Resultados 1 al 8 de 8

Tema: El morbo de las Amistades Peligrosas

  1. #1
    Uma
    Uma está desconectado
    Membresia 2 Estrellas Avatar de Uma
    Fecha de Ingreso
    22 feb, 08
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    404
    Gracias
    0
    Agradecido 0 veces en 0 mensajes

    El morbo de las Amistades Peligrosas

    Recibo tu primer MP donde me dices que has leído cosas mías, que te gusta lo leído y que quieres saber más. En tu mensaje pareces muy interesado en compartir conmigo momentos excitantes, imágenes que te has hecho en la cabeza de lo que podría ser un encuentro conmigo.

    Te informo bastante más sobre mi, no quiero que quepa la menor duda de que tipo de chica soy, cómo soy, lo que te puedo ofrecer...
    No dudas, sigues adelante, con firmeza y muy seguro de lo que te vas a encontrar y de lo que quieres. Tanta firmeza hace que yo dude. Espero darte lo que te mereces.

    Intercambiamos mails, dónde puedo ver que eres una persona no tan distinta a mi, con ganas de pasarlo bien, disfrutar del sexo, de la compañía, de momentos agradables, el resto, lo físico, dices que no importa... Yo aún así, insisto.

    Imaginamos como será, me das pequeñas pinceladas del juego al que me quieres someter, haces que yo también desee jugar y quiera ganarte. Vas a ser tú quien lleve el ritmo y eso me inquieta.
    Me propones finalmente que esa noche me esperarás en la plaza que hay delante de mi casa, que yo baje y te llame y que juguemos a reconocernos, a mirarnos de lejos, a vernos, a acercarnos poco a poco...

    Ya has visto que soy juguetona y que no me he resistido al juego y te hago jugar a ti. Me escondo ligeramente para que no me veas tan rápido. Imagino dónde estás y a lo lejos te adivino, te he cazado y te pregunto si me ves, miras hacia otros lados y te pregunto si llevas una camiseta blanca, te doy una pista más y salgo a tu encuentro. Estas relajado, tomando una cervecita fresquita, te doy dos besos y me siento a tu lado. Me gusta lo que veo, esa primera impresión típica en mi es positiva.
    Me ofreces algo de beber pero decidimos ir camino al restaurante, allí sé que estaremos practicamente solos y podremos desearnos con los ojos a nuestro antojo.

    Por el camino te siento cercano, me siento relajada a tu lado, con ganas de compartir esa cena que propusiste como primera toma de contacto. Ya llegará el momento.
    Nos sentamos en la mesa del restaurante y desde el principio siento tu mirada en mi escote. Te avisé de que lo llevaría, es para ti, tú lo vas a disfrutar.

    Te observo infinidad de veces y me imagino que hubiera pasado si hubiese venido sin ropa interior, mientras lo pienso me imagino cogiendo tu mano por debajo de la mesa y guiándola hacia mi muslo, dejándola allí para que me acaricies a tu antojo. Quizás fuese un atrevimiento...
    Despierto, fluye la conversación hablando de cosas cotidianas en la vida, tu vida, la mía y las amistades peligrosas........................................ .................................................. .........

    Cenamos tranquilamente, hablando, sonriendo, esperando, tic, tac... Yo también espero, lo sientes.
    Llega el momento de la carta de postres, estás callado y te pregunto si estás bien. Me dices que si y sin ganas de nada más que de ti pedimos la cuenta. Me doy cuenta de que esta cena y este tiempo contigo ha jugado a nuestro favor. Estoy despierta, activa, juguetona, segura...

    Te llevo a mi casa y mientras te pongo un vaso de agua te recuestas en el sofá. Me acerco a tí, bebes pero en décimas de segundo te sobra el vaso. Me siento a horcajadas encima de ti, te beso y me dices, cuantas ganas tenía de tenerte así, encima de mi.

    -¿Es por eso que estabas tan callado a lo último?.
    - Si, no hacía más que pensar en ello. Tenía ganas de estar aquí.

    Nos seguimos besando y me levantas la falda, me aprietas las nalgas y me susurras..

    - Me hubiese encantado que me hubieses recibido sin ropa interior.

    Le digo que me idea era esa misma, que fue algo que pensé y que me apeteció sobremanera.

    - Quítatelas en el lavabo y vuelve como si no hubiese pasado nada.

    Ummmmmmmmmmmmmmmmmmmmm. Me encanta que me digan cosas así.
    Obediente voy al lavabo, me quito el tanga y vuelvo a su encuentro. Está sentado, ha cogido una revista y cuando me ve llegar la deja en su sitio. Me acerco y cuando estoy a su altura me arrodillo. Sus rodillas me abrazan. Ahora.
    Le propongo más comodidad y le guío hasta mi habitación.
    Se desnuda rápidamente y se pega a mi cuerpo mientras me deja claro que me conoce, que me ha leído mucho y que sabe lo que me gusta y lo que quiero de él. De nuevo, ummmm.
    Nos tumbamos en la cama y nos besamos, estoy encima de él y nos miramos. Noto su miembro, es demasiado tentador tenerlo desnudo para mi y bajo a comprobar su estado. Nos hacemos amigos y tú disfrutas de tal amistad, me marcas el ritmo, me frenas, no quieres correrte tan rápido. Disfrutemos de nuestros cuerpos. Disfrutemos.

    - Te toca a ti. ¿Quieres que te lo chupe?. Sé que te gusta mucho, lo he leído.

    Ummmm. Sí, hazlo. Bajas, noto la humedad de tu lengua, doblo mis rodillas. Mis manos alcanzan la pared, mis pezones se tornan duros y juego con ellos mientras te tengo ahí.
    Disfrutas de mi sexo y acompaño tu lengua con el frotar de mis dedos en mi clítoris, cuando me toco no puedo parar. Me observas, me acompañas y dejas que llegue al orgasmo bajo tu atenta mirada. Te relajas, sonrío y respiramos.

    - ¿No descansas?
    - No, ¿me dejas que te la coma?
    - Si claro, cómo no...

    Empiezo de nuevo, sigo con las mismas ganas del principio. No, aún más, ahora te tengo vendido y eso me vicia. Te miro a los ojos y te veo disfrutar, mirarme. Te dejas, te ofreces y sigo perdiendo tu miembro en mi boca, sigo queriendo más y tú lo sabes. Entonces... te ofreces y yo encantada te recibo. Delicioso.

    Nos tumbamos y nos acariciamos, seguimos hablando como si nos conociéramos de hace algún tiempo, es fácil compartir cosas contigo. Es fácil dejarse llevar de nuevo,.. entonces te toco.
    Vuelvo a sentirte, vuelvo a querer algo de ti. Esta vez sí.

    - ¿Quieres que te folle?
    - Si claro. Ya.

    Me penetras, me hundes... quiero más. Ahora te toca manejarme y lo haces tremendamente bien. Me das la vuelta y me penetras a cuatro patas. Me dejo llevar por tus envestidas y pienso en si querrás mi culete... Dijiste que te apetecía. No me defraudas, poco a poco, más intenso, más rápido, mi cabeza pegada a la almohada, gimo, me giro y te miro. Estas exhausto y te tumbas sudando, me acerco y te digo que no te voy a dejar así. Bajo y me amarro a ti, hasta el final, hasta que no puedes más.

    - Hacía tiempo que no echaba dos seguidos así. Eso es por tu culpa.
    - Ummm. Me encanta que haya sido así.
    "Soy una mujer promiscua, si, por que pretendo utilizar el sexo como medio para encontrar lo que todo el mundo busca, reconocimiento, placer, autoestima y en definitiva, amor y cariño..."
    Diario de una Ninfómana

  2. #2
    Membresia 3 Estrellas Avatar de baco.710
    Fecha de Ingreso
    07 may, 08
    Ubicación
    Tarraco
    Mensajes
    931
    Gracias
    0
    Agradecido 1 vez en 1 mensaje

    Re: El morbo de las Amistades Peligrosas

    Pero quien no va a tener ganas de conocerte despues de leer estas cosas!!!!!!!!!
    Por cierto donde has dicho que quedaba esa plaza.....ja,ja,ja...Un besote!!!
    El que no considera lo que tiene como la riqueza mas grande, es desdichado, aunque sea dueño del mundo.

  3. #3
    Membresia 4 Estrellas Avatar de manitú
    Fecha de Ingreso
    17 mar, 08
    Ubicación
    Ahora mismo? Aquí
    Mensajes
    1,239
    Gracias
    0
    Agradecido 9 veces en 2 mensajes

    Re: El morbo de las Amistades Peligrosas

    Siempre me parecen curiosas tus experiencias...

    Y me ha gustado eso del juego de reconocerse... Está muy bien

  4. #4
    icaro69
    Guest

    Re: El morbo de las Amistades Peligrosas

    Cenar ante una inmenso valle de carne a cuatro palmos de la respiración.....sólo incita a una digestión descarnada.

    Suele ser cuando ella pregunta por el lavabo de caballeros.

    Y el la aguarda en la cueva. Jugando al despiste.

    Son aquellos arrebatos que se sienten como una puya en la cerviz.

    Ella se cuela en los urinarios masculinos, encima de la taza y haciendo cosquillas con sus freáticas nalgas el lame lo que su convulsa pelvis no para de menear. Casi siempre es una manera deliciosa de tomar la primera copa.....

    Me gusta chiquilla, comer con los dedos.

  5. #5
    Guest

    Re: El morbo de las Amistades Peligrosas

    Uma , tú cuando quieras vamos al 6 y 9 y al Training Pedralbes . Tú siempre sin bragas...yo tambien.

  6. #6
    Principiante
    Fecha de Ingreso
    17 jun, 08
    Ubicación
    barcelona
    Mensajes
    13
    Gracias
    0
    Agradecido 0 veces en 0 mensajes

    Re: El morbo de las Amistades Peligrosas

    Vaya Vaya,con tus relatos chica, siempre morbosos,i entretenidos, asi que ahora tambien juegas al escondite,lo que es seguro es que os lo pasaisteis bien, tu amigo debio salir con las piernas temblando,

  7. #7
    Guest

    Re: El morbo de las Amistades Peligrosas

    Si fuese profesor pasabas el curso con sobresaliente.

  8. #8
    Guest

    Re: El morbo de las Amistades Peligrosas

    como siempre, un placer leerte
    para mi eres la mejor con los relatos!!!

Temas Similares

  1. Jolie, belleza y morbo
    Por Luno en el foro Experiencias
    Respuestas: 28
    Último Mensaje: 09/06/2010, 16:01
  2. Silviamania, o las amistades peligrosas
    Por w.szpilman en el foro Experiencias
    Respuestas: 5
    Último Mensaje: 25/06/2008, 15:07
  3. ¿El morbo del taxímetro?
    Por Uma en el foro Relatos Eroticos
    Respuestas: 13
    Último Mensaje: 26/04/2008, 19:08
  4. Respuestas: 5
    Último Mensaje: 08/03/2008, 02:00
  5. amistades y algo mas mallorca
    Por en el foro Agencias de Escorts
    Respuestas: 1
    Último Mensaje: 02/11/2004, 14:30

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
ForosX
Deseo, placer y discreción con las acompañantes más selecta . Déjate caer en la tentación y disfruta de la mejor experiencia con la escort de Barcelona de tu preferencia. Nuestras escorts son muy discretas y ofrecen el mejor servicio profesional. Dúplex, lésbicos y más de lo que puedas imaginar. No lo dudes y contacta con una de nuestras escorts de Madrid consigue una noche de pasión con una de nuestras escorts... Disfruta de los servicios sexuales que siempre has querido en diferentes ciudades; las mejores escorts en madrid o las escorts de Tarragona te están esperando. Querrás repetir una experiencia sexual como la que vivirás con nuestras chicas escorts Barcelona