Resultados 1 al 1 de 1

Tema: ¿Pero dónde está Harris? V

  1. #1
    teo
    teo está desconectado
    Membresia 4 Estrellas
    Fecha de Ingreso
    06 feb, 06
    Mensajes
    2,845
    Gracias
    305
    Agradecido 244 veces en 182 mensajes

    ¿Pero dónde está Harris? V

    Bertram despertó con sobresalto en un espléndido salón donde se estaba sirviendo la cena. Por primera vez desde que había sido apresado, conocía una parte de la nave donde no reinaban las tinieblas, y el lujo y la limpieza eran destacables. Una mesa rectangular, que podría albergar a unos veinte comensales, tenía colocada en el centro un sinfín de bandejas con comida. Un par de soperas de plata les acompañaban, así como jarras con agua, y unas especies de floreros, de boca más ancha, que imitando ser unos decantadores cuyos cristales sudaban, contenían vino rosado, blanco y tinto. El aroma a marisco predominaba, y conjugaba a la perfección con la exquisitez de la mantelería, la vidriera lumínica de tonos verdes y rojos, con motivos marinos que había en una de las paredes del fondo, la música clásica que se filtraba por megafonía, y las sillas al estilo Luis XVI, tapizadas con una tela de terciopelo beige con flores bordadas. Se sentía invitado en la recepción de una embajada. Miró sus pies desnudos. No estaba acorde con el paisaje, era una nota discordante, pero comprobar la manera como su apresor, Felton, cenaba, le eximió de culpa. No era precisamente un hedonista. Con un tenedor de una navaja multiusos, había pinchado una langosta desproporcionada, de carne blanca y rosada, que embadurnó bañándola con mayonesa que vertió de una salsera que parecía una lámpara mágica. Comiendo con las manos, (pues el uso del cubierto albergaba demasiada complejidad), la hizo desaparecer en segundos como si fuera una chocolatina. Sus carrillos se ensanchaban tal y como lo hacen los de un trompetista cuando toca notas agudas. Evitó seguir mirándolo. Era vergonzante y desagradable observar a ese hombre en la mesa. Un tintineo hizo que su atención se centrara en el techo. Una lámpara de araña había oscilado ligeramente, al igual que la mesa. Siguió contemplando el lugar que destilaba cierta majestuosidad. Las maderas del dintel de la entrada, y las que adornaban el peinazo del techo, estaban relucientes, recién barnizadas. Arbogas que no había olvidado todavía la pestilencia y la humareda verde del polvorín, creía tener pegado a sus fosas nasales esos matices. Despejó sus temores. La cuchipanda de pescados braseados era un excelso aroma que respirar. La música que se colaban por los megáfonos ubicados en las esquinas de las paredes, bajó de volumen. Las dos puertas blancas, con ribetes dorados, la custodiaban dos marineros dispuestos con una barra de acero en la mano, y una cimitarra que sobresalía de su cinturón. Sus brazos no eran vigorosos, y su aspecto desanimado, no infundía temor, pero esas armas disuadían al detective de intenter alguna treta. Mientras seguía la observación del comedor, buscando algún detalle que fuera de ayuda para perpretar una futura fuga, le sorprendió el sobresalto de alguien que se abalanzaba sobre él. Unos brazos femeninos le rodearon el cuello y su mejilla fue besada antes de escuchar un enternecedor "¡darling!" entre gimoteos.
    -Calcurnia...¿también aquí? -la japonesa tomó asiento a su lado conteniendo la emoción, que se había desbocado al reencontrarlo. No era mujer dada a los histerismos, y a Arbogas le afectó saber que esos truhanes también la habían hecho rehén. No soportaba ver sufrir a una mujer, y menos a ella, por la que gozaba de una especial debilidad-. ¿Estás bien? ¿Qué te han hecho? -su cara estaba pálida, su pelo desarreglado y la camisa tintada con sudor. Estaba débil y hablaba con dificultad.
    -Me tenían en un calabozo. Me drogaron. Pusieron algo en la cantimplora -se masajeó la frente. Le dolía la cabeza como si hubiera asistido a un concierto de tambores. Al despejar sus manos de la cara, y dar un rodeo visual al salón, como si su pandero tuviera adosados unos muelles, se levantó, con una respiración disparada, tanto como sus ojos, que luchaban por saltar de sus cuencas. Armó su brazo derecho y señaló una de las esquinas de la mesa-.¡Es él! ¡Está allí! -Arbogas hizo que su amiga se calmara y tomara de nuevo asiento.
    -Es el tipo del polvorín, el chiflado de Rextor -éste, comía agazapado, curvando de forma grotesca su espalda. Seguía ataviado con el gorro de aviador, mientras sorbía una sopa. Antes de tomar cada cucharada, primero ladeaba la cabeza a ambos lados, para luego examinar el contenido del cubierto. Su pulso temblaba cayendo de nuevo casi todo el contenido en el plato. Víctima de alguna de sus particulares locuras, sería capaz de pasarse así toda la noche, pues si alguien le miraba, disimulaba abortando la acción de tomar la sopa.
    -A mí me dio otro nombre, pero es él, el falso médico que luego fue vendedor de quesos.
    -¿Te refieres al individuo que importaba "emmental" de contrabando? ¿Tu enemigo acérrimo? No, este tipo también es servil, y con la brújula imantada, pero éste parece más alto. ¿Qué haría él en un barco? Rextor es una especie de artillero, especializado en mezclar explosivos y tabaco, y un firme defensor de las sustancias estupefacientes -Calcurnia le mostró el pedazo de colilla que había guardado en su bolsillo. Seguía apestando a pesar de su pequeñez y estar apagada-. Él y sus vicios son insoportables. Su cabeza se ha convertido en un cubo de "Rubick". Cambia de personalidad a cada frase que escucha. Es fantasioso y peligroso.
    -Quería atacarme -Bertram, pasó de relajado a indignado. Sus morros se apretaron y su nariz se ensanchó. Le habría arrebatado la fregona al anciano marinero que baldeaba el comedor, para morder su punta de rabia. Su cara había enrojecido como si una estilista le hubiera untado los algodones de maquillaje en un barril de pimentón.
    -¿Te tocó? ¿Osó mancillarte? -Calcurnia negó con la cabeza y se volvieron a abrazar. Era agradable estar en contacto con alguien que no daba órdenes en forma imperativa, no amenazaba o estaba tan díscolo como Rextor, que proseguía haciendo bailar su mirada, oteando con descarada desconfianza al resto de comensales. La música de fondo que amenizaba la velada cesó, para dejar paso a una voz firme, grave, condimentada con tintes de impertinencia, que condenaba las maneras cariñosas de Kobayashi y Arbogas.
    -¡Qué imagen tan cándida! Arbogas y la señorita peleona, unidos por el destino, compartiendo mesa y crucero. Déjense de carantoñas y coman. Háganlo. Degusten las mejores cosechas del mar. Necesitarán fuerzas para hablar. Luego el contramestre Teodorakis les hará unas preguntas.
    -¿Hablar de qué? ¿Dónde estamos? ¿Quién es?
    -Cada cosa en su momento detective. Goce de los privilegios que le ofrezco en esta mesa -uno de los marineros había destapado una tartera donde se amontonaban una agrupación de huevos duros, que Felton no tardó en palpar con descaro. Sus toscas manos cazaron al vuelo varias unidades. Ningún instrumento de cocina de última generación los habría triturado con tanta eficacia y rapidez como sus dientes. Varios espejos rodeaban la sala, y desde alguno de ellos eran observados, pues por megafonía, ese detalle no pasó inadvertido -Me disculpo por los modales del Sr.Felton. Bruno en realidad es un marmitón, uno de los encargados de limpiar la cocina, pero es ancho de espalda y sirve para algunos trabajos. Aunque me han informado que logró cebarse de él con un astuto zepo -el aludido miró a Arbogas con la boca entreabierta con unos brotes de ensalada que se asomban entre sus labios. El marinero no había perdido la lengua en un accidente, pero habitualmente no encontraba oportuno usarla para comunicarse. Ni siquiera profirió un gruñido de protesta al escuchar lo que se comentaba de él. Mientras hubiera comida, el resto le importaba poco. Las puertas se abrieron y un joven bien alimentado, con andar de osezno, se unió a ellos sin mediar palabra-. El Sr.Merril, como podrán comprobar por su parecido, es el hermano gemelo de Bruno -el voraz apetito de ambos era un gen familiar-, Sr Teodorakis, sirva a nuestros invitados, debo acudir al puente. Que no les falte de nada. Nos vemos más tarde. Bruno, le necesitan en la sala de máquinas -el tipo que había estado discutiendo en el despacho con sus dos subalternos se levantó de la mesa, donde el Felton recién llegado y Rextor, seguían ajenos a la presencia de los rehenes, con sus particulares rituales para engullir los alimentos. Los dos vigías no se movían de la entrada con los barrotes bien amarrados y el viejo que seguía limpiando, tropezó con uno de los hombros de Merril, que solía andar en línea recta, sin modificar su paso, y cuya estructura ósea era pétrea. El veterano grumete se sentó dolorido en una de las sillas, mientras el contramaestre era ahora el metre de la sala.
    -Es mejor que coman. La travesía puede ser larga.
    -¿Adónde nos dirigimos? ¿Cuántos días llevamos navegando? -inquirió Calcurnia al oficial.
    -No puedo contestar a esas preguntas. Más tarde quizás sean informados de algunos detalles -las tripas de Arbogas, que a pesar de ser consolado por la penosa educación de la tripulación de ese buque, seguía sintiéndose ridículo y desubicado en un espacio acrisolado, sonaban a avioneta que se había quedado sin combustible-. Por motivos de seguridad hemos prescindido de proporcionales cubiertos. Tienen un historial violento, que no han hecho más que confirmar desde que están hospedados en nuestra embarcación. Así que tendrán que comer con las manos.
    -¿Ni siquiera un plato?
    -Lamento que una dama de tan alta alcurnia como usted, señorita Kobayashi, se vea en una situación tan dramática, pero es necesario para preservar a la tripulación de imprevistos -sin importarle demasiado lo que contaba con sorna el contramaestre, Bertram había alcanzado una bandeja con langostas de concha parda. Partió una y la zambulló en una salsera de contenido, rojo y aceitoso e imitó a Felton. No tenía su habilidad y masticaba con la boca cerrada.
    -Está deliciosa, aunque la salsa pica demasiado.
    -¿Y si han narcotizado la comida? Pusieron algo en el agua de mi celda
    -Querida, de ser así estos hombres estarían tendido en el suelo hace rato -algo parecido a una lata de refrescos vacía y pisada, sonó enfrente suyo. Merrill Felton adecentó su aspecto limpiándose los bigotes con el babero que le colgaba del pecho, y musitó una palabra que supusieron era de disculpa por dejar que brotara libremente de su garganta, aquel sonido abrupto fruto de la naturaleza. No era una comida árabe y sobraba el maleducado detalle del marinero, pero acostaron los remilgos a un lado, para saciar su apetito. Una sopera con patatas troceadas, cebolla y tacos de atún, estaba al lado de la fuente de ensalada, pero tomarla sin cuchara, era complicado a no ser que uno tuviera la pericia de los gemelos. Calcurnia imitó a su compañero y con bocados tímidos, fue presentándose ante ese exquisito manjar que era la langosta. Un trueno se escuchó de fondo y la mesa osciló violentamente hacia un lado. Una sopera se desparramó y de una bandeja con frutas, saltaron varias naranjas al suelo. El contramaestre estaba contrariado. El marinero anciano, que no había probado bocado todavía, en gestos quejumbrosos, limipió el desorden.
    -El tiempo empeora. Rextor, ¡aquí no! -el artillero había desenfundado uno de sus famosos cigarros. El jefe no lo permite. Y quítate eso de la cabeza. Estamos en una mesa -el contramestre fue respondido con una mirada de reojo por parte de Rextor. De haber tenido uno de esos sables turcos en su poder, como el de otros marineros, habrían ajustado las cuentas, pero se limitó a obedecer, centrándose en las locuras imaginarias que le atormentaban. Otro trueno y balanceo del barco provocó que los presentes se movieran de sus asientos. La japonesa, que empezaba a perder el miedo, y a la que las inclemencias meteorológicas no le preocupaban, le preguntó a Teodorakis por uno de los platos que no había sido probado por nadie. Felton lo había descubierto también, y se hizo con una de las piezas de pescado, que se abría con suma facilidad por su ternura.
    -No estoy seguro, creo que es barracuda.
    -¿Barracudas en nuestas costas? ¿Cuál es nuestro destino? -antes que el apurado contramaestre respondiera a Calcurnia, la voz que salía por megafonía tomó de nuevo las riendas de la conversación.
    -Barracuda al estilo balinés. Propuesta de uno de nuestros grumetes que trabaja en el puente. Sencilla receta: ajo, guindilla y media hora de cocción en unas brasas de leña. Deléitense, no son fáciles de pescar. En Indonesia es un manjar muy preciado.
    -No puede ser. ¿Tan lejos hemos navegado? ¿Cuántos días hace que estamos encerrados? -nadie contestó a las inquisitivas preguntas del detective. Con voraces movimientos de mandíbula, aunque la carne de esa barracuda se desmoronaba en la boca, Merril, que por la postura, se asemejaba a un músico tocando una armónica, la hacía puré tomándola desde la cola, recorriendo de izquierda a derecha todo su lomo. Su boca circulaba por el pescado imitando el movimiento del rodillo de una máquina de escribir. La piel estaba algo quemada, y el crujido que hacía al morderla, junto con el chapoteo que generaba al masticar y la acumulación de babas y aceite en sus labios, no pasaban inadvertidos por los dos retenidos, que lo observaban con desprecio. Teodorakis, que seguía de pie como improvisado anfitrión, se dio cuenta de que la japonesa escudriñaba con malos ojos a ese glotón sin modales. Incluso él, que no dejaba de ser un filibustero, se sentía azorado por el comportamiento en la mesa de algunos de sus subalternos.
    -Su trabajo requiere de un físico preparado. Tiene buen apetito -añadió el oficial, acompañando su explicación con una ligera carcajada.
    -Físico nuclear, no. ¡Dios Santo, parece que no haya comido en días! -Kobayashi estaba consternada. No eran esas las maneras a las que estaba habituada a compartir en los prestigiosos clubs, donde residía habitualmente su vida social. Tras unos minutos de pausa, apurar parte de la langosta que sobraba, y hacerse con algunos gajos de fruta, un enfrentamiento entre Arbogas y Merril Felton tuvo lugar. Se había obrado el milagro, y el mozo de corpachón lozano, además de abrir su boca para comer y escupir, finalmente hilvanó dos palabras. Su voz no era demasiado gruesa, economizaba tanto los vocablos como el aire.
    -Es mía -le espetó a Bertram, alzando los labios inferiores, adoptando la imagen de un Bulldog. Sus cejas dibujaban una línea descendente, y su frente era un pentagrama de arrugas. El enfado que vivía era mayúsculo. La disputa era por una bandeja, la que estaba más cercana a Rextor. El marmitón se hizo con ella. Ya tenía su juguete y no iba a compartirlo, no al meno con un extraño, que además había encerrado en un calabozo a su hermano.
    -Pero hay dos bogavantes.
    -El otro es para el Capitán -esa afirmación pisó el acelerador del nerviosismo del contramaestre, que se apresuró a matizar, mientras el marinero chascaba con las manos el cuerpo del marisco. Una metralla líquida de jugos internos salpicaron a las tres personas que tenía delante. Cansado de Merril, Arbogas lo sentenció:
    -De pequeño estaba flaco. No empezó a engordar hasta que descubrió que los dulces sabían mejor si se les quitaba el envoltorio -la respuesta a esta humillación no fue otra que escuchar un ruido semblante a alguien que hurga en el barro,que era el que ocasionaba ese desganado mientras hacia desparecer uno de los dos bogavantes.
    -¿Y dónde está él?
    -¿Quién? -respondió el griego escondiendo la mirada.
    -Sí. ¿Por qué no da la cara? ¿Qué pretende de nosotros? -el hombre seguía de espaldas evitando las preguntas que le inquietaban, y se alejó un paso de Calcurnia, que había secundado a su compañero.
    -Está aquí...
    -Por supuesto, él gobierna la nave -el contramaestre se había girado con mirada firme, agarrándose a la butaca de la japonesa, empero sus manos denotaban intranquilidad, pues sus dedos se amarraban al tapizado con desespero, lo estaba arañando.
    -Digo que nos vigila. Seguramente detrás de alguno de estos espejos o de esa vidriera -los guardianes que custodiaban la entrada siguieron a Arbogas que con la frente levantada, buscaba descubrir desde qué lugar eran observados. El detective permaneció quieto. El silencio tomó la sala por primera vez durante la cena. Sus ojos recorrieron cada palmo de ese comedor. Una cámara podía estar escondida en diversos lugares. La habitación era espaciosa. Arbogas avanzó un par de pasos, siempre con dos marineros expectantes a su espalda. El anciano grumete yacía dormido en una silla, a su lado estaba Rextor, que lo miraba asustado; a saber qué disparatada comedia se estaba representando en su cabeza. Felton comía, pero con la boca cerrada y con sigilo, que sólo rompió al acercar las cáscaras del bogavante que se había zampado, al centro de la mesa.
    -Siéntese Arbogas. Quizás sea hora de que contesten a unas preguntas.
    -¿Y los cafés? -dijo mientras se acomodaba y contemplaba con pesar los restos mortales de ese codiciado marisco que sólo Felton había saboreado.
    -La cena se da por terminada -comentó la voz de la megafonía- Espero que haya sido de su agrado. Si no contestan satisfactoriamente en el interrogatorio, puede que esto haya sido un silicernio, pues su funeral podría venir a continuación -una patada se clavó en la espinilla de Teodorakis, que no dudó en apuntar con un revólver a su femenina causante. Las vidas de Calcurnia y Arbogas volvían a estar en peligro.

  2. El siguiente usuario ha agradecido a teo su mensaje:

    McQueen (20/06/2013)

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
ForosX
Deseo, placer y discreción con las acompañantes más selecta . Déjate caer en la tentación y disfruta de la mejor experiencia con la escort de Barcelona de tu preferencia. Nuestras escorts son muy discretas y ofrecen el mejor servicio profesional. Dúplex, lésbicos y más de lo que puedas imaginar. No lo dudes y contacta con una de nuestras escorts de Madrid consigue una noche de pasión con una de nuestras escorts... Disfruta de los servicios sexuales que siempre has querido en diferentes ciudades; las mejores escorts en madrid o las escorts de Tarragona te están esperando. Querrás repetir una experiencia sexual como la que vivirás con nuestras chicas escorts Barcelona