nadie, pero funcionar funciona. Ya he recibido tres propuestas de damas casadas y aburridas que mientras sus maridos se dedican a ir a visitar a señoritas que fuman, ellas estarían dispuestas a fumar conmigo.
    (Línea 6)
    Lamentablemente, Gerundio nos ha dejado al descubierto explicando aquí como nos conchabamos para recuperar un poco de esa credibilidad de la que algún día, injustamente por supuesto, gozamos. Pero es que nuestros personajes ya empezaban a estar algo quemados, ya nadie nos enviaba mensajes privados, nadie contestaba en los hilos en los que participábamos. Y lo más grave, que el otro día cuando quedé con una bella señorita con quien me puse en contacto para que me descontracturara (desembozara) la tranca, tuve la mala idea de darme a conocer como Cipo de forosx... me echó sin ningún miramiento de su "apartamento privado y acogedor". Bueno, lo de acogedor por la parte de los cojones porque no me deja ni acercarme a recuperar mi dentadura postiza que dejé en un baso sobre la mesita de noche, justo al lado de los pañuelitos de papel y los tres preservativos. Si nos lee y se aviene a devolvérmela yo se la cambio por el adminículo con forma de falo que me endosó donde la espalda pierde su nombre. Si además me pide perdón le quito unas manchas marronosas que quedaron en el mango. Puestos a preguntar, por si me lee, ¿donde está el botón para pararlo?
    (Línea 17)
    Pues bien, esa pérdida de credibilidad, eso de que no fuéramos bien recibidos por aquellas chicas que cobrando tarifa doble por soportarnos y oír nuestros largos monólogos mientras ellas se enchufaban al micrófono... nos hizo deducir, sin pensar que eso lo haces tú por nosotros, que alguno o algunos habían maquinado una conspiración, ¿eh que aquí no quedaría bien decir judeo-masónica?, no, mejor no lo digo, lo dejo simplemente en conspiración contra nuestros nicks. Desagradecidos, que son unos desagradecidos, ¡mira que conspirar contra los nicks más estúpidos del foro!... hay gente para todo.
    (Línea 24)
    Pero ahora, con esa confesión pública de que toda esa emotividad, nuestro giro hacia el rollo sentimental,

    místico,

    serio,

    reflexivo,

    formal,

    meditabundo,

    agrio,

    cerebral,

    nostálgico,

    melancólico,...
    ---

    ---

    (Joderrrrr!!!, cuanto me va a costar llegar a las cincuenta líneas)

    Bueno, me he perdido, creo que estaba explicando que ese cambio hacia el rollo melancólico y todo lo demás (he perdido el Diccionario de Sinónimos), era una mera treta para recuperar protagonismo y conseguir que esas damas, ¿esposas de Notario?, a mí me da igual mientras que acepten nuestra grata compañía mientras sus esposos (Notarios, Abogados, Pilotos de Fórmula 1....) pierden su tiempo y su dinero buscando por ahí pasar el rato con damas de buen ver y buena vida (sí la buena vida que se dan con nuestros dineritos).

    Pero aquí nadie nos lee, y vas tú, nos lees y encima te lo crees. No sigo que estoy recibiendo un privado de una forera que me está proponiendo unas clases de francés, griego y tantos idiomas como se nos ocurran cuando nos encontremos. Ya ves, buenas esposas y... poliglotas como las que más.


    PS. Gerundio me has liado con el silogismo. ¿Mi gato es un tejado? o ¿el tejado es mi gato? o ¿la chimenea es un gato?...He de aprender eso de los silogismos.

    PS2. Lo que quería decir es "Bienvenido Nietze", pero con ese coñazo de las cincuenta líneas mínimo, he tenido que enrollarme sin saber lo que he escrito.








    .

  9. #9
    Guest

    Re: Adela, la mejor cortesana

    Claro, claro, claro. (leer la línea 500 veces, para cumplir el requisito)

Temas Similares

  1. Beatriz, la mejor, la mejor... insuperable!!
    Por Tornasol en el foro Escorts Independientes
    Respuestas: 2
    Último Mensaje: 31/10/2009, 19:01
  2. seria mejor tener relaciones con lluvia? o mejor con sol?
    Por jose-martin en el foro Temas Generales
    Respuestas: 35
    Último Mensaje: 05/06/2007, 20:28
  3. LO MEJOR DE LO MEJOR...FOTOS MUY GUAPAS , PERO EN PERSONA ..
    Por oscarcaravana en el foro Escorts Independientes
    Respuestas: 18
    Último Mensaje: 29/09/2006, 23:33
  4. lo mejor
    Por en el foro Escorts Independientes
    Respuestas: 10
    Último Mensaje: 02/10/2005, 22:15

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
ForosX
Deseo, placer y discreción con las acompañantes más selecta . Déjate caer en la tentación y disfruta de la mejor experiencia con la escort de Barcelona de tu preferencia. Nuestras escorts son muy discretas y ofrecen el mejor servicio profesional. Dúplex, lésbicos y más de lo que puedas imaginar. No lo dudes y contacta con una de nuestras escorts de Madrid consigue una noche de pasión con una de nuestras escorts... Disfruta de los servicios sexuales que siempre has querido en diferentes ciudades; las mejores escorts en madrid o las escorts de Tarragona te están esperando. Querrás repetir una experiencia sexual como la que vivirás con nuestras chicas escorts Barcelona