Página 1 de 5 123 ... ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 48

Tema: Sexo, prostitución y religión

  1. #1
    Membresia 3 Estrellas
    Fecha de Ingreso
    13 feb, 08
    Mensajes
    820
    Gracias
    0
    Agradecido 0 veces en 0 mensajes

    Sexo, prostitución y religión

    Ya, vaya tocho de hilo pero por alguna razón últimamente pienso en eso. No he tenido una educación religiosa como dios manda, mas bien todo lo contrario, no la he tenido en absoluto. Pero vengo de familia protestante y aunque mis padres nunca fueron practicantes de alguna manera si mamé esa leche perniciosa que condiciona nuestros actos de forma casi automatica. Emile Durkheim, padre de la sociologia moderna hizo estadisticas por casos de suicdios y averiguo que habia más de ellos en protestantes que catolicos. La maldita culpa.. Mientras un catolico puede confesarse y despues olvidarse y volver a hacer de las suyas, un protestante carga con su culpa hasta el dia del jucio final, entonces y ya lo sabe se le perdonaran todos sus pecados, asi debe ser "buena" persona en vida....

    ¿De entre las prostitutas las hay hasta muy religiosas.. como conviven con esa contradicción (Maria Magdalena?)? (y que me perdonen mi ignorancia)

    ¿y los usarios de los servicios de sexo?


    Tengo curiosidad de cuantas respuestas puede tener este hilo..... me da que muy muy poquitas

    summum

  2. #2
    icaro69
    Guest

    Re: Sexo, prostitución y religión

    No estás solo.

    Yo crecí con una severa, adusta y profusa religiosidad cistiana, apostólica y evangelizadora, mi querido Súmmum.

    Estudié donde el Pare Arasa asolaba las yemas de la revuelta. Y mis primeros doce años fueron una negra y zafia visión de la apariencia.

    La prueba de mi fe: es mi agnosticismo.

    Fuí un rebelde, un hereje....soy un rebelde, un hereje. No creo en los dioses monolíticos, ni en el perdón teológico.

    Sólo se que no se nada.

    Y solo me fio de Santo Tomás.

    Y de Judas.

    No estás solo.

    No lo estamos.

  3. #3
    Membresia 4 Estrellas
    Fecha de Ingreso
    04 mar, 06
    Ubicación
    en tus peores pesadillas
    Mensajes
    6,978
    Gracias
    0
    Agradecido 29 veces en 16 mensajes

    Re: Sexo, prostitución y religión

    Pues sí Summum. Muchas de mis amigas escorts son bastante religiosas. Leen la Biblia y van a misa. Pero te explico por qué. En gran parte es porque es una forma de sentirse reconfortado. Como buscar un poco de meditación, más que rezos por sus pecados.

    Yo no soy religiosa, pero sí rezo cada noche, me ayuda a pensar en un mundo. Pero no entro a una iglesia a ayudar a ningún sacerdote. No me gusta esa figura, porque hay mucho vicio. Pero sí pongo alguna velita de cuando en cuando, cuestión de promesas.

  4. #4
    Membresia 4 Estrellas Avatar de barcel
    Fecha de Ingreso
    23 oct, 05
    Mensajes
    1,240
    Gracias
    0
    Agradecido 1 vez en 1 mensaje

    Re: Sexo, prostitución y religión

    Yo empecé a comprender que la religión era un perverso invento muy pronto. Yo si recibí una educación como Dios manda. Bueno, creo que si el bueno de Jesucristo volviera a la tierra entraria en las iglesias y en las conferencias episcopales a hostias como ya hizo con los mercaderes cuando entró en el templo. Pero nos entendemos, recibí una educación religiosa , no tan estricta como la de Gerundio, pero por el estilo. Me expulsaron de clase cuando a los 12 años pregunté , santa inocencia, si masturbarse era pecado mortal o venial. La explicación de la diferencia entre pecado mortal y venial se la dejo a Gerundio que os lo contará mejor. Obviamente era mortal y me quedó claro con la mirada del padre Salmerón. En aquellos tiempos de paja diaria sentía una inmensa culpa que no me dejaba dormir por las noches. Las cosas empezaron a cambiar cuando vi al padre Salmerón metiendo mano con disimulo a un compañero de clase en el patio y entonces entendí como aquel zoquete sacaba sobresalientes en Matemáticas, se la dejaba tocar el muy cerdo. Al cabrón de Salmerón no le reventé los cojones porque solo tenia 12 años, cuando dejé el colegio y me hice mayor pensé reiteradamente en volver un dia de incógnito e inflarle la cara a hostias , pero resulta que mi moral es mas cristiana que la suya, mira tu por donde.

    Un ser humano (Homo sapiens sapiens) se convierte en persona al tener un código moral. Lo cual indica que la mayoria de seres que deambulan por nuetras calles no son personas porque , obviamente, no tienen código moral alguno. Pero la religión, como bien la define Salvador Pániker, es la moral de los idiotas. El único código moral posible es el tuyo propio, el que tu elaboras, con el que tu te comprometes. Asumir un código preestablecido, las normas escritas interesadamente en unas tablas de la ley o explicadas en un libro sagrado es una burda simplificación de lo que significa la moral , pura vagancia de ovejas que simplemente siguen al rebaño. Eso no quiere decir que esos libros sagrados no contengan sabiduria y verdad. Es obvio también que en la elaboracion de nuestras normas estamos muy influidos por la cultura concreta, en mi caso cristiana, en la que nos hemos educado y vivimos. La virtud , como la definia Sócrates, consiste en la búsqueda de la verdad, en el conocimiento. Todo aquel que se esfuerza por saber, por conocer, por establecer un código de conducta propio que le separe de la animalidad, es virtuoso y es persona.

    El sexo es una de las actividades más placenteras de la vida, traducido a mi follar me encanta. Soy putero y disfruto mucho de esa actividad, procuro que ellas se sientan bien conmigo, las respeto como personas y pago el servicio al final. La profesión de prostituta, mujer que ofrece placer, me parece fantástica si se ejerce libremente y no veo el mal por ninguna parte. Pero , por ejemplo, jamás follaria con las rumanas forzadas y sometidas a mafias de clubs de carretera. O jamás me iria a Tailandia a follar con casi niñas como hacen tantisimos europeos y americanos. ¿Y porque no? porque me lo impide MI moral , no la moral colectiva, no la moral cristiana, la moral que me importa ¿cual? la MIA.

    Sin acritud ni pretender tener razón.

  5. #5
    Membresia 4 Estrellas Avatar de manitú
    Fecha de Ingreso
    17 mar, 08
    Ubicación
    Ahora mismo? Aquí
    Mensajes
    1,239
    Gracias
    0
    Agradecido 9 veces en 2 mensajes

    Re: Sexo, prostitución y religión

    Yo no confieso ninguna fe. Ni siquiera en mi mismo. Me resulta totalmente imposible creer en un ser superior que maneje los hilos, y como dice Barcel, creo que si Jesucristo resucitara, se iría sirectamente al Vaticano a liarse a hostias.

    Pero venimos de una sociedad manipulada por las religiones desde que el hombre se puso el primer taparrabos, y obviamente todos los sectores están influenciados. Y la prostitución no es una excepción. Habrá creyentes, muchas, como en todos los ámbitos. Seguro que tambien influye que hay muchas profesionales que vienen de países latinoamericanos, donde el porcentaje de creyentes es infinitamente más alto que aquí.

    P.D. Me ha hecho gracia el comentario de las confesiones. Es cierto. No hay nada como una confesión para purgar todos tus pecados y quedar impune para el día del juicio final. Y ahora ya no se estila, pero años atrás, si el pecado era de determinada consideración, podías comprar una bula que te garantizaba el perdón de inmediato

  6. #6
    Guest

    Re: Sexo, prostitución y religión

    Barcel, en cuanto tenga tiempo te contesto, que esto merece que inyecte de rica hierbita fumada, ummmmmmmhhhhhh, me lo estoy preparando, a mi única neurona imbécil.

    Y estoy seguro que eso que afirmas lo despejas por mis habituales comentarios, ¿verdad?

  7. #7
    Membresia 2 Estrellas Avatar de haztelaraya
    Fecha de Ingreso
    20 ago, 08
    Ubicación
    Pues aquí en la web, con vosotros
    Mensajes
    124
    Gracias
    0
    Agradecido 1 vez en 1 mensaje

    Re: Sexo, prostitución y religión

    Yo como otros muchos fuí a un colegio religioso. Además de religión y formación del espíritu nacional, la FEN, se dedicaron a intentar enseñarnos principalmente lo que no debíamos hacer. No peques, no te masturbes, no mires a las chicas (ni pensar en tocarlas, claro). Obedece, obedece, y obedece. Muchos padres estaban más preocupados en que sus hijos fueran a estos colegios por el prestigio que daba, y no por la educación impartida.

    En mi caso, y de algunos compañeros que aún frecuento, tenemos la sensación de que todo aquello no fué nunca con nosotros. Estábamos tan preocupados por nuestros problemas de adolescentes que la religión nos importaba más bien poco. Suscribo el comentario de Barcel, el día que ves a un religioso meter mano a un chaval rompes un montón de esquemas.

    Siempre he vivido la sexualidad como algo natural, sin tabues ni pecados, y en cuanto a la relación sexo-religión, es como todas las cosas, cuanto más te dicen lo malo que es y que te apartes, más llama tu curiosidad, cuanto más te hablan de “malas mujeres” más ganas tienes de conocerlas. Me gustaría que voces más cualificadas, por ejemplo la “doctora Ranzi, o la doctora Gess”, nos iluminaran del porqué funciona así nuestra mente.

    En mi caso, después de la primera comunión (vestido de monje franciscano penitente, y con un montón de regalos que me hicieron) la religión cristiana dejó de interesarme.

    A día de hoy no sigo ninguna confesión oficial, pero practico mi propia religión, que es una mezcolanza de hinduismo, algo de la teoría de los sufís, y mucha aportación propia.
    De lo que se trata es de estar en paz con uno mismo y no ir jodiendo a tu prójimo.
    Se puede aprender mucho sobre el amor en el cine... si no nos distrae la película.

  8. #8
    Guest

    Re: Sexo, prostitución y religión

    Caladita al cigarrito de la alegría, fantasía y la risa.

    Pues sí, Barcel y compañía, pues sí, he recibido una estricta educación religiosa. Auténticamente integrista. No te daré muchos datos, pues casi todos los compañeros que he tenido, estoy seguro, rondan por estos lares. Jesuitas, hermanitos de la Salle, Salesianos, para terminar con las verdades del Opus Dei. Vengo de una familia donde tirarse un pedo es pecado mortal. Como veis, tengo buena excusa para que disfrute con la disciplina inglesa.

    Las religiones, todas ellas, hoy me importan poco. La ventaja de tener una única neurona es que se cansa al instante, no profundiza y deja a la ciencia que resuelva los misterios. Ya sabemos que la Luna y el Sol no son dios, y como con la genética avanzaremos, un día de estos nos comentan a todos que la Santísima Trinidad si, si, era paloma, de la especie torcaz. Felicidades a los cazadores.

    Todo, todo, se sustenta en la ignorancia y el miedo. Concretamente en la muerte. Y como de ahí nadie ha vuelto a explicarnos que es eso, como se pasa, si hace frio en el cielo o calor en el infierno, si nos esperan doscientas vírgenes, es la gran verdad inmutable, todos desapareceremos. Pero ahí están los dioses, en el otro lado, para premiarnos o castigarnos en función a lo que unos tipos iluminados dicen que debemos hacer. Explicado por un listo puede ser más técnico y extenso, pero como soy un idiota mi detalle ya me parece bien.

    Mi primera y única crisis religiosa se produjo exactamente a los 16 años. Entré a trabajar en un banco. No me gustó nada. No, el banco, no, sino el trabajar. Y me pregunté ¿Dios es bueno? ¿Cómo va a ser Dios bueno si seguimos trabajando porque hace miles de años una tipa dio a un imbécil una manzana? No sé lo que será Dios, pero rencoroso hay que reconocer que lo es un rato. Anda que no ha pasado tiempo y sigue cabreado. Punto. No he vuelto a entrar en una Iglesia a rezar. De visita monumental, si, que dicen que es cultura.

    Acostumbro a moverme, por deformación profesional, entre lo que es legal o ilegal, sólo distingo esto. Y, como comprenderás, en ambos casos, bastante entra y conforma el derecho el concepto de lo “moral”. En mi opinión, excesivamente.

    Lo que no me reservo y aquí sí que te doy mi opinión es que, superando el concepto del derecho y la legalidad, existan grupos sociales que, con mayor o menor predicamento, en base a unos criterios estrictamente morales y religiosos, intenten imponer en base a su “verdad” una forma o estilo de vida a quienes no lo comparten y que ningún mal hacen. Tanto rechazo me produce un talibán, como un católico integrista, como un musulmán radical, como un cienciólogo, como un creacionista, como todos los “istas” que, en función de sus creencias, todas ellas respetables, las impongan por la fuerza, con tretas, con presión, por obligación, sobre las mías. No se trata de mayorías o minorías, se trata de un concepto bastante olvidado, el respeto a terceros.

    Puede parecer complicado, pero es sencillo. Es una cuestión de tolerancia y educación. Y en eso estoy, intentándolo, aunque desgraciadamente en muchísimas ocasiones, mas de las que deseo, no siempre lo consiga. Por eso han sucedido cosas, que hoy pueden parecer graciosas, como quemar a un tipo en una pira hace unos cuantos años, porque el muy ateo decía que la sangre corría por arterias y venas, en recorrido de ida y vuelta. O que la tierra es redonda y gira en un casi eterno viaje alrededor del sol o, peor aún, decir hoy en día que venimos de Adán y Eva, cuando todo el mundo menos unos descerebrados saben que descendemos del mono, afortunadamente añado, todavía recuerdo mi papel de Chita metiendo mano a Jane con un Tarzán que decía:“déjale, déjale, si sólo quiere enseñarte su plátano”. Si supiera …… si supiera ese imbécil con taparrabos ……. el plátano y dos huevos escalfados.

    ¿Y la moral? ¿Hay otro concepto más subjetivo? No. Por ello te diré que para mí la moral no es más que la decencia, entendida como aquel comportamiento que a ti y a mí nos permite convivir, con respeto a nuestra libertad. Se trata de eso, de vivir en grupo respetando nuestra libertad. Lo que no se consigue nunca, quizás porque en el fondo no somos más que animales que sabemos hablar y recordar. Y de ahí que este mundo sea, a rasgos generales, indecente y amoral. Yo el primero.

    ¿Y el sexo? Pues es divertido ¿verdad? Es curioso que casi todas las religiones lo mediaticen. Al principio pensaba que sería por las venéreas, que antes no se curaban y diezmaban los ejércitos. Hoy pienso que es una cuestión de libertad. Y si ahí la das, peligro, peligro, porque te la pedirán para otras cuestiones, familia, trabajo, sociedad, política, comportamientos, en fin, el control del orden social. Ahora, bájate los pantalones y tu las faldas, mírate el sexo, presta atención y sigue mirando y ahora pregúntate ¿eso es lo que “ellas” y “ellos” consideran tan importante que me impiden actuar con libertad si no ofendo la libertad de tercero? Parece que sí. En mi caso es obvio, 52 centímetros aconsejan un tratamiento especial.

    ¿Te imaginas, Barcel, que lo que las religiones han permitido con la cocina se hubiera aplicado al sexo? Estoy seguro de ello, tú y yo, Barcel, estaríamos muertos. De placer, porque se puede morir de placer. Y, entonces, la muerte ya no daría miedo. Y sin ello, no tiene sentido ninguna religión. ¡Vaya lio!

    ¿Hay alguna moral a seguir? Si, solo conozco una, la del Alcoyano, que perdiendo diez a cero todavía pedía prorroga. Yo, sobre todo en la cama y acompañado de nuestras guapas damas, actúo siempre así. Y se lo digo: “como amante soy un desastre, pero a moral, fantasía, interés y deseo no hay quien me gane”. Pues eso.

    Y cierro, que si tú no lo sabes yo te lo explico, que la mayor aberración sexista ha sido escrita por los bíblicos moralistas, aquella que dice que la mujer desciende de una de nuestras costillas. Lo que es totalmente falso. Descienden de un trozo de pellejo que sobraba de nuestro prepucio, única teoría cierta que explica el porqué el sexo, con tanto placer y gusto, a los respetables aficionados nos arruina y existen sitios como este, a los que se viene a hablar de ello. Ojala hubiera sido de uno de mis cabellos, hoy estaríamos todos calvos y por fin se inventaría un crece pelo.

    Tomo y copio los estribillos de dos ilustres foreros, hemos de madurar y ser tolerantes, sin acritud, que somos de esos que Eva sacaría del paraíso por una aceituna, cuando ya hemos visto por nuestras crónicas “sociales”, que solo merece la pena si lo que te ofrecen es una manzana azul.

    Otro día, Barcel y compañía, no me provoques y evitarás este tipo de ladrillos los fines de semana, cuando tengo libre. Solo hace falta ahora que Cipotón la líe y entre al trapo. De esta no me salvo. Y ya leo la regañina de Osito a nuestros tostonazos.

    ¡Vaya colocón llevo!

  9. #9
    Guest

    Re: Sexo, prostitución y religión

    Como en el "cole", uno más que sale a la pizarra a explicar la lección. Por tanto se entiende que yo también estudié en un colegio religioso católico, pero quién sabe si por suerte o desgracia, los curas no nos hablaron mucho de religión y de moral, ni de misas ni rosarios, me formé con curas post-conciliares (Vaticano II) trabajándo conceptos como compromiso, justicia social, respeto a las creencias de los otros y el resto de la moralina.

    Esto me duró hasta que entré en la universidad y empecé a pensar por mi cuenta. Desde ese día tengo el coco cada vez más alterado, ya que me encanta construir mis propias teorías y explicaciones. Digamóslo claro, no creo en la especie humana y por tanto deduzco que o bien Dios no existe o bien su "obra" resultó un fiasco completo. La siguiente deducción es que las religiones no me apasionan pero las considero muy útiles para dar normas de conducta a lo que algún forero ya ha mencionado como rebaño de ovejas incapaces de pensar por su cuenta.

    Crear tus convicciones, ser capaz de modificarlas y sobre todo, creer en ti mismo, son características que me gustan. Las ideologías consideradas como teorías para simplificar una discusión me parecen correctas. Lo mismo las religiones, si sirven para fijar unas normas que puedan seguir aquellos incapaces de pensarlas por si mismos también me van bien. Ahora bien, que no me toquen las pelotas intentando que yo tambien me las crea o las comparta, ¡hasta ahí podíamos llegar!

    Lo pero sería encontrarme el mundo lleno de personas como yo, sería realmente un infierno... Porque, ¿quién iba entonces a tratar de manipular y utilizar en su provecho a los demás? Me pillarían rápido. Lo reconozco, soy un cínico y bastante cabrón, pero me caigo bien, ¡que le voy a hacer!.

    Follar con mujeres que no conozco me relaja, mucho más que con una pareja estable. Descubrir un cuerpo distinto, tocar una piel diferente, besar unos labios desconocidos, chupar unos pezones que nunca había visto antes, es un placer que me engancha. Parafraseando a Marx diría que el sexo de pago es el opio del sibarita, nos envuelve en su parálisis narcotizante y nos traslada a un presente irreal.

    Y después de este tocho, ahora si que puedo tomarme mi chupito
    Darwin

  10. #10
    Membresia 4 Estrellas Avatar de cipoton
    Fecha de Ingreso
    02 jun, 06
    Ubicación
    ¿Donde coño está Itaca?
    Mensajes
    3,038
    Gracias
    64
    Agradecido 101 veces en 55 mensajes

    Re: Sexo, prostitución y religión

    Me gustaría dar mi opinión en este hilo pero, voy por el quinto The Macallan 12 años y me da a mí en la nariz que las respuesta de Gerundio es demasiado seria y muy profunda porque su maría es de la buena y a mí me pilla hoy con la vista nublada y en plena marejada. No entiendo como es posible que el piso se mueva tanto...

    Pero bueno, el tema resulta interesante y me hace recordar el pasado. Yo de educación cristiana, católica, apostólica y romana; primero las Hermanas Carmelitas, después los Escolapios y finalmente Maristas, hijo de una familia en la que mi padre no era practicante y mi madre sí; educado en plena época franquista, fuí hasta los 17 años un ejemplo de virtud, profundamente religioso, practicante, capaz de despreciar a quienes no seguían la buena senda... Los dos últimos años místicos de esa religiosidad que me ahorraba el tener que pensar en que es lo que estaba bien y que no, pertenecí a una Comunidad Eclesial o Grupo de base, llámese como se llame, la verdad una secta en la que el iluminado de turno nos comía el coco, nos hacía creer que éramos los elegidos y nos separaba del mundo real para así tenernos abducidos y prometernos un mundo mejor, más bueno, con más orden y en el que los pecadores, sí esa mayoría pecadora no tenían cabida. Por no caber no cabía en ese mundo maravilloso ni mis padres. Eran tiempos de Camino, de comentar esas frases grandilocuentes de Juventud Rebelde, de escuchar a Raimon y buscar en la letra de sus canciones la justificación a esa gran misión para la que habíamos sido elegidos. Todo ello, evidentemente, filtrado de forma conveniente e interpretado adecuadamente por nuestro mentor. Fueron unos tiempos de vida sin complicaciones, no necesitaba pensar, simplemente aprender correctamente para saber donde estaba el bien y donde el mal. En caso de duda, sencillamente consultar a mi confesor que me daba la solución.

    Si todo era tan sencillo, os preguntaréis porque decidí cambiar. Os aseguro que me costó, me costó y mucho porque fue muy duro, tuve que aceptar el perder mis amigos elegidos, renunciar a la virtud y traspasar la frontera para entrar a formar parte del colectivo de pecadores. Resultó harto complicado volver a relacionarse con aquellos a los que hasta entonces despreciaba por no ser tan inteligentes como yo para ver el camino. Me resultó traumático descubrir que quien hasta entonces había pensado y decidido por mí no era más que un miserable integrista religioso, frustrado y mediocre que necesitaba destacar en algo y como en el mundo normal e resultaba imposible, se refugió allí donde podría ser líder y sentirse importante. Pero os preguntaréis el porqué de una renuncia tan trascendente. Sencillo: Montse, una compañera de COU.

    Con Montse descubrí que el sexo tenía más poder en mí que las convicciones que con tanto esmero dos días a la semana y una semana cada tres meses, ese gran hombre poseedor de las verdades más profundas tuvo a bien compartir con nuestro grupo de elegidos para la gloria. ¿Dos tetas tiran más que dos carretas? Digamos que en mi caso el par de tetas de esa chica de dieciséis años y algunas cosillas más en su haber me demostraron que para que coño sirve pensar en la otra vida si en esta se me vedaba el gran placer de comulgar con un cuerpo que tantas sensaciones agradables me hacía sentir. Aún así yo pretendía compartir esas sensaciones y mis convicciones. Os aseguro que lo intenté pero mi confesor al principio se mostró comprensivo conmigo, me perdonaba y se propuso con sus largas charlas conseguir alejarme de la carne, hacerme sentir culpable de mis pecados y que hiciera propósito de enmienda. Al no conseguirlo me puso en un dilema o Religión, o Sexo. Yo persona honesta conmigo misma, ante tal dualidad, tuve que elegir. Elegí Sexo y muy a mi pesar me convertí en un agnóstico practicante. A base de tanto practicar, cada día me gusta más el sexo y cada día soy más agnóstico.

    Tuve que crearme mi propia moral para ajustar a algo mi comportamiento y me creé mis Mandamientos:

    -No hacer daño a nadie (al menos de forma consciente)
    -Que me quiten "lo bailao"
    -Que todos mis actos han de ir dirigidos hacia un fin (frase fácil: Asegúrate que lo que hoy estás haciendo te está acercando donde querrás estar mañana).

    Tuve muchos problemas en entender que lo justo no tenía porqué coincidir con lo legal. Que hay que tener unos principios en los que creas, que hay una Ley Natural que todos tenemos dentro, solo hay que pensar, y por consiguiente no necesitamos de iluminados que nos dirijan...

    Para resumir, que ya me he tomado dos Macallan más y la mente se me va... Viva el sexo y la libertad y dejemos a los directores espirituales para quienes no quieran pensar y prefieran que otros lo hagan por ellos.

    Me quedaba del título hablar de la prostitución, pero de eso sé muy poco, sólo que he conocido a grandes personas que se dedican a esto y a grandes mentirosas sin valores que también. Tal vez las segundas perdieron la ética, la moral y la autoestima el día que se les planteó un dilema parecido al mío. Pero de prostitución creo que quienes más saben y mejor se expresarían por ser los grandes consumidores, serían mi director espiritual, mi confesor y mis amigos iluminados e integristas varios que, a pesar de ser los elegidos para el bien y para llevarnos al cielo, en el fondo son unos grandes frustrados y para poder sobrellevar una vida plena en la virtud, han de crearse unos reductos inconfesables donde serenar y apaciguar sus "bajas pasiones". Además con e agravante de permitirse el lujo de insultar y despreciar a quienes lo hacen. Ellos se confiesan y son perdonados; nosotros seremos condenados al infierno, que por cierto, a mí me parece cada día más divertido que ese cielo tan lleno de misticismo y con tan pocos vicios.

    Creo que mañana, con resaca pero sereno, me arrepentiré de lo que ahora aquí he escrito.

    Por lo que pueda ser: Sin acritud y... manzanas azules.

Página 1 de 5 123 ... ÚltimoÚltimo

Temas Similares

  1. La prostitución en positivo
    Por barcel en el foro Temas Generales
    Respuestas: 12
    Último Mensaje: 25/10/2009, 17:46
  2. Qué es el sexo.....el buen sexo.......
    Por Yo soy ella en el foro Temas Generales
    Respuestas: 25
    Último Mensaje: 25/09/2009, 21:28
  3. Discriminación en la prostitución?
    Por iris_20 en el foro Escorts Foreras
    Respuestas: 12
    Último Mensaje: 21/06/2009, 13:50
  4. ¿el tantra, es prostitucion?
    Por bmorane en el foro Temas Generales
    Respuestas: 8
    Último Mensaje: 01/04/2009, 22:54
  5. REGULACION DE LA PROSTITUCION
    Por folgadof en el foro Temas Generales
    Respuestas: 2
    Último Mensaje: 10/05/2006, 01:32

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
ForosX
Deseo, placer y discreción con las acompañantes más selecta . Déjate caer en la tentación y disfruta de la mejor experiencia con la escort de Barcelona de tu preferencia. Nuestras escorts son muy discretas y ofrecen el mejor servicio profesional. Dúplex, lésbicos y más de lo que puedas imaginar. No lo dudes y contacta con una de nuestras escorts de Madrid consigue una noche de pasión con una de nuestras escorts... Disfruta de los servicios sexuales que siempre has querido en diferentes ciudades; las mejores escorts en madrid o las escorts de Tarragona te están esperando. Querrás repetir una experiencia sexual como la que vivirás con nuestras chicas escorts Barcelona