Página 1 de 3 123 ÚltimoÚltimo
Resultados 1 al 10 de 24

Tema: Ladrillazo: La comida, la compañía y la cabra

  1. #1
    Guest

    Ladrillazo: La comida, la compañía y la cabra

    Dejad que os cuente un cuento. Es extenso, paciencia, pero os gustará, perdonadme la vanidad, lo digo solo por ella. Y por los compañeros que nos acompañaron.

    Erase una vez una chica valiente. Porque aunque algo sabía de mí, era poca cosa. A no ser que, por esos círculos foreros de codillos y codazos recibiera información adicional a la que yo le había suministrado. Pudiera ser. Pero por una casualidad quedamos a comer. Y la verdad es que tenía ilusión por estar con ella. Conocerla. Comer y pasar un rato agradable, intentar hablar poco (cosa imposible en mi caso) y escuchar mucho. No perder detalle. ¿Lo he dicho ya?, conocerla.

    No os la voy a describir, pues todos sabéis de ella. Corre por aquí con su estilo habitual, muy propio, brincando de hilo en hilo, apuntando ideas, señalando comentarios. Por el juego, sólo por el juego, me permite dar esta pista. No nos descubras Gerundio, pocos guiños y que sean inteligentes. ¿Inteligentes? Esta chica no sabe con quién está hablando, porque soy el único ser del planeta que no estoy contento con la inteligencia que repartió Dios, que todos opináis tener la suficiente pero yo no y, por eso, protesto, acción que también hago con las letras.

    Me pidió mi descripción, la real. Y sencillamente le dije que es la que describo en el foro. No te preocupes le señalé, sabrás que soy yo, sin ninguna duda. El primer tipo bajito y feo que veas rebuznar, ese soy yo. Además, pocos viejos verás con pantalones verdes, camisa roja, pañuelo amarillo al cuello, trompeta, escalera, acompañado de una cabra. Estaba horrorizada, pero la calmé señalándole que, como invitaba, algunos dineros tenía que recaudar para el estipendio. Tú me puedes acompañar de palmera, que siempre da un aire a grupo folklórico y serio.

    Cuando llegué no me reconoció. O es daltónica o estaba disimulando, creo que más lo segundo que lo primero. Ya se lo advertí, yo soy así, por mucho que parezca que estoy mintiendo: bajo, gordo, feo, desastrado, calvo y con una cara de idiota que acredita lo que soy.

    Os la describo con dos palabras: guapa y coqueta. Algo pijilla, pero me gustan así. Puede ser mi hija si hubiera tenido una hace pocos años, pero como dejé de reproducirme allá por 1930, diría que más bien mi bisnieta. Y es que mis 86 años, pesan.

    Escogió ella el menú. Un poco por comodidad y otro poco por ver que elegía. Sólo le hice una advertencia, aquello de que no lo tomara de mala educación, que pidiera lo que le gustara, pero que tuviera en cuenta que la pobre cabra carga con toda la cuenta y, a más cuenta más brincos en la escalera. Y ella, de palmera.

    La verdad es que estuve bien cómodo. En el restaurante, un sitio agradable, saben cómo tratar a los animales. Me refiero, evidentemente, a la cabra, a quien dieron también de comer, por primera vez en su vida, una ensalada francesa. Y los comensales, ella y yo, degustamos platos y conversación. ¿De qué hablamos? Pues principalmente de ti, si, de ti, no te extrañe, te pusimos a parir, es que no te aguantamos. Y de ti, también ¿o creías que ibas a librarte? En fin, que os repasamos a todos y a todas, lo que siempre pasa en este tipo de encuentros en los que quien falta es objeto de piadosa chanza.

    ¿Os creéis que perdimos el tiempo así? ¿Si? Pues vaya pardillos estáis hechos.

    Dinos, Gerundio, ¿no te entraron ganas de intimar, coquetear, provocar, conquistar, adular, seducir, mostrar tus encantos?

    Por supuesto, no obstante mi edad, idiotez y fealdad soy un tipo muy coqueto y yo fui a eso. Y le mostré el mayor de los encantos que llevaba puesto, unas plantillas para las alpargatas, de diseño, para que al andar mis pies torcidos parezcan rectos. Me costó encontrarlas en una tienda de chinos, ya sabéis, todo a cien. Usadas, sudadas y escupidas por Mao en su Larga Marcha, eso me dijeron. A toda prueba.

    Os reconozco que el momento álgido, aquel en el que sabes que todo puede ser posible, se rezuma erotismo y sexo - ¡bien, prospera el encuentro! - llegó con el pescado que ella solicitó para mí. Lo pidió crudo. Y en el momento de ensartarlo, ¡como se movía, atacaba y defendía el maldito!, utilicé el cuchillo de pescado como si fuera un escarpelo, y en rápidos movimientos lo maté, abrí, limpié y troceé. No sin los daños que al final cuento.

    Ella, que no paraba de mirarme, supongo que no creía que pudiera existir un primate así, posó su mano sobre una de las mías, ¡oh, que suave roce delicado!, y mirándome tiernamente a los ojos me dijo:

    - Estoy sorprendida, manejas como un bisturí el cuchillo de pescado. Con esas manos peludas tiernamente amorcilladas y esas feromonas masculinas de hombre primitivo que desprendes, ¿eres en todo así usando tus armas?

    Sentí ardor al oírla, me estaba provocando, una explosión de hormonas me vencía, imaginaros, mas hormonas que el trozo de pollo de supuesta granja y grano que ella comía. Y le contesté con pasión:

    - Yo manejo así el cuchillo de pescado, mi sable de corsario, la espada toledana acompañada de dos granadas que porto tapada bajo el cinto y, si me dejas y te entregas, te haré sentir el fragor y la descarga de los 120 cañones que tengo situados a estribor, marcando el ritmo los otros 120 de la banda de babor, con varias salvas en tu honor.

    - Gerundio, no sabía que eras corsario – Y con mirada pícara, melosa, con un gracioso gesto de encanto, preguntó: ¿Si no consiguieras seducir y conquistarme, corsario con bergantín y cabra, me raptarías?

    - Yo, por ti, bellezón, gastaría mis enormes tesoros acumulados por impago de mis deudas, te raptaría y abonaría el rescate en mi cuenta, me hipotecaría de forma directa, reversa e inversa, te aseguraría con derivados, firmaría y avalaría letras de cambio sin problemas, pólizas de crédito y préstamo, tiraría de tarjeta de crédito, inventaría nuevos timos, te acompañaría por el Caribe, y te confinaría en mi isla secreta, por nombre Antigua en honor a mi aspecto, lejos de todos, solo para mí. Solo mía.

    Sonrió. Y en ese momento, hizo la pregunta que lo rompió todo, que me hizo volver a la realidad, tan cruda como el pescado del plato, al señalar: “Gerundio, mi pirata, soy una chica tímida, no me veo alternando con una cabra, los tangos se bailan a dos. Debes escoger entre ella o yo”. Ya sabéis, las mujeres, siempre, planteando la exclusión.

    Intenté arreglarlo, le expliqué que la cabra la había adquirido en una subasta de la Legión, que cuenta chistes de Franco, que lía unos porros con grifa de encanto y que, entre sus muchas habilidades, desmonta en 5 segundos un mortero con los ojos cerrados y, al terminar, suelta un delicado “me cago en la Legión, Patria, Rey y Dios”. Pero ni por esas, no dio su brazo a torcer. Ahí vi el carácter de la doncella y sus claras ideas.

    Tomé el postre con cierta tristeza. Ella esperaba una respuesta. No se la di y comprendió que mis pasiones, mis más bajas pasiones, siempre tienen que ver con los animales, una verdadera pena. Yo soy así, ecólogo-animalista de izquierdas y socio numerario de Adena.

    Y nos despedimos con rapidez. Ambos nos miramos llorosos. Le di la mano, un beso, y mirándola a los ojos, le dije: “Eres la primera mujer en mi vida que ha sembrado una duda, por una vez a punto he estado de abandonar la cabra que tantos beneficios y placeres me ha reportado”. Mujer inteligente, comprendió que ella, subida a la escalera, estaría ridícula mientras yo toco la trompeta. A cuatro patas nada digo, eso sería una grosería, entre nosotros muy deliciosa. He perdido un amor que hubiera vivido con pasión caribeña, ella, la cabra y yo, que soy de gustos refinados. Incluso un cuarteto, pues no os he hablado, ni a vosotros ni a ella, de mi loro, Macarena, que me anima los saraos en el camarote de mi galera.

    He de reconocer que para acudir a esta comida tuve que argumentar unas cuantas excusas. Cosas de donde trabajo, mis acreedores, los compromisos y la agenda. Y como lo pasé muy bien, espero que ella también, todos los comensales, y fui muy inocente y coqueto pues intenté que me viera diferente, jovencito en lo posible, colocándome los despojos, cremas, afeites y el disfraz de los domingos - una ocasión así lo merecía - he de deciros como resumen, yo, que soy un autentico e incorregible gamberro, que hacía mucho tiempo que no realizaba - ¿cómo os lo diría? – pienso, medito, sí, eso, eso, nunca mejor puesto, una travesura tan bella como agradable. Fue, para mí, un autentico lujo. Aunque la cabra se queje hoy, danzando en las alturas, por su natural agotamiento.

    Y si un día, mis verdes compañeros, paseando por Barcelona, veis a un tipo con cara de idiota, raro, bajo, feo, gordo y calvo, tocando la trompeta mientras una cabra baila en su escalera, no os sorprendáis, soy yo que sigo acumulando propinas para pagar la cuenta. La hermosa niña se pasó pidiendo un vino pijo, por el precio solicitado me explicaron que lo había pisado y macerado el mismísimo dios Baco, y que no se guarda en bodega sino en la caja fuerte de un Banco.

    Releo y corrijo. Veo que no hay ninguna pista sobre ella o ellos, he sido discreto, cumplido y eso ya es mucho para un idiota. Adelante, habiendo guardado celosamente su identidad, lo publico.

    Esto es exclusivamente para ti, bellezón, y los que acompañaron, aunque lo lean otros, con todo el aprecio de este viejo idiota y pretencioso, excusándome en mi habitual torpeza. Gracias por tu compañía, tu simpatía y belleza, soportar mi verborrea sin mostrar esfuerzo y el excelente tiempo pasado. El mejor recuerdo además de los expuestos, mi luxación perpetua en la mano derecha y pérdida de tres dedos tras la batalla campal con el pescado. Nunca más pidas para mí, como manjar, un vivo tiburón blanco. Que para este tipo de plato, lo digo por aprecio a mi vida y personal defensa, mejor de cubierto un arpón cañonero que el cuchillo de pescado. La próxima vez, potaje de lentejas y tinto Don Simón. Me lo ha sugerido la cabra, exhausta y a punto de morir bailando que, por primera vez en nuestro tórrido romance, me ha tildado de cabrón. ¡Lo que hace decir el amor!

    Y un especial y alegre recuerdo a dos foreros, pululan por aquí, dando la vara. Todos vieron que lo que cuento es verdad, nada más lejos de la realidad, pues nos acompañaron. Eso sí, no me hizo nada de gracia el comentario relativo a que lo mío no lo arregla ni el mejor cirujano, solo es posible con un baño integral en la fuente de Lurdes o en el Vaticano, el puro milagro. ¡Yo no soy tan feo y horroroso, digamos que me aparto del canon de belleza habitual! ¿O no os disteis cuenta de mi precioso blanco de ojo? Del izquierdo, naturalmente, que el derecho ya notasteis que es de vidrio. Y, en cuanto a las luces, ya veis, peor instalación que la de mi pueblo, que no hablan de bombillas y farolas sino de candelas. Ya os lo había advertido.

    ¡Que lo sepáis, disfruté un montón! Gracias por todo.

  2. #2
    Membresia 4 Estrellas Avatar de Osiris
    Fecha de Ingreso
    30 jul, 07
    Mensajes
    1,414
    Gracias
    0
    Agradecido 5 veces en 5 mensajes

    Re: Ladrillazo: La comida, la compañía y la cabra

    y yo pensando que esto terminaba en trio.... cabra + ??????????????????? + Gerundio

    en cuanto a recaudar fondos, si te interesa sindicarte....
    yo dispongo de una "plaza" en muy buena esquina y mi acordeon....
    soy capaz de tocarte los pajaritos, (los huevos tambien, jejeje )

    BRAVO !!!!!

    congratulations para los comensales.
    Vivan las conspiraciones
    las 7 plagas de Egipto están listas para hundirte en tu propia MISERIA. solo asoma la cabeza

  3. #3
    Membresia 4 Estrellas Avatar de cipoton
    Fecha de Ingreso
    02 jun, 06
    Ubicación
    ¿Donde coño está Itaca?
    Mensajes
    3,037
    Gracias
    64
    Agradecido 101 veces en 55 mensajes

    Re: Ladrillazo: La comida, la compañía y la cabra

    Amigo Gerundio, permíteme que te llame amigo, de tanto leer a Mr. Watson algo se me está contagiando. ¿Como se te ocurre darnos tal ladrillazo? Has sido el causante de un colapso en el foro y ya ves, un montón de horas sin poder entrar. Y todo por culpa de tu ladrillazo.

    Y encima debo ser masoquista porque lo he leído de cabo a rabo. Te haría muchos comentarios, tal vez me saldría otro tocho. Y la verdad, tampoco quisiera distraer la atención del personal ya que necesito que me den consejo y con suerte, alguien que sepa contener las carcajadas me ayude a resolver ese pequeño problema que ayer, tras mucho meditar, tuve el valor de plantear en este foro.

    Permite que no me extienda demasiado en mis comentarios, pero ¡que suerte que tienes!, no sabes como te envidio. Pocas cosas en este mundo deben dar tanto placer como la gran fortuna de tener una cabra. ¿ Dices que la compraste en una subasta a la legión?, ¿no se llamará Manuelaaaa...? Si es ella dile que la quiero, que la fui a buscar en 1935, que no la encontré porque parece ser que en aquellos tiempos la legión estaba algo revuelta. Dile que la quiero, que todos estos años he pensado en ella. Que removí cielo y tierra para encontrarla y que en 1972 desistí en mi empeño. Manuela es el amor de mi vida, y no he sido capaz de rehacer mi vida desde que aquel día que me licenciaron y el Sargento Rupérez frustró nuestra fuga. Así me ha ido, ninguna mujer, digo NINGUNA, ha sido capaz de serenar mi desasosiego, tras cinco parejas estables y docenas de fugaces, siempre la imagen de esa cabra, mi amada cabra, volvía a mi mente. ¡Que momentos! ¡Que deliciosos e inolvidables momentos!.

    Si responde al nombre de Manuela, dile que la quiero y que mi corazón siempre ha sido suyo. Y pregúntale si se acuerda de Cipo, de su Cipo, en aquellos tiempos joven, sin pelos en las orejas y que utilizaba alzas para seguir siendo legionario y compartir bellos momentos con ella.

  4. #4
    Membresia 4 Estrellas
    Fecha de Ingreso
    04 mar, 06
    Ubicación
    en tus peores pesadillas
    Mensajes
    6,978
    Gracias
    0
    Agradecido 29 veces en 16 mensajes

    Re: Ladrillazo: La comida, la compañía y la cabra

    Gerundio........

    Te gusto?


  5. #5
    Guest

    Re: Ladrillazo: La comida, la compañía y la cabra

    ¡Dioses, cuanto honor, Travesura Bella, Bella Travesura, me pregunta una cuestión!

    Preguntar algo de lo que solo crees una respuesta es peligroso, muy peligroso, porque si es la esperada puedes poner en un compromiso a quien te contesta y, si te equivocas, quedarás en ridículo.

    Pero no es el caso. ¡Claro que me gustas! Me gustas mucho, lo sabes, Travesura Bella, Bella Travesura.

    Te sabrá a poco el gusto que te cito, pero te aseguro que es intemporal, finalizará cuando tú me lo prohíbas.

    Y como se que dudas de ello, te lo acredito, aquí, ya, ahora mismo, de inmediato, en el foro, que no se diga que tengo miedo. ¡Luces y taquígrafos!

    Me gustas desde el primer día, y de eso hace ya más de dos años. Y como sucede con quien me gusta, lo primero que hice fue saber tú nombre. Y me puse a pensar si era adecuado. Alguna vez te lo he dicho, todavía no sé cuál es el más indicado, si Travesura Bella o Bella Travesura. Sigo con la duda. ¡Y llevo en ello varios años! Por eso y hasta que me decida, siempre te cito así, Travesura Bella, Bella Travesura.

    Pero una vez resuelva la duda, seguiré con tus manos y brazos. Si con el nombre llevo años, aquí estaré décadas.

    Y, nuevamente, a continuación, seguiré con tus ojos, frente, cabello, cejas, orejas, nariz, labios, el conjunto de tu rostro. Tú forma de mirar y sonreír. Esos gestos coquetos. Tu voz. Y aquí, ya lo supones, estaré siglos mirando y escuchando.

    Y seguiré, no lo dudes, porque observaré tu cuello, hombros, pecho, vientre y piernas. No te puedo cuantificar el tiempo, Travesura Bella, Bella Travesura, porque aquí, estoy seguro de ello, será eterno.

    Y una vez transcurra esa eternidad, que hasta lo eterno se consume, llegaré al resto de tu cuerpo y de ahí, si puedo, a tu alma. Largo recorrido para alcanzar lo que me interesa. No te diré más, durará lo que dure el infinito.

    Esto último, Travesura Bella, Bella Travesura, lo he puesto por rimar, porque por aquí hay damas que bien saben que, si se trata de Gerundio, el record está establecido en siete segundos. Pero no quedaba bien tan mínimo tiempo y he decidido forzar el argumento.

    Aunque………… quien sabe ¿verdad? Las escasas y mínimas diferencias que hay en cómo me presento en el foro a como soy en realidad, pueden hacerte sospechar que lo mismo existen cuando digo como actúo y la realidad. Mínimas diferencias. Quizás. Sólo el saber que lo puedes pensar, es lo que hace que me guste el que me gustes, una redundancia querida que en este caso no hay que perdonar.

    Espero haber contestado tú pregunta, Travesura Bella, Bella Travesura. Un beso.

  6. #6
    Membresia 4 Estrellas
    Fecha de Ingreso
    04 mar, 06
    Ubicación
    en tus peores pesadillas
    Mensajes
    6,978
    Gracias
    0
    Agradecido 29 veces en 16 mensajes

    Re: Ladrillazo: La comida, la compañía y la cabra

    Pero Gerundio...... 87 años y todo eso?¿?

    Uy no sé------ no lo veo claro....

    Por cierto, sí disimulaba, pero vamos a ver, es normal, no?¿ estamos en invierno y se te ocurre aparecer con esa camisa de flores de Hawai?¿? Encima la explicación de que los otros dos te sugieron eso porque seguro que me iba a gustar, pues no vale........

  7. #7
    Membresia 3 Estrellas Avatar de baco.710
    Fecha de Ingreso
    07 may, 08
    Ubicación
    Tarraco
    Mensajes
    931
    Gracias
    0
    Agradecido 1 vez en 1 mensaje

    Re: Ladrillazo: La comida, la compañía y la cabra

    Gerundio ahora el sombrero me lo quito yo!
    Sencillamente genial!!!!
    Un abrazo!
    El que no considera lo que tiene como la riqueza mas grande, es desdichado, aunque sea dueño del mundo.

  8. #8
    Guest

    Re: Ladrillazo: La comida, la compañía y la cabra

    Gerundio, cuando vayas de bolos con la cabra, la palmera y tu...si necesitais un servicio esmerado de catering, no dudes en comunicarmelo.

  9. #9
    Membresia 4 Estrellas Avatar de Oliba
    Fecha de Ingreso
    01 sep, 08
    Mensajes
    3,646
    Gracias
    1,473
    Agradecido 2,579 veces en 1,410 mensajes

    Re: Ladrillazo: La comida, la compañía y la cabra

    Gerundio...

    Has acabado conmigo. No escribiré más... nunca llegaré a tu altura. No practicaré los rituales de seducción... sería imposible emularte, siquiera con pantalones verdes.

    Es el fin. Volveré a los bolillos y las laborers de aguja, de donde nunca debería haber salido.

    Ha sido un golpe bajo, Gerundio.

    Y además, estás conquistando a Trave.

    Y no tengo Golden M. Al parecer alguien de altos vuelos ha acaparado todas las existencias en los mercados internacionales

    Adios, no tengo palabras. Que final más triste. Que corto ha sido. Siquiera me ha dado tiempo a probar el Joselito.

  10. #10
    Membresia 2 Estrellas
    Fecha de Ingreso
    21 feb, 06
    Ubicación
    Costa del Sol
    Mensajes
    475
    Gracias
    0
    Agradecido 1 vez en 1 mensaje

    Re: Ladrillazo: La comida, la compañía y la cabra

    Lo siento...

    Mira que suelo leerme casi todos los post que se van poniendo por el foro (aunque no conteste con la asiduidad con que lo hacen otros colegas)...

    ¡¡pero este me niego!!

Página 1 de 3 123 ÚltimoÚltimo

Temas Similares

  1. La comida más importante del día.....
    Por Yo soy ella en el foro Gastronomia
    Respuestas: 41
    Último Mensaje: 13/02/2010, 15:01
  2. COMIDA BUENA QUIZAS
    Por buick en el foro Gastronomia
    Respuestas: 45
    Último Mensaje: 12/10/2007, 12:37
  3. COMPAÑIA
    Por en el foro Escorts Independientes
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 16/08/2005, 15:26
  4. chicas de compañia
    Por en el foro Escorts Independientes
    Respuestas: 19
    Último Mensaje: 20/06/2005, 12:31

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
ForosX
Deseo, placer y discreción con las acompañantes más selecta . Déjate caer en la tentación y disfruta de la mejor experiencia con la escort de Barcelona de tu preferencia. Nuestras escorts son muy discretas y ofrecen el mejor servicio profesional. Dúplex, lésbicos y más de lo que puedas imaginar. No lo dudes y contacta con una de nuestras escorts de Madrid consigue una noche de pasión con una de nuestras escorts... Disfruta de los servicios sexuales que siempre has querido en diferentes ciudades; las mejores escorts en madrid o las escorts de Tarragona te están esperando. Querrás repetir una experiencia sexual como la que vivirás con nuestras chicas escorts Barcelona